Unai Yus, alsolajero y contra el crono en la Ultrabike Lanzarote

Unai Yus, alsolajero y contra el crono en la Ultrabike Lanzarote

Alsolajero. Sufrí como nunca y perdí como esperaba. Cuando te enfrentas al actual Campeón de España de bikemaratón, lo normal es que te gane. Pero si juegas en tu terreno, si el recorrido te beneficia tienes alguna opción. Pero, siempre hay alguien que te lo complica un poco más.

La crono de la Isla de La Graciosa es el pistoletazo de salida de la Ultrabike Lanzarote. Una crono de motor puro y duro, de mover desarrollo, lo que ahora llaman vatios, de sufrir y morirse encima de la bici. Una crono en la que se sale cada 30″, una crono en la que tener referencias es clave.

Pues bien, cómo ganador del año anterior esperaba llevar el dorsal 1, que significa que sales el último en la crono. Y así es en todas las carreras que yo conozco, incluso el Tour de Francia. ¿Os imagináis a Peter Sagan saliendo el último y Froome el penúltimo en el prólogo de la Grande Boucle? Yo no… así que, a quien corresponda, gracias. Con esto, no quiere decir que hubiera ganado, eso nunca se sabrá, pero hubiera tenido más posibilidades ante un corredor superior a mi.

Y todo esto lo sabía desde ayer. Cuando me quejé a quien correspondía le dije, la cosa va a estar en 8-10″ Pues no me he equivocado mucho. Una pena, porque me encanta el largo día en La Graciosa. Un día que empieza montandote en una furgoneta a las 08:00, que sigue montandote en un barco a las 9:30, un día en el que empiezas a pedalear a las 10:50 cuando tú salida es a las 13:15. Es un día largo y de locos, pero es tan diferente que me encanta.

Unai Yus. Ultrabike Santa Rosa 2018

Unai Yus. Ultrabike Santa Rosa 2018. foto: alsolajero.com

Y por fin cuenta atrás: 5, 4, 3, 2, 1,.. ¡salida! Y cambia la velocidad, todo parece ir a cámara lenta. De salida un viento de cara en la primera subida que lo hace mucho más duro. No avanzo pero veo a Oriol Colomé que parece ir peor… o es que ha salido lento. Toca sufrir, apretar, es largo, media hora. Y qué larga se puede hacer media hora. Se acaba la primera subida, giro a la derecha y toca seguir subiendo. Es poco desnivel, pero entre el viento y los rizados, duele. Colomé ha pillado al corredor que le precede, y yo a los dos.

Sólo miro hacia adelante, sé que mi rival está por detrás, pero mi carrera está delante. Me fijo en los siguientes corredores, no van tan lejos, pero se acaba la subida y en la bajada es difícil recortar. Aprovecho para echar un trago de agua, recuperar un poco y volver a apretar en cuanto giramos y empieza la zona de la arena blanca. Este año está más prensada, más dura, por las lluvias. Y menos mal, porque con el viento cómo cuesta avanzar rápido. Sigo adelante, sigo adelantado corredores. Siento mis piernas a punto de explotar. Soy incapaz de escuchar nada, sólo mi respiración. Hacía mucho que no era capaz de sufrir así. Giro a la izquierda y llega una zona llana y favorable a priori. Pero voy tan tostado que no consigo mover el 34×10. Lo meto y me muero, no soy capaz. El 11 me parece poco, vuelvo a meter el 10 y no aguanto nada, otra vez para arriba. Y encima, la pista llena de rizados.

A lo lejos veo otro corredor, próximo objetivo. Poco a poco me acerco, pero no tan rápido como quisiera. Justo llego a él antes del último giro a izquierda. Ahora sí, viento de cola, 34×10 enroscado, lomo agachado y a todo lo que da el cuerpo. Me acerco muy rápido al repecho, un repecho que parece un puerto. Un par de dientes arriba, otro más…joder cómo cuesta. Paso gente en bici, ya no sé si sin corredores o gente que pasea en bici por la isla, no veo, no enfoco, son bultos. Una bajada rápida, otro pequeño repecho y la bajada final a Caleta de Sebo. Con todo metido me quedo sin poder dar pedales, 59km/h me llega a marcar el Garmin… ¡para habernos matao!

Curva a izquierda, sprint, golpe de riñón y a esperar. Estoy muy satisfecho de mi tiempo, sólo 20″ más que el año pasado con bastante más viento. Pero la alegría dura muy poco en casa del pobre, ocho segundos, ocho putos segundos… un mundo.

Mañana tocará intentar la épica, será difícil, él simplemente me tiene que aguantar y con el viento que se espera, su papel es más cómodo. Sólo puedo prometer una cosa, que lo voy a intentar.

CLASIFICACIONES: 1o_etapa_ultrabike