Los Titanes del Aula Enclave del  IES Playa de Arinaga

Los Titanes del Aula Enclave del IES Playa de Arinaga

Contar y dar a conocer las andanzas encima de la bici de los chavales del IES Playa de Arinaga que cursan el programa de Tránsito a la Vida Adulta es una de aquellas cosas por las que te sientes orgulloso de tener una revista como Pedaleandoporcanarias. Sus ganas de aprender son todo un ejemplo contagioso de superación, que alegra la vida a todo el que les ve progresar día a día. Eva Ruano, maestra especialista en Educación Especial y tutora de estos titanes es, además, una asidua a las pruebas de escuelas de ciclismo.

Cada jueves, sus alumnos se montan en su bici, siguiendo las indicaciones de los monitores de Iduna, la escuela de ciclismo de Vecindario, y nadie mejor que ella para contarnos quienes son estos “máquinas” y en qué consiste el trabajo que están realizando con ellos con el ciclismo como terapia en el IES Playa de Arinaga. Así comenzaba esta entrevista:

Los protagonistas de este artículo no son ciclistas federados, no compiten en escuelas, ni en XC, en ruta y mucho menos en descenso. Sus competiciones son otras: luchan cada día por hacerse un hueco en la sociedad, por superarse, por avanzar aunque sea a pasitos cortos… Pero tienen algo en común con ustedes, lectores de pedaleandoporcanarias, les apasiona montar en bici.

Todos los jueves se ponen su camiseta amarillo flúor en cuya espalda se puede leer Escuela de ciclismo. Cogen el transporte público, caminan e incluso corren más de un kilómetro para llegar al esperado destino, la clase de ciclismo.

Allí los reciben Jonay y Oliver, con la mejor de sus sonrisas y con todo preparado para vivir dos intensas horas. En este tiempo desaparece de sus vidas la palabra discapacidad y todo se vuelve accesible, obstáculos superables, vivencias apasionantes…

Gracias Jonay y Oliver por creer en ellos, por hacerles sentir capaces, campeones, sufridores, en resumen, por hacer que se sientan… ciclistas.

– Bueno Eva, chicos con necesidades educativas especiales y bicicletas ¿Cómo surge la idea de mezclarlos?

La verdad es que parece que estábamos destinados a esta actividad. Los chicos cursan un programa de Tránsito a la Vida Adulta (Aula Enclave), en el IES Playa de Arinaga, y entre los objetivos que se trabajan con ellos están la realización de actividades deportivas, fomentar actividades de ocio y tiempo libre, trabajar la autonomía a la hora de desplazarse, conocer y cumplir las normas de educación vial, … y montar en bici ayuda a conseguirlos todos. Sumado a todo esto se daba el caso de que dos de los chicos (Néstor y Víctor) utilizaban mucho la bicicleta por la zona de Arinaga y que otro de ellos (Eddy) quería aprender a pedalear.

Hicimos una votación entre varios deportes y ciclismo salió como opción ganadora,  así que se propuso la actividad a las familias,  que acogieron la idea con algo de asombro pero con aceptación y empezamos la aventura.


– Básicamente, ¿en qué consiste el trabajo que estáis realizando?

Las clases se están desarrollando dentro del parque Camilo Sánchez que se encuentra en el municipio de Santa Lucía y el trabajo ha sido programado de manera progresiva. Las primeras sesiones se destinaron a enseñar a montar en bici a Eddy y a Alberto, dado que no tenían ninguna experiencia, mientras el resto trabajaba aspectos de coordinación, equilibrio y destrezas. Una vez todos sabían pedalear, comenzaron las clases en las que conocieron a través de juegos y dinámicas a usar los frenos y los cambios. Seguidamente aprendieron las normas básicas de seguridad vial dentro del circuito y ya están en una fase en la que salen a la calle utilizando el carril bici. Además de esto aprenden nociones sencillas de mecánica: colocar ruedas, poner y probar frenos, meter la cadena, etc… y está previsto que intenten realizar las pruebas típicas que se realizan en las gymkanas de pruebas de escuelas.

– ¿Conocíais el trabajo ya del CC Iduna y de su escuela? ¿Cómo entras en contacto con ellos?.

Sí, soy madre de dos niños que llevan ya cinco añitos en la escuela Iduna y por tanto, conocía de primera mano tanto el trabajo que se hace en ella como a los técnicos. Así que desde que salió elegida la propuesta de ciclismo por parte de los chicos y con el visto bueno de las familias, me puse en contacto con Jonay Gil para comentarle la idea. Lejos de parecerle una locura, aceptó encantado, comentándome además que ya había tenido una pequeña experiencia con otras Aulas Enclave de Vecindario, así que no partía de cero en cuanto al contacto con chicos con necesidades especiales se refiere. Y nos pusimos manos a la obra.

– ¿Cuántos chavales téneis en este programa? ¿De qué edades estamos hablando?

Son siete alumnos ( seis chicos y una chica) que irán cumpliendo este curso los 17 años. Es el número máximo de alumnado que puede haber en un Aula Enclave. Presentan necesidades educativas especiales de diversa etiología: discapacidad intelectual, discapacidad auditiva, trastorno del espectro autista… pero prefiero hacer hincapié en algunas de sus CAPACIDADES, son capaces de aprender con ilusión y alegría, son capaces de hacer que no sólo ellos disfruten en las clases sino los técnicos y las profesoras que los acompañamos.

– ¿Cuánto tiempo lleváis trabajando con este proyecto?

Comenzamos en el mes de octubre con una periodicidad de dos jueves al mes. La idea era ir quincenalmente desde octubre hasta abril, puesto que el presupuesto del que disponíamos no nos permitía más. Hay que tener en cuenta que además de cubrir las sesiones debemos costearnos la guagua para ir desde la Playa de Arinaga a Doctoral y volver. Pero… visto el éxito que tenía la actividad tanto en cuanto a la motivación del alumnado como de avances que empezamos a ver en los chicos, tuvimos claro que había que hacer algo para aumentar el número de clases.

Montamos un mercadillo en el instituto con cosas hechas por los ellos mismos y recaudamos dinero suficiente para ir semanalmente y hasta finales de mayo.


– ¿Lo habíais hecho con anterioridad o es una experiencia piloto?

No, para el grupo es una novedad. De hecho, como ya comenté, cuando empezamos dos de los alumnos no sabían montar en bici, iban totalmente en blanco. Incluso reconozco que tenía mis dudas acerca de que uno de ellos pudiera conseguir aprender, fue Jonay el que me dijo “al menos que experimente la sensación de caminar mientras agarra el manillar…” y sorprendentemente aprendió en sólo dos clases. Ya en la escuela de ciclismo Iduna habían tenido una pequeña experiencia con chicos de características similares y se podían hacer una idea de hasta donde llegar. Pero creo que los nuestros han sido toda una revelación ( me sale el amor de maestra).

– Supongo que para los chavales será una experiencia totalmente distinta a lo que están acostumbrados. ¿Cómo reaccionan?.

¿Tú sabes la cara que ponemos niños y padres en la cabalgata de los Reyes Magos?, pues esa misma fue la cara del primer día de clases y la que ponen cada vez que hay algo nuevo preparado. Comenzamos con una pequeña presentación teórica, pero no dejaban de mirar las bicicletas y una vez se montaron las reacciones fueron indescriptibles.

– ¿Es habitual realizar con los chavales actividades deportivas fuera del centro?

Ellos hacen educación Física con otros grupos del instituto como actividad inclusiva y además los profesores de dicho departamento nos invitan a participar de múltiples actividades deportivas que organizan: master class, carreras solidarias, convivencias, etc.

Y por las tardes algunos de ellos a nivel personal acuden a natación, jugar al padel y Víctor se ha federado en … ciclismo.

– ¿Qué mejoras notáis en su comportamiento debido al ciclismo? ¿Es algo fácil de determinar o tienes que ser un experto en la materia para darte cuenta?.

Lo primero a destacar es que mientras están montados en las bicicletas, tanto Lorena (mi compañera en el aula) como yo, nos quedamos asombradas porque tienen reacciones, actitudes y aptitudes, que dentro del aula son impensables. La relación entre ellos es de respeto, de compañerismo, se gastan bromas, disfrutan… Y si nos fijamos en lo que les aporta la bici a cada uno de ellos también decir que es todo positivo. Alberto ha ganado muchísimo en control postural y es capaz de permanecer “presente” toda la mañana. Eddy ha ganado mucho en seguridad en sí mismo y autoestima. Verónica practica deporte con ilusión y no se queja de que está cansada. Néstor y Víctor han sido capaces de manejar un calendario gracias al ciclismo, puesto que a partir de la imagen de la bicicleta que está pegada sobre los jueves, pueden calcular cuántos días faltan, cuántas semanas quedan… Siso tiene más autocontrol y cumple más las normas y Jordi, que es un chico muy serio, en la bici se desinhibe y es capaz de sonreir y alguna carcajada se ha echado.

Cuando mostramos fotos y videos a otros compañeros y compañeras del centro, se quedan asombrados y sueltan eso de … “si no lo veo, no lo creo”.


– Y los protagonistas ¿Qué dicen?

Los protagonistas están encantadísimos. Te los voy a ir nombrando y te digo literalmente lo que me han contestado a la pregunta ¿qué te parece la actividad de ciclismo?

Alberto: me gusta correr con la bici y que me de el viento en la cara.

Siso: me gusta utilizar el carril bici.

Eddy: he aprendido a montar solo.

Néstor: cuando monto en bici me olvido de todo.

Víctor: montar en bici es lo mejor del mundo.

Verónica: es divertido aprender a hacer ciclismo.

Y Jordi no ha querido contestar, pero sabemos perfectamente que disfruta muchísimo.

– Trabajar en la educación de estos chavales, te dará un plus de satisfacción al ver sus progresos. ¿Verdad?.

Por supuesto, son el agradecimiento personificado. El otro día, Luis Valido (corredor del club Iduna) estuvo con ellos y comentó que lo que ellos transmiten es alegría, ilusión y te hacen sentir muy feliz.

– ¿Qué te resulta más difícil de trabajar con ellos?

Pues a veces, su rigidez mental, les cuesta salir de la rutina y eso hace que se pongan nerviosos, pero como yo soy más terca que ellos, al final todo se soluciona. Otro factor que hace difícil el trabajo es que son todos muy diferentes entre sí, pero si se sabe llevar bien, al final lo que se hace es sumar de unos y de otros.

– Me comentabas que estás consultando la posibilidad para que puedan participar en las competiciones normales. Cuéntanos como va eso.

Bueno, ese es el caso de Víctor, que como ya dije antes se ha federado y su mayor ilusión es competir, pero hay algún inconveniente y es que para su nivel, lo ideal es empezar en escuelas y ya tiene 17 años. Pero bueno, sé que los técnicos ya tienen pensado llevarlo a hacer algunas rutas con los compañeros del club y con eso va matando el gusanillo. Destaco que el año pasado hizo algunos tramos de la Fudenas con su padre y amigos de éste.

A ver si se van animando más chicos y se crea alguna categoría donde se puedan integrar en las competiciones.

No sería mucho pedir que proyectos como este fueran obligatorios en las escuelas y fuese posible aprender seguridad vial practicando ciclismo,  a la vez promoviendo una vida saludable vinculándola al deporte ya desde pequeño. Y ya si encima la conviertes en un programa que ayude a integrar a chavales que necesiten una educación especial, como los protagonistas, mejor que mejor. Felicitar tanto a los ciclistas, al instituto, a Eva por ser la “ideóloga” y responsable del proyecto y a Iduna por llevarlo a cabo, mola contar cosas como las que hacéis vosotros. Un abrazo.