Prueba de la Wilier GTS Disc

Prueba de la Wilier GTS Disc

Queda muy poco tiempo para que los profesionales monten frenos de disco en sus bicicletas y les veamos competir en La Vuelta, el Giro, el Tour, las Clásicas,…  Este sistema despierta mucha curiosidad entre todos los ciclistas y la pregunta recurrente es siempre la misma: ¿cómo se comportan los frenos de disco y vale la pena el cambio de zapatas a freno de disco? Con la Wilier GTS Disc, cedida por Bicisport Wilier Canarias, nos hemos puesto manos a la obra para intentar resolver las dudas.

Este modelo Wilier GTS Disc monta un sistema híbrido entre los frenos de disco mecánicos y los hidráulicos, lo que la hace muy interesante. El aspecto más destacable de este modelo son los frenos, de la marca TRP, concretamente el modelo TRP-HY/RD «High Road». El HY/RD es un sistema hidráulico con accionamiento por cable para manetas estándar. El funcionamiento es muy simple, pues se incorpora una bomba hidraúlica junto a la pinza de freno en un sistema de sujeción ‘post mount’. Utilizando las manetas normales, en este caso del grupo Shimano 105, accionas la bomba hidráulica mediante el cable, y ésta es la encargada de mover el pistón que acciona las pinzas de freno hidráulicamente.

Este sistema es compatible con todas las manetas estándar de cualquiera de los grandes fabricantes (Sram, Shimano, Campagnolo) y ofrece la opción de cambiar a discos hidráulicos sin tener que pagar por un grupo de gama alta compatible con discos hidráulicos. Es fácil de ajustar, pues tan sólo se requiere de una llave tipo Allen de 5 mm. El peso de la pinza es de 195 gr.

A pesar de no ser un sistema totalmente hidráulico aporta las siguientes ventajas:

  • Accionamiento hidráulico de las zapatas, con la potencia de frenada y modulación que ofrece dicho sistema.
  • Compatibilidad con los grupos de carretera normales, no hidráulicos, debido al accionamiento de la bomba mediante cable.
  • Fácil mantenimiento, pues no hay latiguillos que purgar.
  • Precio mucho más asequible que los grupos hidráulicos.
  • En caso de accidente y rotura de una maneta, el precio de reposición es inferior al de una maneta para frenos hidráulicos.

La bici posee un cuadro de carbono con tubos de diferentes formas,  el GTS es una versión especial de GTR, en la que la geometría posee una dirección elevada y unos ángulos reajustados para evitar la fatiga en largas y medias distancias. El triángulo trasero utiliza el sistema Rear Smooth Design, en el que los esfuerzos verticales se absorben sin desperdiciar ni un solo vatio de potencia. Además, el diseño Razor Edge Design proporciona una mayor seguridad a quien pedalea en una GTS. De hecho, el canto que recorre el bastidor es agudo y parte de la dirección, pasa por el tubo horizontal y llega al acoplamiento del tubo, creando un bastidor estable y reactivo. Este diseño convierte a la GTS en la compañera de viaje ideal para los amantes de los largos recorridos y las carreras de gran fondo.

Hasta aquí la teoría, ahora vamos a la práctica:

Las primeras tomas de contacto fueron por terrenos variados, sin gran dificultad, para hacernos a la bici poco a poco, descubrir el tacto de los frenos y el comportamiento general de la bici. En estas condiciones de uso normal de la bici, los frenos hidráulicos son una delicia. Te olvidas de las clavadas de freno, porque es muy difícil que tirando de las manetas consigas bloquear los frenos. La frenada es totalmente progresiva y es fácil acostumbrarse a ella. De hecho en unos días ya estás apurando más las frenadas, porque sabes que la bici no va a bloquear rueda y que la frenada es efectiva.

La bici se comporta bastante bien en cualquier tipo de terreno. El cuadro es muy rígido y la potencia que aplicas a los pedales se transmite bien a las ruedas. Cuando te pones de pie para subir un repecho o en un puerto largo, se nota que no se trata de una bici peso pluma y no acelera tan rápido como una bici más ligera y, sobre todo, con unas ruedas más ligeras. Por otro lado, las cubiertas son de 25mm y aunque para carreteras con mal asfalto ayudan a ir mucho más cómodos, con asfalto en buen estado aportan un extra de rozamiento que también hay que vencer.

Dejamos para el final la cuestión del peso pues, al fin y al cabo, influye mucho en el resultado final el resto de los componentes montados. Lo realmente importante son los frenos de disco y queríamos probarlos más a fondo, en descensos en los que éstos fueran fundamentales para el comportamiento de la bici. En bajadas largas y pendientes pronunciadas, para ver si aparecía la fatiga en los frenos, o por el contrario, podemos estar seguros con su funcionamiento. Es cierto que puertos con tanto desnivel no son de lo más frecuente, pero sí que son los que más al límite nos pueden llevar.

Para ello recurrimos a una subida dura, muy poco frecuentada por ciclistas, la subida al Parque Recreativo El Contador, si acaso alguno con su MTB, pero nunca con la de carretera. La razón son los 7,4km al 9,4% de media, entre ellos 4 kilómetros  por encima del 10% y máximas del 17%, que además presenta la dificultad de un asfalto bastante rugoso y estropeado que añade más complicaciones al control de la bici en el descenso.

Subir fue cosa fácil en comparación con la bajada, por el traqueteo de la bici, pues en las rectas la bici cogía en unos pocos metros más de 60km/h. Sin embargo, mantener la bici bajo control era muy sencillo, pues la frenada es muy segura. No dudas en ningún momento si la bici se va a detener o si va a frenar antes de llegar a la próxima curva. Hicimos varias pruebas de frenada brusca durante el descenso y la bici se detenía sin problemas y en ningún momento los frenos dieron ningún susto, ni signos de fatiga por calentamiento. Sí que en las pendientes más pronunciadas podías hacer derrapar la rueda, pero por el mal estado del asfalto, con grava suelta, más que por otra cosa.

Nos habían comentado que el desgaste de las pastillas en este tipo de bicis es muy rápido, que bajando del Teide en un par de ocasiones te comes las pastillas y gastas los discos (sucede al parecer con las bicis de alquiler). Nosotros sólo vemos una explicación a esto, si te pasas los 50km del descenso con los frenos continuamente accionados, lo que por otra parte no es lógico, salvo que seas un ciclista poco experimentado. Después de utilizar la bici durante varios meses no encontramos señales de desgaste excesivo ni prematuro de las pastillas, o el más mínimo daño en los discos. Hay que añadir que al igual que sucede con las bicis de MTB o los coches, las pastillas de freno dejan un residuo sólido según se van gastando, que tendremos que limpiar de nuestras bicis. Podéis comprobarlo en las fotos que hemos añadido, donde se ve el residuo acumulado.

Prueba Wilier GTS Disc. Restos suciedad en pinzas de freno y bici. Bicisport Wilier Canarias

Prueba Wilier GTS Disc. Restos suciedad en pinzas de freno y bici. Bicisport Wilier Canarias

Hemos leído comentarios sobre que hay que tener mucho cuidado al montar las ruedas, con el mantenimiento de las pinzas, pastillas, purgar el líquido de freno,… Para montar las ruedas no hace falta ser un mecánico profesional, simplemente hay que tener un poco de cuidado para no rozar el disco con las pinzas y es bastante rápido. Sobre el cuidado con las pastillas, quizás algunos están acostumbrados a poner unas zapatas nuevas y no cambiarlas hasta que están totalmente gastadas, pero la realidad es que los compuestos de las zapatas pierden propiedades con el uso, la temperatura, cogen gravilla, etc., por lo que no está de más cambiarlas, al menos cuando llega el invierno, para asegurarnos de contar con una buena frenada en mojado. Con las pastillas igual, hay que controlar el desgaste y cambiarlas cuando toque.

Una buena recomendación es instalar unas pastillas de freno de calidad y de las que llevan un disipador de calor incorporado, para asegurar que en bajadas muy prolongadas las pastillas se mantengan a una temperatura óptima para frenar. Ni que decir tiene que el mantenimiento del sistema de frenado de la bici es tan fundamental como llevar unas cubiertas o tubulares en buenas condiciones o engrasar la cadena. En definitiva, que llevar frenos de disco incrementa la seguridad al frenar, pero el mantenimiento de la bici debe ser el adecuado siempre en todos sus componentes.

Equipajes Pedaleandoporcanarias. Verge Sport

Equipajes Pedaleandoporcanarias. Verge Sport

Otro de los lugares donde pudimos comprobar la eficacia de la frenada fue en La Gomera, durante la I Cicloturista Virgen del Carmen. Allí, cuando regresábamos a Vallehermoso nos encontramos con una larga bajada de desde el cruce de Las Hayas, de unos 14km y una pendiente media del 6.6%, con bastantes tramos al 8-10% de desnivel. Ideal para comprobar, una vez más, la seguridad que aporta este tipo de frenos en largas bajadas, ya que uno de los aspectos donde más se nota es en el cansancio del ciclista. Cuando ya llevas bastantes kilómetros bajando y las manos están machacadas de tanto frenar, te encuentras con que este tipo de freno hidráulico hace que tengas que apretar mucho menos las manetas para mantener la bici bajo control. Lo mismo sucede en días fríos, donde si llevas guantes cortos no te costará tanto apretar los frenos. Todos hemos sufrido bajadas donde, con el frío, se nos entumecen los dedos y a duras penas puedes apretar las manetas.

Aquí también pudimos constatar algo que habíamos notado en alguna ocasión: con viento fuerte lateral, la bici no se comporta tan bien como otros modelos de Wilier. Sin ir más lejos, la Zero9 es muy estable con fuertes vientos, sin embargo éste modelo, en un primer momento, cuando giras en una curva o llegas a una zona con vientos cruzados se muestra nerviosa. Cuando el viento es constante no hay este problema. Sobre el grupo poco vamos a decir, salvo que este modelo de 11V es mucho mejor que sus predecesores, incluido en Ultegra de 10V, teniendo un funcionamiento muy suave y preciso en todo momento.

Equipajes Pedaleandoporcanarias. Verge Sport

Equipajes Pedaleandoporcanarias. Verge Sport

Ahora vamos a hablar del tema del peso que tanto importa a muchos ciclistas:

Cuando recogimos la bici en la tienda nos sorprendió el diseño del cuadro, con tubos con formas afiladas y acabados muy bien realizados. También el peso de la bici nos sorprendió, pues es más pesada de lo habitual, y la primera pregunta fue inevitable: ¿vale la pena sacrificar ligereza a cambio de llevar los frenos de disco? la respuesta la dejamos para el final. El peso anunciado por el fabricante de 8,6kg (frente a los 8,3kg del modelo GTS con frenos de zapata) quedaban algo lejos de los 9,45kg con pedales que marcaba la báscula (aproximadamente 6kg con los pedales y sin ruedas; 1,5kg la rueda delantera y 2kg la trasera). La web de Wilier no dice a qué talla corresponde ese peso, por lo que es posible corresponda a una talla S. Nuestra bici es una talla M y con los pedales Look Keo 2 max (265g.) podría terminar dando ese peso.

Muchos dirán que es un peso elevado y poco habitual en bicis nuevas, pero teniendo en cuenta que se trata de una bici de menos de 2.000€, con frenos de disco y que, salvo el cuadro de carbono, el resto de componentes son de aluminio, el peso final se podía mejorar sin problemas. Aún así, la mejora en seguridad que aportan los frenos de disco, para una gran mayoría de los cicloturistas, bien merece llevar una bici un poco más pesada. Nos guste o no poco a poco veremos muchos modelos de bici con este tipo de frenos.

Perfil de la subida y descenso desde Arico hasta El Contador en 2D y 3D

Perfil descenso desde el cruce de Las Hayas hasta Vallehermoso en 2D y 3D

Especificaciones Wilier GTS Disc:

  • Grupo: Shimano 105 11V
  • Cambio trasero: Shimano 105 11V
  • Desviador: Shimano 105 11V
  • Manetas: Shimano 105 11V
  • Cassette: Shimano 105 11V
  • Cadena: Shimano 105 11V
  • Bielas: Shimano FC-RS500
  • Frenos: TRP HyRD, con pinzas hidráulicas accionadas por cable.
  • Sillín: Selle Italia X1
  • Tija de sillín: FSA Gossamer custom Wilier Triestina
  • Potencia: FSA OS-168 custom Wilier Triestina
  • Manillar: FSA Omega custom Wilier Triestina
  • Peso: 8,6 kg ± 5%
  • Ruedas: Fulcrum RSport Disc

Conclusión: nos ha gustado mucho este sistema de frenado mecánico-hidráulico, es de suponer que en cuanto estos sistemas se popularicen será el estándar para cualquier bici, quedando las zapatas de freno en el olvido o para bicis de primer precio. La respuesta a la pregunta, ¿vale la pena sacrificar peso a cambio llevar frenos de disco?, es: sí, sin duda alguna. La seguridad que aportan compensa los inconvenientes del peso. Hay que tener en cuenta que este modelo es de acceso, y modeles superiores, más caros, son más ligeros, por lo que parece claro que será nuestro bolsillo, una vez más, el que decida qué modelo escoger y el peso definitivo de nuestra bici con frenos de disco. 

Una última cosa, si tenéis oportunidad de probar una bici de carretera con frenos de disco, no dejéis de pasar la oportunidad. Ya nos contaréis.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. En su navegador puede deshabitar las cookies y borrarlas.ACEPTAR

Aviso de cookies
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad