Yeray Cabrera, más mordiscos en el Risco de Agaete

Yeray Cabrera, más mordiscos en el Risco de Agaete

Lamentablemente la historia se vuelve a repetir, otro ciclista sufrió un ataque por parte del mismo perro que ya denunciamos aquí hace unos meses. En este caso ha sido Yeray Cabrera del C.D. B-Sporty el que estaba rodando tranquilamente en grupo, con otros ciclistas por el Risco de Agaete, cuando se vieron sorprendidos por el ataque del can, que con la misma violencia de otras veces, mandó a Yeray directo al ambulatorio de un mordisco. La cosa ya traspasa lo anecdótico y empieza a ser un problema bastante serio para todo el que vaya en bicicleta por la zona.

Yeray Cabrera,  más mordiscos en el Risco de Agaete

Yeray Cabrera, más mordiscos en el Risco de Agaete

Yeray nos hacia el relato de lo sucedido de la siguiente manera:

Yeray Cabrera, más mordiscos en el Risco de Agaete

Yeray Cabrera, más mordiscos en el Risco de Agaete

-Bueno lo primero cuéntanos exactamente lo que te sucedió, porque creo que es una historia muy similar a otra noticia nuestra de hace unos meses…

Salimos de ruta los compañeros del club (Gonzalo, Óscar, Josito y Hugo), desde Arucas dirección El Risco de Agaete y vuelta. Por el camino les iba diciendo que había leído en la página de pedaleandoporcanarias.com que a la altura de El Risco había un perro que atacaba a los ciclista y que intentásemos ir agrupados para evitar que nos atacase. Tras llegar a El Risco y hacer una paradita para avituallarnos, salimos dirección Arucas y justo en el km 12 sale un perro de una curva sin que ninguno de nosotros lo viese, sin previo aviso en modo de ladrido y me muerde en la pierna izquierda a la altura del tobillo.

Inmediatamente nos paramos porque el dolor era muy intenso y el chorreo de sangre era considerable y seguir pedaleando en dirección Agaete hubiese sido temerario por mi parte. En ese momento pasaba un motorista que se paró para interesarse por lo que sucedía y me llevó hasta el Centro de Salud de Agaete. En el Centro de Salud me hicieron las curas y me remitieron al Hospital para que me pinchasen la vacuna antirrábica. Fin de la ruta.

-Me comentas que ya habías leído nuestro artículo al respecto…

Tal y como dije antes, leí esta noticia en vuestra página y siempre lo tenía en mente, debido a que les tengo respeto a los perros y nunca sabes cómo pueden actuar.

-¿Te había pasado alguna vez algo parecido?

Jamás. Llevo años corriendo por la montaña y nunca me había sucedido nada parecido.

-¿Cuál fue el parte médico, cuánto estarás de baja? por lo menos deportiva, según el médico.

Yeray Cabrera, más mordiscos en el Risco de Agaete

Yeray Cabrera, más mordiscos en el Risco de Agaete

En el Hospital Doctor Negrín me dijeron que los colmillos superiores me habían llegado hasta al hueso y se podía ver a simple viste. En principio me han dicho que hasta que no cicatrice y no sienta dolor no vuelva a la actividad deportiva.

-Y Ahora mismo, ¿cómo te encuentras?

A día de hoy las heridas no se han infectado, cosa que me preocupaba bastante, pero el dolor y la hinchazón no cesa.

-El dueño del perro apareció, ¿verdad? ¿Cuál fue su actitud?

Cuando apareció el dueño yo ya no me encontraba en la zona, pero si estaban mis compañeros. Al principio su actitud fue un poco agresiva y negaba que hubiese sido su perro, pero enseguida se dio cuenta de la gravedad del asunto y pidió disculpas.

-El tema acabó en denuncia, según cuentas. ¿Cuáles son los pasos que llevará el proceso según te dijeron?

Efectivamente, en cuanto salí del hospital fui a interponer la correspondiente denuncia acompañada de un parte de lesiones. Según me han comentado esta denuncia irá dirigida a los Juzgados de Santa María de Guía.

-Bueno Yeray, queremos darte las gracias por contarnos todo y desearte una pronta recuperación.

Porque la justicia en nuestro país está bajo mínimos, porque simplemente con la denuncia en la Guardia Civil, con el parte de lesiones que tiene Yeray y con los antecedentes que tiene el perro, debería ser bastante para que al dueño del can le cayera una buena multa y no se le permitiera tener animales, si no es capaz de preocuparse de vigilarlos como debe. Seguramente si cualquier día hubiera una fatalidad mucho mayor, rápida y apresuradamente se procedería con el sacrificio del animal y a multar o condenar a su dueño en un santiamén, en este país sólo se actúa después de las desgracias, en vez de prevenirlas antes. Mientras tanto recuerda que en el Risco de Agaete, hay alguien que te está esperando en la cuneta, dispuesto a joderte la mañana, ten cuidado. Un abrazo.

Anterior articulo sobre los mordiscos 

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola