Unai Yus, XC de Arucas qué gustazo correr allí

Unai Yus, XC de Arucas qué gustazo correr allí

XC Arucas, ¡¡¡qué gustazo!!! El año pasado, para el Campeonato de Canarias de maratón me quedé en casa de mi compañero de equipo Néstor, que vive en Arucas, y en lugar de irnos a ver el recorrido de Agaete nos quedamos disfrutando en los senderos de Picachos y Arucas. Y claro… se me pusieron los dientes largos. Así que este año, aunque dudé hasta última hora porque sufrí mucho en La Hoya… pero al final me animé y acerté de lleno.

Al viajar el sábado a la tarde y preferir descansar, hoy tocaba estar temprano en el circuito. La intención era darle un par de vueltas para verlo bien. Nos preparamos los 4 compañero del equipo Loro Parque y a disfrutar del circuito. Doy la primera vuelta a ritmo tranquilo pero no parado y me gusta lo que veo. Lo que no me gusta es haber tocado llanta un par de veces bajando… así que paso por el coche y meto algo más de presión. Aún hay tiempo de sobra, así que a darle otra vueltita. En las subidas apretando lo justo para ir activando y empiezo a dejar correr la bici en las bajadas. Y claro, este circuito es XC de verdad, la mitad del circuito es un rock garden pero de los que molan, de los naturales. Y pasa lo que suele pasar en estos casos, pequeño corte en la cubierta. Sigo bajando pero noto que el líquido no sella, así que me paro, echo un poco de tierra, pongo la rueda con el corte hacia abajo y sella. Primer susto superado, no tengo ni que meter una mecha. Bajo el resto del circuito suave paro en el coche y meto aire hasta la presión que me gusta. Parece que va a aguantar, así que… ni tocar.


Llaman a parrilla y obviamente llaman a todos los corredores que están corriendo la Copa de Gran Canaria. Yo tengo algún puntito de Arguineguín y salgo en tercera fila. No hay problema, estoy con los élite y sub23 y somos relativamente pocos. Si hubieran metido a los master por delante… entonces sí hubiera tenido un problema, pero así no. Pitan y en la primera recta voy pasando corredores poco a poco, llego a cabeza, con Blas y le paso. Mejor marcar el ritmo que perseguir. Busco hacer una selección rápido, pero no esperaba escaparme sólo de salida. Pues nada, que aprieten y si me cogen, pues ya veremos qué pasa, mientras, a tope. En las zonas medianamente técnicas tampoco voy a fuego, mejor conservar, y Blas y otro corredor siguen más o menos cerca. Voy disfrutando pero muy concentrado, este circuito no te permite ir relajado y en la parra. Me siento rápido, aunque me duelen mucho las piernas. Llevo el pulso bastante alto, aunque no como en mis mejores días. Pero parece que funciono. Eso me anima y decido intentar hacer el hueco lo más grande posible y poder bajar disfrutando y sin presión. Corono en la parte alta y para abajo. Hay muchísimo público y mucha gente con cámaras. Correr así es un lujazo, ánimos, fotos y un circuitazo de los que gustan. Así que toca unirse a la fiesta, no puedo bajar como las abuelitas. No soy el corredor más técnico y si algo no soy, es espectacular. Prefiero la efectividad a la espectacularidad. Pero pongo todo de mi parte para que además de disfrutar yo, disfruten todas estas personas que se han subido al monte a aplaudirnos, a animarnos con sus aplausos, sus gritos, sus bocinas…. ¡Qué gustazo!

Termino la primera vuelta, quedan 4, calculo que voy a hacer un poco más de 1h15 de carrera, un buen calentón y una buena piedra de toque a seis días del Campeonato de Canarias de XCO. Hay que mantener el ritmo, no me sirve de nada dar una vuelta a tope y especular con la ventaja el resto de carrera. Toca seguir, siempre a tope subiendo y rápido bajando. Es un circuito exigente, no tiene grandes paredes pero sí subidas que duelen por la velocidad a la que se hacen. Me encanta la zona de las S entre pinos, me recuerda mucho a algunos circuitos de Euskadi y Navarra. Se agradecen los ánimos de los allí presentes, empiezan desde que estás un par de curva más abajo y siguen hasta que los pierdes de vista. ¡Qué lujazo! La segunda vuelta, sin nada de tráfico como la primera, la doy sólo unos segundos más lento que la primera. Buena señal. Faltan tres. No veo a nadie por detrás, pero he decidido hacer la carrera para mi. Esa tercera vuelta es la más lenta, es en la que más tráfico encuentro, tanto subiendo como bajando. Es un circuito estrecho, hay mucho singletrack, una sola trazada, y aunque en alguna zonas te puedes salir, con mucho cuidado, para adelantar, en otras es  totalmente imposible. Cuando llego a alguien le aviso y le pido paso. Llevo ventaja y no es necesario arriesgar a caerme o a tirar a nadie. O a tener una avería con las incontables piedras del circuito. Pido paso y espero, intento dar tranquilidad. Cuando veo la posibilidad, adelanto. En el 99% de los casos, el comportamiento de los doblados es exquisito. Los hay que incluso se paran. Pero siempre hay alguno que se hace el sordo, y eso molesta. Cuando pides paso y ves que no hay posibilidad de quitarse, esperas. Pero cuando pides paso varias veces y te das cuenta de que el de delante no hace ningún amago y sigue a lo suyo, eso molesta. Pero bueno, son cosas de carrera que quedan en carrera y que todos, debemos de intentar facilitar y sobre todo, que queden ahí, en anécdota de carrera. 


Voy a por la cuarta vuelta. Sigue habiendo tráfico, pero algo menos. Al grueso de la gente me la he encontrado en la tercera. Sobre todo subiendo tengo la suerte de encontrarme pista libre. Sigo apretando a tope subiendo y sigo bajando rápido siempre dentro del margen de seguridad. Adelanto corredores, pero no pierdo tiempo. De nuevo me acerco a los tiempos de las dos primeras vueltas. Paso por meta con 1h04, me voy a ir a 1h20. Último esfuerzo, última vuelta y último disfrute. Hay que seguir en la misma línea. Los espectadores siguen ahí, en sus puestos, animando con las mismas ganas que al principio, desde el primero al último corredor. Y yo sigo pedaleando como en la primera vuelta. Más cansado, pero al máximo. Ahora sí, pienso que tenemos 2 Campeonatos de Canarias en las siguientes 2 semanas, así que bajo un pelín más lento, pero sin llegar el modo abuelita. Cruzo la meta levantando los brazos. Una victoria que me satisface. Pienso en mi familia, que me permite seguir compitiendo, pienso en mi equipo, que hace un gran esfuerzo porque me desplazo allá dónde quiera a competir, pienso en la gente que colabora conmigo, bien cediéndome una bici, con la nutrición, las zapatillas… hay mucha gente detrás de cada carrera. GRACIAS.

Y el circuito me ha gustado tando que me autorregalo una vuelta más. Despacito, disfrutando, relajado…52 kilómetros de mtb de verdad, divertido, duro, exigente. Gracias ARUBIKE por hacernos este regalazo, ¡QUÉ GUSTAZO!

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola