Madrid Lisboa Non Stop, 10 maratones de MTB unidos sin sentido

Madrid Lisboa Non Stop, 10 maratones de MTB unidos sin sentido

“Madrid Lisboa Nom Stop, 10 maratones de MTB unidos sin sentido” esta era la definición que el equipo Atlefulca, único representante canario en la prueba, dio a la catastrófica organización  que se encontró en la maratón de larga distancia que recorre las dos capitales peninsulares.

David Pérez y Miguel Ángel Betancor los dos componentes del CD Atlefulca

Miguel Ángel Betancor componente del CD Atlefulca

David Pérez y Miguel Ángel Betancor los dos componentes del CD Atlefulca nos relataban el mal sabor de boca que se trajeron de tierras peninsulares. No tanto por el recorrido de la prueba sino por la organización: ”En primer lugar, siempre fuimos conscientes de que la distancia a recorrer (tal como se explícita en la página web) era de 770 kilómetros, cual fue nuestra sorpresa cuando al descargar los tracks (también publicados en la página web oficial) en nuestros respectivos gps sólo se reflejaban 709 kilómetros. Comunicamos esta discordancia a los responsables de la organización y no se habían percatado de que el diseño de los tracks de la segunda y décima etapa publicados no eran los correctos. Rápidamente nos solucionaron esta incidencia, pero no hicieron extensiva la comunicación al resto de corredores”. Hombre, pues que llegues a una Maratón de 770 kilómetros, que te has preparado durante tanto tiempo y que no coincida el track, que es lo más importante que debe tener cualquier carrera, pues te pone en antecedentes de la preocupación de la organización con este detalle, aun así la odisea continuó. ”En cuanto al diseño de los tracks, también queremos expresar nuestro desacuerdo, en tanto que pensamos que fueron ejecutados desde un ordenador, sin tener en cuenta las características del entorno. A modo de ejemplo, tracks que discurrían sobre muros. Desde nuestra inexperiencia y de forma intuitiva buscábamos una salida a ambos lados del muro, hecho que nos demoraba constantemente y nos alejaba del tramo de carrera. También con respecto a este tema, quizás sería más conveniente hablar de diez etapas maratonianas de MTB que de una supermaratón Madrid-Lisboa. Vivida la experiencia, puedo afirmar que el diseño de la prueba no está pensada de ningún modo para el corredor que la ejecuta de forma individual”. Ni los servicios que contratabas y que tenías que pagar,  daban el servicio que se suponía tenían que dar: “En el momento de la recogida de los dorsales, se contrata un servicio de localización vía satélite para la seguridad del corredor. Este servicio ofrecía llamada al corredor en caso de desvío de la trayectoria o en caso de permanencia de tiempo excesiva en un punto determinado, motivado quizás por una caída o abandono. En nuestro caso, anunciamos que tampoco fue funcional dado que nunca recibíamos esa llamada, es más, éramos nosotros los que llamábamos a la organización cuando nos desviábamos del track por los motivos descritos anteriormente: muros, vallas, animales sueltos, etc.”

Los avituallamientos tampoco fueron nada del otro mundo, aquí los tenemos mucho mejores para cualquier cicloturista: “En cuanto a los puntos de hidratación, tampoco son muy prometedoras nuestras palabras, a base exclusivamente de plátanos, agua y Powerade, el recorrido es imposible.” Entre tantos problemas, sumados a la dureza de la carrera, el equipo Atlefuca no pudo terminar su reto: “Al final la sensación es agridulce: Dulce porque las sensaciones fueron muy buenas, tanto mi compañero Miguel Betancor como yo disfrutamos de las primeras etapas, de hecho en Navalperal de Tormes (punto de inicio de la cuarta etapa) ocupábamos los puestos sexto y séptimo de la categoría individual, sintiéndonos físicamente genial; Agrio porque a partir de este momento una serie de infortunios, algunos motivados por nuestra inexperiencia en este evento y, otros, por la mala organización de los responsables de la carrera, nos obligaron a abandonar en la octava etapa, impidiendo el logro de nuestro objetivo.”

David Pérez y Miguel Ángel Betancor los dos componentes del CD Atlefuka

David Pérez y Miguel Ángel Betancor los dos componentes del CD Atlefuka

Aunque lo mejor es quedarse siempre con las cosas positivas: ”A pesar de tantas desventuras, nos sentimos pletóricos por haber logrado pedalear sin descanso durante más de cuarenta horas, disfrutando de la naturaleza en su máximo esplendor, pedalear bajo la luz de la luna (y no quiero parecer un romántico con estas palabras, es que realmente sólo pedaleábamos bajo la luz de la luna porque las baterías de nuestros focos se agotaron, jajaja), sentir cómo los ojos de los animales te observaban, vivir en cuerpo y alma la naturaleza”. Pero si hablamos de repetir otro año, ahí la cosa cambia: “¿Repetiría? Muy difícil dar respuesta a este interrogante en este instante, ya que la decepción con respecto a la organización es elevada, quizás con el tiempo mire desde otra perspectiva”.

David Pérez y Miguel Ángel Betancor los dos componentes del CD Atlefulca

componente del CD Atlefulca

El haber participado y sufrido este tipo de circunstancias en una prueba en la que tienes puesta mucha ilusión y trabajo, también te ofrece otra visión de lo que tenemos aquí: “Ahora puedo decir, con mucho orgullo, que no tenemos nada que envidiar a las carreras planificadas en la Península. Animo a los clubes organizadores de las distintas islas que sigan trabajando en la línea que lo vienen haciendo porque miman sobremanera a los amantes de esta disciplina.”

Ya en la despedida los sinceros agradecimientos de David : “No quisiera despedirme sin hacer una mención especial a mi compañero de fatigas y miserias y, sobre todo, AMIGO, Miguel Betancor; su experiencia salvó muchas de estas dificultades y gracias a ello llegamos tan lejos. Igualmente quiero dejar constancia de mi agradecimiento a mi equipo de asistencia, constituido por mi hermana Jezabel y mi mujer Vicky, que sin tener experiencia ninguna pusieron todo su empeño en salvar todos los obstáculos relatados. Por último, aunque no menos importante, agradecer al CD Atlefulca y a sus patrocinadores, la confianza depositada en nosotros. Una vez más, «Pedaleandoporcanarias», apoyando a los ciclistas canarios, vaya para ellos también mi agradecimiento.”

Aquí hemos publicado sólo algunas de todas las desventuras que vivieron los nuestros en la Madrid-Lisboa Non Stop. Es lamentable que prepares con mimo una carrera durante meses, que te gastes una pasta en desplazamientos, inscripciones y demás y te encuentres todo este pastel. Eso sin contar por lo que vimos en las redes sociales, pues hubo un montón de denuncias: por corredores que, por lo visto, se agarraron a los coches o que atajaron. Hay que tener mucho cuidado donde depositas tu confianza, aunque el engaño a veces sea difícil de descubrir, en la Madrid Lisboa Non Stop ya sabéis cómo se las gastan. Un abrazo.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola