Arístides González, ¡¡Questo bambino è molto, molto forte!!

Arístides González, ¡¡Questo bambino è molto, molto forte!!

Arístides González en edad Juvenil en el Gloria Palace, con Marco Pantani (Mercatone uno)

Arístides González en edad Juvenil en el Gloria Palace, con Marco Pantani (Mercatone Uno)

¡¡Questo bambino è molto, molto forte!! Eso llegaron diciendo los dos profesionales que hace 16 años salieron para comprobar las condiciones físicas de Arístides González, siguiendo las órdenes de Martinelli, por aquel entonces director del Mercatone (equipo profesional), cuando el grancanario era solo un pibe de 16 años y que estos intentaron dejar atrás, en un entrenamiento dirigido exclusivamente para  comprobar su estado físico.

Esta concesión que nos hace Felipe del Rosario, ni tan siquiera Arístides a día de hoy la sabe con ceteza, es fruto del relato que Felipe nos hizo sobre una situación que se produjo en el Hotel Gloria Palace y que Felipe recientemente sacó a la luz en un precioso artículo publicado el pasado domingo 28 de diciembre en el Canarias7, y en el que cuenta toda la historia y que os recomendamos encarecidamente leáis AQUÍ

Arístides González en edad Juvenil

Arístides González en edad Juvenil a rueda de los Mercatone Uno, a fondo.

Consultado por Martinelli sobre algún joven con proyección en las islas, Felipe comentó sobre la presencia de un joven llamado Arístides, con apenas 16 años que estaba despuntando y que atesoraba un futuro prometedor. El entrenador italiano quiso comprobar in situ las condiciones del chaval, quedando absolutamente sorprendido del comportamiento de éste sobre la bicicleta e interesado en llevárselo con él a Italia, para continuar su progresión… El resto está en el artículo del canarias7 y no lo vamos a desvelar, preferimos que lo descubráis leyéndolo… (Pinchando en el enlace más arriba)

Pero estar en un medio como este, en internet, te permite tener cintura, adaptarte rápidamente a la noticia que se acaba de producir y reaccionar ante ella. Y no quisimos perder la posibilidad de hablar con Arístides sobre los recuerdos que tiene hoy sobre aquel momento. Y aunque el personaje merece una entrevista mucho más extensa, tiempo habrá de ello, de conocerle y que le conozcamos todos mejor.

-Bueno Aristides cuántos recuerdos  y vaya fotos, ¿todavía recuerdas aquellos días?

Recuerdo que nos citaron a mis padres, Felipe del Rosario y a mí, con Martinelli en el Gloria Palace de San Agustín.

Con Anterioridad había quedado para entrenar con los componentes del Mercatone Uno, que por aquellas fechas se encontraban en la isla, como lo siguen haciendo ahora, ciclistas profesionales todos los años. Recuerdo que hicimos un entrenamiento con algún ciclista local más, con salida y llegada a dicho hotel. No recuerdo mucho la ruta que hicimos pero sí que eran más kilómetros de los que, por mi categoría de juvenil en aquella época, estaba acostumbrado a hacer y que del grupo que salimos, acabamos dos del Mercatone y yo solos, a mil por hora rumbo al hotel.

Arístides González en edad Juvenil

Arístides González en edad Juvenil

 Entre ellos iban hablando y aumentando cada vez más el ritmo durante el entrenamiento, a la vez que miraban hacia atrás, supongo que para tratar de probarme. No sé si fue por mi ilusión y ganas ese día o porque desistieron, sin que se les notara, de dejarme pero llegamos los tres como si de una carrera se tratara al hotel.

-Y luego ¿te propusieron seguir entrenando con ellos?, ¿tuviste más reuniones?

Yo no era muy consciente del motivo del segundo encuentro y me lo tomé más como otra ocasión para sacarme alguna foto con los del equipo de Marco Pantani.

-Pero tú eras menor, tus padres tendrían cosas que decir imagino….

 Con el paso del tiempo me enteré, de que mis padres rechazaron la oferta de llevarme con ellos a Italia…

De haber sido consciente en su momento, de seguro hubiera hecho lo posible por ir con ellos, pero no les reprocho nada en absoluto a mis padres por esa decisión. No hay personas en este mundo a los que esté más infinitamente agradecido por todo lo que han hecho por mí que a mis padres en todos los aspectos de mi vida. Les debo más que la vida.

-Te has llegado a plantear que hubiera sido de tu vida si hubieras aceptado la oferta…¿Te arrepientes?

Cierto es que a veces me surge la duda de que hubiera sido de mi carrera deportiva si no hubiera tomado ciertas decisiones y las circunstancias hubieran sido diferentes. Veo ciclistas ganando en la Vuelta a España, Giro de Italia, Tour de Francia y Campeonatos del Mundo, con los que competía y les ganaba en juveniles. Pero trato de evadirme para no pensar cuando el arrepentimiento quiere instalarse en mí y valoro todo lo bueno que me ha dado la vida, no dedicándome al ciclismo, y enseguida cambio el chip, veo lo positivo de lo que tengo y de lo que soy. Sé que esto ha afectado mucho en todos los aspectos de mi vida, para bien y para mal, pero no deja de ser una experiencia de la que he aprendido mucho.

Artículo de Felipe del Rosario   sobre el fichaje de Arístides González por Banesto.

Artículo de Felipe del Rosario sobre el fichaje de Arístides González por Banesto.

Para mí, el punto y aparte fue cuando teniéndolo todo hecho en el Banesto, que había sido el equipo donde deseaba estar y por fin estaba, se vino abajo por motivos de presupuesto. Ahí se cortó mi trayectoria. Ese día desapareció mi ilusión por ser ciclista y me dejé llevar más por la ilusión que me comunicaba la gente que me rodeaba de verme lograrlo, que por la mía propia. Tomar la decisión de retirarme y atreverme a decirle, a las personas que me rodeaban, que ya no quería seguir me costó 3 largos años de seguir compitiendo sin ilusión ni ganas, deprimido, sufriendo trastornos alimenticios,  abandonando los entrenamientos y los sabios consejos del que había sido hasta ese momento mi entrenador y amigo desde cadetes, Javier Chavarren.

Arístides Gozález al a derecha de rosa, Alberto Contador de verde y azul a la izquierda del todo. Ambos en el podium...

Arístides Gozález al a derecha de rosa, Alberto Contador de verde y azul a la izquierda del todo. Ambos en el podium…

Incluso me rescató el Kelme tras lo de Banesto, pero ya era inútil…

Comenzó a aterrarme la idea de saber que sin esa ilusión no lo iba a lograr y que sólo me estaba engañando a mí mismo por no defraudar a los demás, perdiendo demasiado tiempo. Es una historia muy larga con varios protagonistas, que a día de hoy son muy importantes para mí, lo vivido en esos tres años…

Arístides González en edad Juvenil

Arístides González en edad Juvenil por delante de Juanjo Cobo (ganador de La Vuelta a España) y David De la Fuente (Ganador del Premio de la Montaña del Tour de Francia)

-Y cuando llega la melancolía… ¿Qué haces?

Ahora, aunque sigo teniendo mis momentos melancólicos del pasado, valoro lo que he aprendido de esa experiencia y pienso que salgo ganando. Todas las personas que me importan, que quizá no hubiera conocido de seguir con el ciclismo, valores que he aprendido y enseguida miro hacia adelante y sonrío.

Arístides González en edad Juvenil

Arístides González en edad Juvenil con Phillipe Gilbert y Luis León Sánchez (de amarillo y blanco respectivamente)

-Y si hablamos de hoy, del momento actual, ¿qué tienes pensado para la temporada que viene?

Mis objetivos ahora, en lo deportivo, son preparar las pruebas que me motiven e ilusionen, tanto de ciclismo en ruta, mtb, triatlón, carreras trail, etc… Tengo un calendario abierto a todo. Además ayudo a un grupo de gente a preparar sus objetivos bajo mi experiencia y eso me aporta un plus de motivación.

Aún estoy a la espera de respuesta de las condiciones de mi actual equipo, el Free-Motion Cannondale, para ver si continuamos juntos o no esta nueva temporada.

Este año he dado el duro y arriesgado paso de cambiar el trabajo, en el que llevaba fijo casi siete años, por necesitar un tiempo para entrenar y competir del que no disponía, y eso espero se note en los resultados y en mi vida en general.  Me apasiona el deporte, tanto competir como salir a entrenar o rutear con los  amigos y es con lo que soy más feliz. 

Arístides González con parte de los trofeos conseguidos con apenas 18 años. Gran parte de ellos cedidos a la Federación Canaria de ciclismo para las escuelas.

Arístides González con parte de los trofeos conseguidos con apenas 18 años. Gran parte de ellos cedidos a la Federación Canaria de Ciclismo para las escuelas.

 Leyendo sólo unas líneas de lo que narra Felipe y lo que nos cuenta a nosotros el propio Arístides, entiendes la influencia de este deportista en el pelotón canario; y como a todos y cada uno de los ciclistas que a día de hoy preguntas, hablan de él como un ídolo de nuestro deporte.

Son curiosos los devenires que sufrimos en la vida por las decisiones puntuales que tomamos y que creemos importantes,  pero lo que más dudas nos crea, es la certeza de que no necesariamente son las que creemos más importantes, las que realmente lo sean. Nuestra vida puede cambiar en una décima de  segundo, flirteando entre la fortuna o la desgracia, sin descubrir nunca el motivo real de nuestra suerte. No conviene mucho perder demasiado tiempo pensando en “lo que pudo ser” y sí de disfrutar a fondo de lo que tenemos, como hace Arístides.

Arístides Gonález en la acctualidad.

Arístides Gonález en la actualidad.

Y para que este artículo no quede como un poco melancólico o triste, se nos ocurren varias reflexiones finales. Por un lado, a esas edades nunca se sabe con certeza la evolución final que tendrá un deportista, no sería el caso de Arístides el primero ni el último, de deportista precoz, que acaba devorado por el deporte de élite, son cientos los casos. Por otro lado, nombra a Pantani. Igual si pudiéramos preguntarle al campeón transalpino al respecto, contaría que le hubiera encantado tener unos padres que hubieran mirado por su futuro como persona y le hubieran sabido orientar, ¿quién sabe? Ya nunca se lo podremos preguntar. Y por último, en la época  de la que se habla en el artículo el ciclismo vivía momentos duros, éticamente hablando, meter a un niño con 16 años en ese circo, igual le habría obligado a hacer cosas que le hubieran borrado su sonrisa y aquí venimos para ser felices o por lo menos intentarlo.

Agradecer a Felipe del Rosario el habernos puesto en conocimiento de esta bonita historia y dejarnos compartirla con todos y al protagonista, Arístides González, el que nos la contara con tanta sinceridad. Un abrazo.

Feliz 2015, que este nuevo año os traiga a todos la ilusión por cumplir vuestros sueños.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola