Llegan las inversiones en carreteras a Tenerife

Llegan las inversiones en carreteras a Tenerife

El Cabildo de Tenerife ha anunciado 200 millones de euros en inversiones en carreteras durante los próximos 5 años. Las obras serán de rehabilitación y refuerzo del firme, acondicionamiento de travesías, peatonales, variantes, intersecciones y enlaces, seguridad vial, señalización y alumbrado.

Se trata de un plan de actuaciones a seis años vista que fue presentado el viernes pasado por el presidente del Cabildo, Carlos Alonso, el vicepresidente, Aurelio Abreu, y los directores insulares de Fomento y Carreteras, Miguel Becerra y Ofelia Manjón.

Para 2016 se invertirán cerca de 23 millones de euros, mientras que en los siguientes años la inversión será superior a los 31 millones de euros y con este plan dicen que se crearán unos 6.000 empleos anuales.

Las principales obras para este año son:

  • Mejora en las autopistas del Norte y el Sur (TF-5 y TF-1) en las que se prevé invertir 1,3 millones en la adecuación de los enlaces y otros trabajos para reducir las colas en la TF-5. Además, a la TF-1 se le destinará 600.000 euros para su alumbrado. El refuerzo de firme de las dos vías supondrá el gasto de 820.530 euros.
  • Zona Sur:  mejora de la TF-28 en los municipios de Santa Cruz y Arico (1.286.000 euros); la TF-65 en San Miguel (972.000); TF-66, en El Fraile (687.000); el acceso a Arona de la TF-51 (1.060.000 ); el tramo de la TF-665 entre Guaza y Los Cristianos (599.000 ), el acceso a Punta de Teno en la TF-445 (568.000) y la rotonda de Armeñime en la TF-82 (651.000 euros).
  • Zona Norte: mejora de la TF-324 entre La Orotava y Los Realejos (1.289.000 euros); la TF-326 (706.000); la TF-152, en Tacoronte (562.000); y el acceso a Puerto de la Cruz por Martiánez, en la TF-31 (600.000).

Anunciaron además dos nuevas carreteras en la zona sur que cuentan con un presupuesto de 13 millones de euros. La variante de Alcalá, en Guía de Isora, tiene como objetivo disminuir la congestión de la TF-47 en la zona turística de Guía de Isora, mientras que la de la TF-66, en Las Galletas, (Arona) pretende permitir la ejecución de la rehabilitación costera de la playa de Las Galletas. Con estas carreteras se quiere retirar el tráfico de las zonas urbanas debido al incremento de la población y además mejorar el uso turístico.

Ya era hora de que se realizaran inversiones en las maltrechas y totalmente descuidadas carreteras de la isla, en las que durante demasiados años apenas se ha realizado inversiones para mejora y mantenimiento. Nuestros políticos no deberían olvidar que vivimos del turismo y las infraestructuras viarias son fundamentales para que los turistas puedan recorrer la isla y disfrutar de nuestros paisajes durante su estancia. Esperamos que también se acuerden del turismo ciclista, tan abundante en nuestras carreteras y creen o rehabiliten arcenes y coloquen señales que mejoren la seguridad vial.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola