Kranium, el casco de cartón que nos protege la cabeza

Kranium, el casco de cartón que nos protege la cabeza

Kranium

Kranium

Los cascos que todos utilizamos a diario en nuestras salidas con la bici están fabricados con poliestireno expandido (EPS o «corcho de embalaje»). Sin embargo este material absorbe mal la energía del impacto en caso de accidente; es más, en vez de absorberlo para evitar daños internos, al ser cascos rígidos distribuyen el impacto por toda la cabeza.

Según varios estudios, este tipo de protecciones sólo nos servirían para salvar la vida en un exiguo 16% de los casos de accidente, algo que nos da la verdadera magnitud de la falsa seguridad que envuelven a los cascos de poliestireno y que podría explicar por qué, normalmente, en el diseño de estas protecciones se hace más hincapié en el estilo y la aerodinámica. Y sin embargo al ir por la ciudad a una velocidad media de 10-20 km/h la seguridad sin duda es más importante que la aerodinámica.

Kranium

Kranium

«Kranium» es una solución desarrollada por Anirudha Rao, un graduado en diseño industrial por el Royal College of Art británico (RCA), que ha creado un casco ligero para actividades deportivas al aire libre que va a cambiar el mercado a través de la mejora de la seguridad, el reciclado y el diseño en general de los cascos de protección. Según los cálculos de su diseñador, avalados por el RCA, el «kranium» absorbe cuatro veces más cantidad de energía de impacto en comparación con los cascos de bicicleta convencionales. Además en caso de accidente las fuerzas G experimentadas por la cabeza se reducen a 1/3 (70gr frente a 200gr), respecto de las experimentadas con un casco convencional.

Kranium

Kranium

Su estructura se ha desarrollado para absorber esta energía con dos tipos de cartón corrugado, que componen también dos tipos de costillas o uniones. Algunas de estas secciones se han diseñado para acomodarse el movimiento en algunos puntos; sin embargo quedan perfectamente rígidas en otros. Durante un choque, el pico de la fuerza del impacto es absorbida por las costillas que tienden a flexionar. La cantidad restante de la energía es absorbida por el arrugamiento de las costillas onduladas, que se colocan en lugares estratégicos para amortiguar el golpe.

Kranium

Kranium

Los estudios sobre el casco también han concluido que, aunque esté hecho de cartón, el «kranium» dura más frente a un impacto que su homólogo de poliestireno. Durante la fase de estudio, el mismo casco de cartón se puso a prueba de choque cinco veces consecutivas, pasando en todos ellas los niveles aceptables que dicta la normativa. Sin embargo, los cascos de poliestireno se tornaron en inútiles después de sólo el primer impacto, al fracturarse con el primer golpe.

Otro de los interrogantes que se estudiaron durante la gestación de este nuevo modelo era descubrir por qué los cascos de poliestireno actuales nunca se ajustan perfectamente a la cabeza del usuario y no quedan bien. Gracias a las correas adicionales y a los botones de presión se pueden agarrar a la cabeza, pero estos cascos no tienden a proporcionar un ajuste perfecto. Así, además de aumentar no sólo el desastre estético, también se está poniendo en peligro la vida del usuario debida a una mala sujección.

«Kranium» permitiría la confección de cascos a medida, que se podrían fabricar mediante la exploración de la cabeza de cada individuo. Las plantillas podrían producirse siguiendo las coordenadas 3D de cada cabeza, para luego ensamblar el conjunto y obtener el mejor de los ajustes.

Kranium

Kranium

La cabeza del individuo se mantendría escaneada en un archivo de sistema, de modo que si alguna de las partes se rompiera, la costilla o todo el casco podría ser reproducido por una fracción del precio de un elemento nuevo, lo que también animaría a cambiar de casco periódicamente sin gastar una cantidad exorbitante de dinero.

«Kranium», además de ser más ligero, cómodo y seguro, reúne la forma y función de un producto rentable que se fabricará a partir de materiales ecológicos. Y también tiene el potencial de desempeñar un papel de futuro en el campo del alquiler de bicicletas en las ciudades, una tendencia que cada vez más patente en todos los países: al ser un casco «barato», se podría distribuir a través de una máquina expendedora al lado de los aparcamientos de las bicis, lo que también podría ser la respuesta para aumentar la seguridad en el campo del alquiler ocasional de bicicletas.

El casco no es impermeable pero lleva unos tratamientos que le hacen resistente al sudor y a la lluvia y como poco es un 15% más ligero que un casco convencional. Es sin duda un casco pensado con la cabeza.

 

Fuente: kranium.com y goodsglytecnologia.blogspot.com.es

 

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola