Con final feliz, please. 2ª Etapa de la Cape Epic 2015

Con final feliz, please. 2ª Etapa de la Cape Epic 2015

 

Canarios en la Cape Epic. 2ª etapa

Canarios en la Cape Epic. 2ª etapa

Prosigue la aventura de los equipos canarios en la prueba más dura del mundo de MTB, la Cape Epic 2015. Los corredores del Maspalomas Costa Canaria cruzaron la meta de la 2ª etapa con un tiempo de 5:49.09,6, con un acumulado de 13:52.057 en los tres días de competición, ocupando el puesto 159 de la etapa  y el  168 de la general.. El otro canario Alejandro Banchio del equipo Team CANSA Tarraco 4 terminó con 7:41.078  posición 269 de su categoría y en la general van los 270.

Aunque los nuestros sufrieron lo suyo, consiguieron llegar a la meta sin otra novedad que las primeras rozaduras y algún que otro sobresalto, pero que tuvieron final feliz.

Nuestro reportero particular, Jose Marrero nos manda la crónica de la 2ª etapa.

“El día anterior acaba como la etapa,  con mucha lluvia, que hacía que la ya de por si incómoda habitabilidad en una caseta de campaña se viera aumentada. Para darle un aire más épico al ambiente,  se nos suma el viento que nos deja ver su fuerza volteando alguna tienda por el campamento.

 Sobre las ocho de la tarde,  ya cenados,  nos metemos en nuestros aposentos a la espera de que el clima sea más benévolo mañana con nosotros.

Son las 5 de la mañana. El  gaitero nos despierta con su instrumento paseándose por en medio de las tiendas. No puede ser,  piensas… Si son las 5 y salimos a las 7:10

Poco a poco te desembelesas,  coges tu paquete de gofio y te vas a la carpa-comedor. En mi vida me había tomado una taza de leche y gofio fría. Lo acompañas con unos huevos revueltos,  algunas piezas de bollería y tostada con miel. La verdad es que en las comidas no escatiman. Pero si la leche la pusieran caliente. . .

A las 7:10 tenemos la salida. Nos esperan 92 km con un desnivel acumulado de 2.300 metros. Después de los 113km del día anterior y 2.800 metros de desnivel,  lo de hoy parece un paseo.

Ya no llueve,  gracias a Dios. Pero hace un frío y viento impresionantes. No sabes si ponerte los manguitos,  si llevar el chubasquero o simplemente ir a «pecho descubierto» . Me la juego,  no llevo nada. Si lloviera desde un principio el chubasquero tiene sentido. Si te coge la lluvia en ruta, para cuando te lo pongas, ya estás calado hasta los huesos.

Los manguitos serían una buena opción pero piensas que el problema está en el pecho y la cabeza más que en los brazos. Total,  que llevas sólo el maillot, por lo que toca esperar que uno entrará pronto en calor.

Empieza la carrera y salimos los últimos de nuestro cajón, por lo que tenemos claro que ahora mismo y sin mirar las diferencias de tiempo hasta la fecha,  vamos en el puesto 300.

 Yo muy frío y con muy malas sensaciones no termino de coger ritmo.  Imposible remontar. Es más,  esperas no quedarte descolgado. Una vieja lesión de rodilla me recuerda por qué me gusta tanto vivir bajo el eterno sol de Maspalomas. No se llevan bien mis articulaciones con el frío.

Canarios en la Cape Epic. 2ª etapa

Canarios en la Cape Epic. 2ª etapa

El frío y viento no cesan,  comienzan las pendientes y seguimos entre las últimas 10 parejas. Para tenerlo ya todo se mete la niebla,  más frío. A estas alturas de la carrera ya lo que esperas es  que los equipos del siguiente cajón no te pillen. Le digo a Pedro que la rodilla me duele,  él me pide calma y aflojamos el ritmo aún más. Aún así ya algunos equipos se descuelgan mientras  nosotros conseguimos mantenernos en un grupo aunque el viento nos divide más aún en lugar de ir más juntos para reducir sus efectos.

Llegamos al primer avituallamiento y aunque en principio no pensábamos parar le pido a mi compañero un receso para cargar un bidón con isotónico.

La salida del avituallamiento es en una fuerte pendiente. Das gracias por haberte traído el plato 32 en lugar del 34. Si no, en este momento seguro que el pie pisa la tierra. Subes renqueante y como puedes. Estamos sobre el km 30 y sale el sol. A unos cuantos equipos que pasamos en el avituallamiento nos rebasan como alma que lleva el diablo. No puedes hacer nada,  el motor no va. Seguro que alguno de estos es del tercer cajón y ya nos ha remontado los 10 minutos de la salida.

De repente,  no sé si porque el sol sale,  si porque uno es de gasoil o simplemente porque eran ingleses,  me pongo a rueda de una pareja que acaba de adelantarme. Sorprendentemente me mantengo y al poco tiempo les paso. Por fin vuelven mis piernas. Empiezo a tirar y tirar.

De aquí a meta ya no nos adelantará nadie.

De suerte que tanto mi compañero como yo nos defendemos en las bajadas y es ahí donde más equipos pasamos. No sé mi compañero, pero yo me encuentro comodísimo con esta situación. Las veredas por las zonas boscosas, impresionantes. No nos podía seguir nadie. Atosigábamos a todo el que nos precedía y en cuanto podíamos los perdíamos de vista.

 Segundo avituallamiento. Rápido,  sólo cargar bidones. No necesitábamos comer. Nos bastaban los geles y barritas. Manteniendo el ritmo, por momentos pensabas que en cualquier momento vendría el bajón. Pero no venía y seguías apartando rivales.

Tercer y último avituallamiento. Sólo líquido y arrancamos. Sólo nos frenaban los riders en los single tracks. En cuanto podías los despachabas y a por el siguiente.

Como mi Garmin ayer decidió no trabajar más, cada dos por tres le preguntaba a Pedro a la altura del km por el que íbamos. Me dice unos 9,  vuelvo a echar en falta un gel pero para cuando haga efecto estaremos llegando a meta. No tomaré nada,  decido.

Hay que afrontar una última pendiente y prefiero bajar el ritmo. En este momento nos alcanza una pareja de italianos. Pero en la bajada una nueva vereda. A ver si nos sigues,  Ramazzoti! . Pero pincha y no nos podemos dar el gusto de ver como no puede mantenernos la rueda.”

Espectacular tramo en descenso con peraltes asombrosos,  puentes de madera que parecían que se deshacían a nuestro paso y ya cada vez más público. Estás exitado y les gritas tú a ellos «Hola, hola, hola». Ellos te responden por tu nombre. Lo leen en el dorsal,  lógicamente. «Come on Jose!!!», «Come on Pedro!!!».

Con la piel de gallina ya oyes a lo lejos la megafonía de meta. Sprint final y entrada en meta con éxito. Sanos y a salvo. Sin caídas,  sin lesiones aunque ya van apareciendo abrasiones por el roce del vestuario. Es normal,  suponemos. El dolor de rodilla lo achaco al frío. No me molestó nada en cuanto el termómetro subió.

En meta toca isotónico para recuperar el aliento,  toallita húmeda y caliente para limpiarte la cara y bolsa de comida. Con el calor apetece irse pronto a la tienda. Ducha reponedora y estiramientos.

Canarios en la Cape Epic. 2ª etapa

Canarios en la Cape Epic. 2ª etapa

Ya duchado,  llevas la bici al servicio de mecánicos españoles que has contratado. Ellos te la limpian y te la dejan en perfecto estado para la etapa siguiente. De momento mi montura va como la seda.

 Con posterioridad te acercas al grupo de masajistas nativas que te dan un perfecto masaje de cuello y gemelos. Los Cuádriceps e Isquiotibiales los dejo en mano de los fisios de Absa.

En definitiva,  sensaciones finales muy buenas. Desde luego, mucho mejor que en la etapa de ayer. Qué pena de esos primeros 30 km, aunque quien sabe. . .

Terminamos en el puesto 159 de la etapa y avanzamos hasta el 168 de la general.

Otro día completado.”

Como lo atestiguan las fotos fue una dura etapa pero tuvo un final feliz…

Por su parte Alejandro Banchio va a su rollo y ya en la salida montó el espectáculo  “montamos un pollo en la salida que no te imaginas. Salimos los primeros del cajón y con la música empecé a bailar y se unieron unos cuantos en los 10 minutos antes de la salida.

Mañana otra etapa mataciclitas de 128km con 2.300m de acumulado con salida en Oak Valley Wine Estate y llegada en HTS Drostdy, que no tenemos ni idea de dónde está pero como suena debe de estar pal carajo. Suerte chicos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. En su navegador puede deshabitar las cookies y borrarlas.ACEPTAR

Aviso de cookies
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad