Londres a golpe de pedal. Ciclismo urbano y más

Londres a golpe de pedal. Ciclismo urbano y más

Durante un reciente viaje a Londres pude cambiar la visión que, como ciclista, tenía hasta ahora de la ciudad del Támesis. Había visto unos cuantos videos que te ponen los pelos de punta, con ciclistas atropellados, cuando no arrinconados, por autobuses, coches, camiones o taxis. Un panorama bastante sombrío que contrasta con las noticias de más y más kilómetros de carriles bici.

Ciclismo urbano en Londres

Ciclismo urbano en Londres

Sin embargo, la realidad es que hay miles de ciclistas recorriendo las calles a diario de la capital británica. La mayoría de ellos va al trabajo, les ves a ellos con sus trajes y corbatas o a ellas con traje también o faldas, a lomos de sus bicis plegables –Brompton muchas de ellas, aunque no son mayoría, ni mucho menos–, con sus bolsos o mochilas a la espalda.

Ciclismo urbano en Londres

Ciclismo urbano en Londres

Les ves con bicis nuevas o de hace… 20 años o más, Da igual la parte de la ciudad por donde te muevas, vas a ver ciclistas por todas partes con bicis fixies, con frenos de disco –hay muchísimas bicis de carretera con frenos de disco–. La ciudad está llena de bicicletas moviéndose entre el tráfico rodado desde bien temprano hasta bien entrada la noche. Estamos en diciembre y a las 16:00h ya es de noche. Sin embargo a las 20:00h aún hay muchas bicis rodando por las calles.

Ciclismo urbano en Londres

Ciclismo urbano en Londres

Prácticamente todos llevan luces delante y detrás, o sobre el casco –sí, aunque no es obligatorio hay muchos ciclistas que llevan casco puesto–, también los hay que llevan chaleco reflectante, pero la gran mayoría lleva ropa de vestir, lo que no deja lugar a dudas. Miles de londinenses prefieren la bici al metro como medio de desplazarse de manera rápida por la ciudad, pese al frío, la lluvia o el tráfico.

Ciclismo urbano en Londres

Ciclismo urbano en Londres

Nuestro viaje era de placer, pero tenía claro que no podría regresar sin probar sus sistema público de bicicletas. Y eso hicimos, escoger un punto de alquiler, pararnos a leer las instrucciones de la pantalla y coger un par de bicicletas con los que descansar las piernas de caminar y disfrutar de la ciudad.

El sistema te pide una tarjeta de crédito/débito en la que te cargarán las 2£ diarias que cuesta el alquiler. La primera media hora de cada día es gratis, pero a partir de ahí toca pagar. Una vez pagado se imprime un ticket con un número de 5 cifras (combinaciones de los números 1, 2 y 3) que tecleamos en el soporte donde está la bicicleta. Una vez que la luz está en verde podemos retirar la bici y recorrer la ciudad. Cada vez que queremos coger una bici, porque hemos dejado la que teníamos en un punto dado, hay que repetir el proceso –el sistema nos pide la tarjeta de nuevo y comprueba si ya hemos pagado y entonces nos imprime un nuevo ticket–, pero es muy rápido y se tarda menos de 5 minutos en coger una bici.

Ciclismo urbano en Londres

Ciclismo urbano en Londres

La bici es un hierro bastante pesado, ideal para resistir el trote que miles de ciclistas le van a dar. Es de acero, muy sólida, con el ajuste en altura del sillín como única opción, y con tres cambios. No se necesita más para una ciudad que es esencialmente llana. La bici dispone de luces led blancas delante y rojas detrás, frenos de tambor, timbre y una pequeña cesta en el manillar (con una cuerda elástica) para llevar bultos pequeños como bolsos o mochilas.

Ciclismo urbano en Londres

Ciclismo urbano en Londres

La circulación por la ciudad es el aspecto más delicado para el resto de europeos, acostumbrados a ir por la derecha. Te sientes despistado en muchas ocasiones, sobre por qué lado de la carretera debes ir. El carril bici típico suele ser de un metro de ancho, de doble sentido en muchas ocasiones, que discurre paralelo al carril de coches. Pero a poco que te fijes qué hacen los demás no tendrás demasiados problemas para aventurarte a conocer Londres en bici.

Ciclismo urbano en Londres

Ciclismo urbano en Londres

El servicio de alquiler está patrocinado por el Banco Santander, que dispone de una aplicación para móvil con la que aparte de alquilar una bici o suscribirte mensualmente al servicio, puedes saber dónde están las estaciones de alquiler más cercanas, cuántas bicis tiene disponibles, los huecos libres que hay en ellas o planear tu ruta. La aplicación siempre te propone tres tipos de ruta: Fácil, con un recorrido algo más largo por parques y calles con poco tráfico, Medio, ya incluye más calles con tráfico y un recorrido más corto y Rápido, que ya te mete por el camino más directo posible hasta tu destino.

Ciclismo urbano en Londres

Ciclismo urbano en Londres

Mi experiencia no ha podido ser más positiva. La convivencia entre los vehículos a motor y los ciclistas es bastante pacífica, lo que no quita que haya que tener precaución con ellos pues el peligro acecha a los desprevenidos. Los conductores están muy acostumbrados a que los ciclistas se cuelen entre los coches, cuando hay colas, intentando ganar posiciones hasta llegar a los semáforos o intersecciones y no se nota estrés por parte de ninguno de los dos colectivos.

Dicho esto, si eres ciclista habitual y visitas Londres, no lo dudes y utiliza el sistema de bicicletas público, aparte de moverte rápido y a tu aire, podrás disfrutar de la ciudad de una manera diferente. En cuanto al resto de medios de transporte público (Bus, Metro, Taxi), si lo que vas es a hacer turismo, sólo descarto el metro porque no ves la ciudad y el taxi por caro. El bus es lento, pero podrás ver la ciudad relajadamente mientras esperas entre semáforo y semáforo. A great huge.

Nuestro análisis a partir del segundo 35 del video.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola