Y si lo compro en el chino por internet…

Y si lo compro en el chino por internet…

Colage paginas chinas

Colage paginas chinas

Seguro que no han sido pocas las veces que te has sentido tentado de hacer click en el botón de comprar de aquella recóndita página que te dijo un amigo, donde podías encontrar las últimas novedades de tu marca preferida, a un precio muchísimo más barato que en la tienda de debajo de tu casa, que es más cara.

No te sientas un bicho raro por tener esa tentación, es lógica y muchos la hemos tenido. Todos queremos comprar  barato y disponer de un material estupendo, puesto en la puerta de nuestra casa y de paso fardar un rato con los colegas el fin de semana.

La oferta online es tan extensa como difícil intentar posicionarse en esta tesitura. Desde las empresas más fiables y reconocidas, hasta las más turbias, todas tienen páginas en la red donde se nos torpedea constantemente con ofertas y descuentos que retumban en nuestra consciencia y nos hacen dudar entre tomar una decisión u otra.

Ebay plataforma de venta por internet

Ebay plataforma de venta por internet

En este sentido nosotros sólo podremos aportar, como siempre, nuestra opinión personal, porque también sucumbimos a la tentación de comprar: bueno, bonito y barato. Después de realizar compras y de conocer la experiencia de muchos compañeros que también compraron por internet, nos atrevemos a emitir algún consejo al respecto.

En Canarias, en particular, tenemos unas condiciones más complejas que en el resto de la península, debido a los impuestos con que se grava en los artículos llegados por correo y que hace que muchas veces, paguemos 2 veces impuestos. En muchos casos pagamos el IVA al realizar la compra y cuando nos llega el producto, aduanas le carga el IGIC correspondiente o los gastos de gestión aduanera DUA, con el consiguiente incremento del precio final del producto comprado. Seguro que alguna vez te pasó, con lo cual, si el descuento que ibas a conseguir no era muy grande, al final la compra te salió más cara que en la tienda de debajo de tu casa y encima tuviste que esperar varias semanas.

El timo de las falsificaciones en Asia

El timo de las falsificaciones en Asia

Por otra parte, huye de las ofertas escandalosamente baratas, son mentira en la mayor parte de los casos. Nadie da duros a tres pesetas. Esta es una norma que puedes aplicar a todos los ámbitos de tu vida, pero en este en particular, más. Es posible que encuentres alguna oferta en la red que sí sea bastante más barata, eso es posible, pero no con descuentos del 80%. Eso no se lo cree nadie.

Y si fuese así, se puede deber a varios motivos: lo primero y lo más habitual es que sea falso, es decir, que el producto que tú quieres no es el mismo que el que te ofrecen. Hay auténticos estafadores, especialistas en hacer réplicas exactas de los productos oficiales pero, por supuesto, sin ningún control de calidad. Otro caso habitual es que el material que ofertan a precio por debajo de su costo es robado, con lo cual, aparte de fomentar este tipo de conductas estás cometiendo un delito. Cuidado con esto, pues te puedes ver envuelto en un buen lío. Y por último puede ser que alguien esté liquidando su negocio, con lo cual esté ofreciendo artículos muy rebajados de su precio oficial, pero en ningún caso podrán alcanzar esos descuentos salvajes.

Luego hay que hacer más consideraciones, como el tipo de empresa que está detrás de estas páginas que ofertan productos. No es lo mismo una empresa contrastada que lleva mucho tiempo trabajando en el sector y que nos ofrece las mismas garantías que cualquier negocio físico, a aquella página en la que todo su contenido está en otro idioma, del que no sabemos ni lo que nos están ofreciendo y que lo único que es visible es una foto del producto copiada de la página del distribuidor oficial. Y curiosamente, el precio bien en grande en dólares o euros, como si fuese lo único que quieren que sepamos. Estas empresas, generalmente de Asia, aparecen y desaparecen del ciberespacio con la velocidad de la luz, sin dejar rastro de ellas.

Un clasico modelo de chinarello

Un clasico modelo de chinarello

Puede ser que tengas la opinión, por supuesto respetable, de que para que las grandes empresas fabriquen sus productos en china y luego te los vendan a ti, los compras tú directamente y listo. Pues en ese caso te diremos que el precio que pagamos por los productos oficiales, no sólo incluye el precio de los materiales, sino además, el diseño, la investigación y el desarrollo de los mismos. Estos productos pasan controles de calidad y tras su comercialización les puedes encontrar en la tienda de la esquina de debajo de tu casa, donde tú mismo puedes ver el objeto en cuestión, con total garantía. Cosa que estas empresas dedicadas a la copia, ni les importa, ni les preocupa, pues no tienen ninguna imagen corporativa que proteger, ya que sus artículos son falsos.

Si aún así, sigues empeñado en pillarte esas ruedas, ese sillín, ese componente, etc… o lo que hayas visto de interés y no resistes la tentación, te daremos un consejo de amigo: “procura que los objetos que compres no comprometan tu seguridad”. No es lo mismo que te compres un maillot, que al segundo lavado se quede como una gabardina, pues puedes asumir el error y con tirarlo a la basura tendrás suficiente; a que durante un descenso al pegar un llantazo, se te parta aquel manillar precioso que compraste de carbono por 50 euros y acabes en urgencias en un hospital lamentando lo caro que te salió el manillar y su descuento. No digamos si es un cuadro.

Manillar replica de carbono

Manillar replica de carbono

Con esto no queremos deciros que muchas veces las grandes marcas no se aprovechen de nosotros con nuestro hobbie, sabedores de que preferimos quitárnoslo de comer o de salir una noche, que prescindir de llevar nuestra bici con la última virgada que sacaron. Pero somos nosotros mismos los que propiciamos con nuestra actitud la suya. Por lo tanto no podemos culparles.

Y después de todo está el rollo moral y ético, en el que cada uno puede actuar como quiera, pero si compramos nada más que pensando en el precio y nos olvidamos del servicio, nos estamos haciendo un flaco favor y estamos perjudicando a un montón de pequeñas empresas, que dan trabajo a mucha gente, y destruyendo nuestro tejido empresarial. El ejemplo más claro es la situación general de nuestro país. Pero eso es otra historia más larga….Un abrazo

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola