Un pisito céntrico. 6ª etapa de la Cape Epic 2015

Un pisito céntrico. 6ª etapa de la Cape Epic 2015

Cape Epic 2015 6ª etapa

Cape Epic 2015 6ª etapa

Se aproxima el final, ya sólo les queda a los tres canarios desplazados a la Cape Epic 2015 la última etapa. La erosión de una prueba tan dura, física y psicológicamente, va acabando con las fuerzas de todos los corredores, en la mayoría de los casos el pensamiento de “virgencita, virgencita, que me quede como estoy”  se apodera de la mayoría de ellos, mientras el sueño de ser Finishser en la prueba más dura del mundo se acerca.

En la penúltima etapa el Maspalomas Costa Canaria formado por José Marrero y Pedro Rivero consiguieron su mejor clasificación en una etapa en su categoría, consiguiendo el puesto 23 con  4:29.184 de tiempo total. En la general son ahora mismo los 135,  36º de su categoría con un total de 38:38.293  horas.

Alejandro Banchio, el otro canario que cabalga ya en solitario y fuera de la clasificaciones generales, acabó con un tiempo de 5:40:00, totalmente agotado. “Hoy muy, muy muerto. Pagué la factura de ayer, pero no me arrepiento de nada. He sufrido cada minuto de la etapa esta.”

Cape Epic 2015 6ª etapa

Cape Epic 2015 6ª etapa

José Marrero envía su particular parte de guerra…

Nos despierta el gaitero con una fina lluvia, que según pasan los minutos, ya deja de ser fina para pasar a una medida mayor. Dicen que a partir de las 11 de la mañana hará sol y fuerte. Vaya consuelo, para esa hora esperamos estar llegando a meta.

Desayunar y posterior paseo de mi compañero al doctor para revisar su gemelo y ciertas heridas en sus posaderas. Las horas de bici se están haciendo notar. A estas alturas de la película no me planteo el chubasquero,  ni tan siquiera los manguitos. 20 minutos antes, en la línea de salida,  empapándome. Ya ni nos molestamos en calentar algo. Ya habrá tiempo para eso durante la etapa.

Hoy nos esperan 71 kms con un acumulado de 2.000 metros en los que la característica principal es que casi todos serán por caminos y veredas entre bosques y campos de viñedos. 5 minutos para la salida y me froto las rodillas para calentarlas un poco. Me duelen algo y con frío y agua,  más aún. 7:00 horas y se da la salida. Nos lo tomamos con calma. Ya damos por bueno estar entre los 150 primeros, que a priori no nos lo esperábamos,  ni mucho menos.

Nos escondemos en un grupo en medio del pelotón. Calculamos estar sobre la posición 100. Van pasando los kms. Tanto camino está bien si eres la cabeza del tren que se forma,  si eres perseguidor es desesperante. No esperes que nadie se aparte para dejarte pasar,  más al contrario. No entiendo esa actitud. Muy pocos son los que te lo permiten.

En las bajadas no queda otra que meter rueda. No nos gusta, pero alguno que no es capaz de bajar dos escalones seguidos se te mete delante y pierdes un mundo. Lo cierto es que la etapa de hoy,  viendo lo que nos estábamos encontrando, era para tomársela como recuperación. De vez en cuando un sprint para pasar a algún equipo o apartarnos para que nos pasen. Seguimos avanzando kms y perdiendo alguna que otra posición. No hay averías,  no hay caídas. Todo va bien entonces. Se trata de acabar.

Último avituallamiento,  reviso presión de las ruedas. No hay problema,  hoy hay poco kilometraje para que pierda el suficiente aire. 15 kms a meta y último descenso. Nos vemos sólos. No nos sigue nadie ni tenemos a nadie por delante. ¡A ver si nos hemos equivocado de camino! Imposible,  aquí está todo perfectamente señalizado.

Llegamos al llano y enseguida cartel de últimos 5 kms. Ya como de costumbre toca apretar dientes y a toda máquina. Llegamos a meta marcando 4:29. Posición 109 de la etapa y avanzamos hasta el 135 de la general.

Físicamente estamos molidos,  doloridos y muy cansados, pero interiormente tenemos la sensación de que se está acabando algo único,  algo que todo amante del MTB tiene que vivir y nosotros hemos tenido la suerte de hacer.

Cape Epic 2015 6ª etapa

Cape Epic 2015 6ª etapa

Pedro,  que ya hizo la TITAN 2014, me comenta que esto es otra cosa,  esto está 10 peldaños por encima. Y yo, sin tener esa experiencia previa, siento que es imposible que haya otra carrera que mueva esto.

Hoy,  como ejemplo,  hemos pasado en carrera por patios de casas de chalets,  hoteles,  casas de campo que han abierto sus puertas delanteras y traseras para dejarnos pasar. Gente haciendo asaderos en la terraza de su casa y nosotros compitiendo. Imposible de ver en otro sitio. Estos días hemos atravesado campos de viñedos que han parado su jornada laboral para animarnos mientras corríamos. Muchas veces podías estirar la mano y arrancar fotogénicas manzanas. Más de una vez apartar la cabeza porque darte con una podría hasta hacerte daño.

Hoy me está entrando pena de que mi sufrimiento se acabe.

Mañana termina la aventura, que con lo que llevan pasado ya se antoja un paseo. Pero cuidado, de paseo nada son 87km con un buen «puertaco» en el medio y con 1.500m de desnivel acumulado desde CPUT Wellington Campus hasta Meerendal Wine Estate. Mañana se acaba todo, ¡arriba d´ellos! Un abrazo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. En su navegador puede deshabitar las cookies y borrarlas.ACEPTAR

Aviso de cookies
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad