La elección del sillín, un dolor de cabeza

La elección del sillín, un dolor de cabeza

A todos nos ha pasado que llega el momento de cambiar el sillín de la bici por uno nuevo, ya sea porque el viejo se ha estropeado, porque queremos uno muy ligero que nos gusta, o por la razón que sea. En ese momento no siempre nos planteamos si la elección será la correcta y sin embargo una mala elección del mismo puede hacer que nuestras salidas en bici se conviertan en un suplicio. Algunos de los problemas derivados de usar un sillín incorrecto son:

Sillines de bici

Sillines de bici

  • Adormecimiento de la zona genital
  • Forúnculos
  • Rozaduras en las ingles
  • Hernia inguinal
  • Higromas isquióticos
  • Dolor en los isquiones
  • Desgaste lateral del sillín o de la entrepierna del culote
  • Escoliosis
  • Dolores laterales de cadera o rodilla

Cuando montamos en bici distribuimos todo nuestro peso en tres puntos que son el manillar, los pedales y el sillín. Es por esto que el sillín debe ser ante todo cómodo y no debería en ningún caso permitir presiones superiores a 50kPa en la superficie de apoyo del mismo, pero no confundamos comodidad con blando o acolchado.
Cada ciclista necesita un sillín acorde con sus características, unas veces será más ancho por la parte trasera, otras más delgado, más duro, recto o curvo, etc. Algunos fabricantes están dando la importancia que merece a este hecho y comienzan a fabricar sillines con distintos perfiles, adaptados a ciclistas pequeños, grandes, de caderas anchas o estrechas intentando hacernos algo más fácil la elección correcta. Así nos podemos encontrar con un mismo modelo de sillín que tiene la punta más larga, o es más ancho o estrecho en la parte central o en la trasera.

“el sillín debe ser ante todo cómodo… cada ciclista necesita uno acorde a sus características”

¿Pero cuál escogemos, cual se adapta mejor a mi? Para responder a esta pregunta tenemos dos opciones:
A) acudir a una tienda donde nos realicen una prueba específica para conocer qué sillín nos va mejor a nuestras características
B) utilizar el método tradicional: compras el sillín que te gusta e intentas que sea tu culo el que se adapte a él y en caso de que esto no suceda lo vendes y compras otro.
Parece una chorrada pero es así como actuamos habitualmente ya que son pocas las tiendas que tienen sistemas como el «idmatch» de Selle Italia que permite medir el ancho de la pelvis, la inclinación pélvica y la rotación y darnos el tipo de sillín adecuado a nuestras características pélvicas. No olvidemos que es el sillín el que debe ajustarse a nuestras características y distribuir nuestro peso de forma uniforme de modo que no haya desequilibrios que nos generen problemas, y no al contrario.

Bike seats

Bike seats

Nuestro consejo es como siempre acudir a un centro especializado donde nos puedan realizar un estudio de la posición sobre la bici y específicamente del sillín para posteriormente escoger el modelo adecuado a nuestras características. Así evitaremos muchos problemas y andar probando sillines hasta encontrar uno que no nos genere problemas.

Fuente: Pedaleandoporcanarias, deporterendimiento.com, custom4.us

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola