Cámaras térmicas para descubrir las bicis con motor de los tramposos

Cámaras térmicas para descubrir las bicis con motor de los tramposos

El canal de televisión francesa Stade 2 ha querido liarla en el ciclismo con un documental sobre el trucaje de bicicletas a las que se añaden motores en el eje de pedalier o en la rueda trasera, en una versión aún más refinada del engaño.

El documental ahonda en las sospechas surgidas desde hace varios años sobre la posibilidad de que ciclistas profesionales estuvieran empleando motores en las bicis y que se confirmó en el pasado mundial de ciclocross en Bélgica, si bien no queda claro cómo llegó la bici al box de la corredora que la empleó ni se sabe más de la investigación sobre lo sucedido . Éstos motores aportarían unos pocos vatios de potencia extra en momentos clave de las carreras, lo que marcaría la diferencia entre el anonimato del segundo y la gloria del vencedor.

No son inventos baratos -sobre todo los más sofisticados- pero la inversión puede significar una victoria de gran prestigio para un corredor y mucho dinero en patrocinios, contratos millonarios, etc., por lo que el riesgo bien vale la pena. El fraude tecnológico parece que ha llegado cuando los controles antidoping son más exhaustivos y difíciles de burlar. Desde nuestro punto de vista, el documental es bastante sesgado y partidista. Como siempre, los franceses se quejan de que los demás son unos tramposos y ellos unos santos que no rompen un plato. Las imágenes elegidas y el montaje final está muy bien, haciendo pensar al espectador que, efectivamente, los motores en las bicis son algo que se emplea de forma más o menos habitual, pero no aportan pruebas fehacientes, no dan nombres, sólo apuntan con el dedo acusador y dejan caer la sospecha sobre unos corredores, quedándose tan anchos.

Por otro lado, la UCI ha salido al paso mostrando los controles que realizan habitualmente en las bicis de competición con una tablet y un medidor de campos magnéticos, que pondrían en evidencia la presencia de motores o imanes en el cuadro y las ruedas -método que también ponen en duda en el documental-.

No cabe duda de que se trata de una tecnología que está disponible y al alcance de aquellos dispuestos a hacer trampas en el ciclismo, pero de ahí a acusar a cualquiera porque cambia de bici en la subida de un puerto (algo que se viene haciendo desde hace muchísimos años en busca de una bici más ligera para escalar) o porque nos pueda parecer sospechoso el rendimiento de un corredor… Nosotros lo tenemos claro pero, ¿qué opináis vosotros?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. En su navegador puede deshabitar las cookies y borrarlas.ACEPTAR

Aviso de cookies
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad