Unai Yus, esta carrera vale por un año: Campeonato de Canarias XC 2018

Unai Yus, esta carrera vale por un año: Campeonato de Canarias XC 2018

San Mateo, una de las carreras más antiguas del calendario de Canarias para… uno de los más viejos de la parrilla, jejeje. Como dije el año pasado, los campeonatos siempre son algo especial, es una carrera que vale por un año, y como tal, es la carrera más importante del año.

Este año tocaba viajar a Gran canaria y correr en un circuito que no conocía. Además en sábado, con lo que aún se complicaba un poco más la cosa por aquello de compaginar las carreras con el trabajo y la familia. Viaje complicado por cancelaciones de última hora, pero el viernes, aunque fuera tarde, dormimos en la isla vecina.

Por la cantidad de corredores y por aquello de que los Campeonatos sean lo más limpios posibles, se decide hacer 2 salidas. Así que, todo el día liado. Tras desayunar, cargamos y a San mateo, para ver el circuito todos los componentes del Loro Parque. 2 vueltas, despacio, tranquilos, comentando los puntos más complicados y las famosas escaleras de San Mateo. Dos cosas nos quedan claras, que va a hacer mucho calor y que el circuito es muy exigente físicamente. Los que corremos a las 16:00 nos vamos a comer mientras los de las 14:00 empiezan a calentar en serio. 

La espera se hace larga, los nervios empiezan a aflorar, y es que estar decidiendo cuándo empezar a calentar más en serio y ver a tus compañeros correr no son muy compatibles, sobre todo cuando hay nervios y finalmente ganamos 3 Campeonatos. Toca ir a la salida, hacer la parrilla y ahí ya se acabarán los nervios. Empezará el sufrimiento, eso sí…

MTB-XC San Mateo 2018

MTB-XC San Mateo 2018

Un minuto, treinta segundos, quince segundos, cinco, cuatro, tres, dos, uno y salida… Fabián Molina, al corredor que más temo porque ha hecho el 11º en la última prueba del Open de España hace 15 días y con el que he corrido muy poco sale fortísimo. Pero fuerte, fuerte, hasta el punto de que nos saca de rueda a todos antes de llevar 300m de carrera. Se me encienden las alarmas, pero no voy a ir al choque, es demasiado intenso. Rampas del 25% para empezar… no es aconsejable darlo todo ahora. Coronamos y llegamos a la zona de obstáculos artificiales en el centro del pueblo. Fabián levanta el pie, lo pillamos y es Pedro Rodríguez quien encabeza el grupo. Después de los obstáculos, una chicane, una primera zona de escaleras, una pequeña subida de asfalto y otra zona de escaleras, las famosas escaleras de San mateo y el sendero que sigue. La salida es complicada, así que me mantengo entre los primeros. De la Fe, quien mejor se conoce el circuito y un tío que baja como los ángeles entra en primero en las famosas escaleras y yo segundo. Pasamos las escaleras y llegamos a las famosas ESES. He decidido hacerlas por la zona larga, algo más lenta que cortando por medio que está muy inclinado y roto. Veo por el rabillo del ojo que un corredor de Vadebicis se tira por medio, con lo que dudo un poco, toco el freno delantero, se me gira la rueda delantera y… salgo de orejas. Nadie me ha molestado, ha sido mi duda. Los dos de Vadebicis han pasado, y Pedro me pregunta si estoy bien. Le respondo que sí, pero aún estoy en el suelo. El resto de corredores se ha quedado detrás de mí atascado. Me levanto, reojo el botellín y arranco. Lo llevo agarrado con los dientes porque por querer arrancar rápido no lo he metido al portabotellín. Unos metros más adelante, en una zona de piedras rápidas se me cae. Llevo el Garmin colgando de la cinta, afortunadamente. Salgo al asfalto, cojo el Garmin y lo engancho en el soporte. Aprieto y llego a Padrón. Un poco por delante van De la Fe y Pedro. Los pillo y Padrón se queda. La carrera no ha empezado como quería, una caída siempre te descentra un poco, pero por suerte no me he hecho nada y estoy en cabeza de carrera.

Unai Yus, Campeonato de Canarias XC, San Mateo 2018

Unai Yus, Campeonato de Canarias XC, San Mateo 2018

De salida, el circuito de San Mateo, es casi todo bajar, y ahora toca subir. Veo que llevo el manillar torcido. Cuando coronamos me paro, me bajo, enderezo el manillar, salto a la bici y persigo a Pedro y De la Fe. Van recuperando de la salida y de la subida, y llego rápido a ellos, aunque sufriendo mucho. Pedro insiste, se le ve con ganas, como en la subida anterior. Así que como puedo, paso a Dani y llego a la rueda del palmero. Menuda agonía de primera vuelta. Pero al menos sigo en la pelea del campeonato. Llegamos a meta, he salvado, al menos de momento, los muebles, pero no voy cómodo, el calentón de llegar a cabeza lo estoy notando. Cojo un botellín, bebo y a seguir. El primer obstáculo lo paso por el rock garden. No le he pillado el gusto al salto, de hecho, ni lo he intentado… tengo mis limitaciones e ir por el aire no es lo que más me gusta, precisamente. Pedro me saca unos poco segundos, 3-4”, no más, y los cierro rápido mientras él recupera. Ventaja para el de Vadebicis por haber saltado. Primeras escaleras, segundas escaleras, las eses, sendero, terreno suelto, velocidad, piedras… el circuito empieza a engancharme. Llegamos rápido abajo y llego a una rápida conclusión. Si vamos sólos y con bastante ventaja,  la carrera está entre los dos si no cometemos errores. Creía que Pedro no estaba en su mejor momento, pero lo veo fuerte. Al fin y al cabo, un campeonato es un campeonato y siempre das más de ti mismo.

Unai Yus en el MTB-XC San Mateo 2018

Unai Yus en el MTB-XC San Mateo 2018

Ninguno de los dos se esconde, cada uno busca marcar su terreno, él las zonas más técnicas y explosivas, yo las subidas más largas. Pero de momento estamos en un momento de marcaje. No hay ataques a muerte, pero si probaturas. Y si suena la flauta…pues a darlo todo. Segunda vuelta, por detrás no se ve a nadie, hace calor, vamos sin tráfico, disfrutando. Me siento seguro porque me he rehecho bien de la caída, no me perdido confianza. Y de piernas me siento bien, pero no veo flojear a Pedro, lo que me hace dudar de si estaré tan bien como creo. Acaba la segunda vuelta, aún quedan 4 más, esto va a ser muy, muy largo. Empezamos a pasar corredores que nos facilitan el paso, detalle que se agradece. Nos vamos copiando los movimientos, yo tenso, él tensa, uno bebe, el otro también, el palmero se tira fuerte para abajo, yo le copio la trazada. No hay margen de error. Pero empiezo a sentirme un poco más fuerte que mi rival, o al menos me lo parece cuando le dejo marcar el ritmo en las subidas. Busca ir un poco, sólo un poco más lento. No sé si seré capaz de soltarlo, cuando va a rueda no baja el ritmo, sigue pegado a mi. Pruebo un par de aceleraciones y mantiene el tipo, está duro hoy. Y no contento con ello, me remacha a uno de mis ataques.

Unai Yus, Campeonato de Canarias XC, San Mateo 2018

Unai Yus, Campeonato de Canarias XC, San Mateo 2018

Vamos a por la cuarta vuelta y decido que toca ponerse el mono de trabajo. Insistir, persistir y nunca desistir. No sé si conseguiré ganar, pero si no lo consigo no será por no poner todo el empeño. Pedro sigue siendo un poco más rápido que yo en la zona de obstáculos artificiales del pueblo, pero consigo cerrar el hueco. En las famosas escaleras de San Mateo bajamos juntos, en la zona de las ESES me saca menos de cinco segundos que cierro, gracias a mi SUPERIOR doble. Vuelo por encima de las piedras en la zona rápida. Llega el primer rampón de asfalto, subimos a la par, zona rápida y llama y empieza la subida larga.  Primero pista, decido poner el ritmo más alto que puedo. Pasamos a algunos corredores, nos animan, la pendiente aumenta, se pone más duro e insisto. Pedro jadea, yo también, pero seguimos juntos. Llega el sendero. Más dureza aún, más calor, no corre aire. No puedo ir más rápido, siento que me explotan las piernas, siento los latidos de mi corazón en las sienes y no escucho a Pedro. Miro atrás y viene a dos metros. Vuelvo la mirada adelante y agacho el lomo, aprieto un huevo contra otro e intento aumentar la velocidad. Agonía, sufrimiento, se acaba el sendero, salgo al asfalto, me pongo de pie y bajo 2 piñones. Miro atrás y Pedro hace lo mismo. Ahora no puedo parar, tengo que insistir. Parece que a Pedro le cuesta, eso me anima y veo como abro hueco. Llegando arriba vuelve a aumentar el porcentaje y parece que Pedro se sienta y se rinde. Es ahora o nunca, me tiro por el sendero lo más rápido posible, llego abajo, y me pongo de pie para adelantar gente mientras el sendero se pone para arriba. Aún queda la rampa de hormigón. No quiero pensar en ella, pero ya la tengo delante. No miro arriba, es muy dura, sólo miro al suelo. De pie, sentado, de pie, sentado. Me animan, me dicen que no se ve  a Pedro, pero yo no me lo quiero creer, no puede venir lejos. Corono, bajada rápida por cemento y última rampa de asfalto. Para entrar al pueblo. Toma 25% cuando te duele todo el cuerpo… pero es para todos igual.

Paso por meta. Aún quedan 2 vueltas. No cojo botellín, sólo un trago de agua y lo tiro. No he comido nada, pero no me lo pide. Agua sí, es la primera carrera con calor del año y eso puede hacerte explotar. Modo “a fuego” ON. Concentración máxima, intentar no cometer errores y darlo todo en las zonas más exigentes. Estoy sufriendo y estoy disfrutando. Le he cogido el gusto al circuito, me gusta. Voy adelantando corredores, cada vez queda menos. Pero no me puedo despistar. Voy a apretar hasta la línea de meta, no quiero sorpresas y quiero exprimirme y ver hasta dónde llego. Una vuelta. Me dicen que llevo ventaja, pero no lo escucho. Aún son 5 kilómetros de sufrimiento para disfrutar cuando llegue…

Y llega. Puedo levantar los brazos y sonreir. Campeón de Canarias, ¡una carrera que vale un año!

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola