Tanausú Castellano, cuando el deporte te salva la vida.

Tanausú Castellano, cuando el deporte te salva la vida.

La vida  de Tanausú Castellano dio un inesperado giro hace poco más de un mes, una sorprendente infección truncaba la recta final de su  preparación para el Campeonato del Mundo de Duatlón y le precipitaba al hospital, donde en apenas unas horas pasaría de los duros entrenamientos a la lucha por su supervivencia.

He de decir que en los casi 5 años que llevo conociendo deportistas amateur de élite en Canarias, Tanausú Castellano es de los que por su dedicación al deporte más admiración me ha causado. Por eso, encontrarme al actual Campeón de España de duatlón en los pasillos del Hospital Doctor Negrín de Gran Canaria fue tan inesperado como sorprendente. Lucía una espectacular diadema de grapas que recorría su cuello, señal inequívoca de una reciente intervención quirúrgica, la última vez que le había visto hacía un par de semanas, trotaba pletórico de forma física en San Felipe, dando órdenes a un tropel de deportistas que seguían sus consejos.

Tanausú Castellano, cuando el deporte te salva la vida.

Tanausú Castellano, cuando el deporte te salva la vida.

La historia de esos días en los que pasó de ser un deportista de élite a una persona que jugueteaba repentinamente entre la vida y la muerte tenía las puertas de Pedaleandoporcanarias abiertas de par en par;  merecía ser contada y que todo el  mundo supiese de voz del protagonista que una vez más, el deporte salvó una vida, en este caso la de nuestro Campeón de España Tanausú Castellano. Esta es su historia:

–Bueno Tana, lo primero es saber cómo estás actualmente. ¿Ya estás completamente recuperado?

Hola, bueno, afortunadamente ya cada día me voy sintiendo mejor y todo parece poco a poco ir tomando normalidad.

–Por poner en antecedentes al lector, ¿qué fue lo que te pasó?

Pues mira, una bacteria bastante común (la que se manifiesta como faringitis), entró en mi cuerpo de manera muy virulenta y me produjo un absceso periamigdalino incontrolado, el cual no presentaba evidencia en ninguna prueba. Tras un día de medicación y sin éxito la inflamación sigue su curso llegando a desplazar la tráquea y comprometer las vías respiratorias. También oprime la carótida y aumenta el riesgo de trombo por la misma, con posible repercusión de daño cerebral. El servicio de otorrinología decide inducir al coma al no explicarse el motivo del cuadro médico. Sigue avanzando y el jefe del servicio da la orden de operar de urgencias sin diagnóstico claro. 12cm3 de pus desde el ojo al pecho y, a la espera de cultivo, la bacteria continua hacia el pómulo hasta encontrar el medicamento adecuado. Ya en este momento una segunda operación, ahora maxilofacial, termina por acabar con la bacteria.

–Supongo que no terminarías de creerte lo que te estaba pasando, de un día a otro todo se complica, ¿verdad?

Todo fue tan rápido que aún a veces recapacito y me parece increíble, la verdad que es algo sorprendente ver como en dos días podemos pasar de estar bien a que tu vida corra peligro.

–De entrada, ¿qué te dicen los médicos?, porque por lo que hablamos me contabas que hasta tu vida corrió peligro, ¿no?

Pues tan sorprendente para ellos incluso. Me comentan que es el caso más virulento con el que se han visto. No explicaban cómo una persona joven, sana y deportista pudiera empeorar tan rápido.

Sí, llegaron a temer por mi vida, puesto que pese al estar en coma y monitorizado, la bacteria continuaba expandiéndose y fue justo ahí que decidieron entrar y operar de urgencias para ver qué pasaba.

Tanausú Castellano, cuando el deporte te salva la vida.

Tanausú Castellano, cuando el deporte te salva la vida.

–¿Te encontrabas en plena forma?, ¿estabas preparando alguna prueba?

Sí, creo que nunca estuve tan preparado, afrontaba el mundial de duatlón de larga distancia en Suiza, trabajaba ya volúmenes altos con bastante intensidad, justo a tres semanas de la prueba, ya con total concentración.

–Seguramente el deporte ayudaría a salvarte la vida, algo así te dijo el médico, ¿estoy en lo cierto?

Pues sí. “Estas así por lo fuerte que estabas” esas fueron sus palabras. Pulso, tensión,… el deporte ha sido clave, luego una operación en la que al entrar sólo distinguían entre músculos y zona purulenta a limpiar. Tarea fácil ya que al no contar con campos grasos facilitó la misma. Sí, EL DEPORTE ME HA SALVADO LA VIDA.

–Psicológicamente cómo estás, porque supongo que será difícil de llevar.

Mira, la vida me ha regalado una oportunidad y estoy muy feliz por ello. Asimilándolo, claro está, pero feliz de poder estar junto a los míos.

–¿Te llegaste a asustar de verdad?, ¿lo sigues estando?

Mira Óscar, en realidad sí, no te voy a engañar. Nunca sentí tanto miedo. Me dieron una hora para inducirme al coma sin saber qué pasaba. Una hora para despedirme de mi mujer y mi familia, no de mi hijo, que con 10 mesitos no podría entrar. Esos momentos han sido los más duros de mi vida.

A día de hoy prefiero no pensar mucho, mirar hacia adelante y quedarme con lo bueno de todo esto. Vivir siempre y disfrutar de lo que justo en esos momentos valoras de verdad.

–Por mirar adelante, ¿ahora qué?, ¿terminaste con los médicos o permaneces en observación?

Pues ahora ya estoy haciendo todo lo que me dicen, pasear y activar zonas. Tengo un seguimiento estrecho en el hospital, así que cada poquitos días me ven. Creen que en casa recupero mejor. Echaba mucho de menos a mi hijo.

–¿Te quedarán secuelas, aparte de esa hermosa cicatriz en forma de collar que luce tu cuello?

Bueno, estamos trabajando para que no. A nivel muscular hay zonas que trabajar y algo de sensibilidad por recuperar, ¡los médicos me dicen que quedaré perfecto! Yo sigo todo lo que me ordenan al pie de la letra, son unos grandes profesionales. He tenido mucha suerte.

–Al final de toda esta historia, ¿qué sacas en claro?

Nos creemos irrompibles, fuertes y valientes, luego estas situaciones nos hacen ver que en realidad somos muy frágiles, todos… Me quedo con disfrutar de lo más simple, de lo más importante.

–Capaz te creo de estar entrenando incluso en el hospital…

Pues mira, me mandaron a caminar para ayudar a la recuperación y caminaba por la planta de otorrinos 3 veces al día. Ahora desde que la herida cure empezaré a trabajar ejercicios de rehabilitación en piscina y podré hacer algo suave en rodillo. Estimular el flujo sanguíneo para acortar plazos de recuperación básicamente. Las series e intensidad las dejamos para más adelante. Jeje.

–Tana, sé que eres un tío muy positivo… Seguro que ya estás pensando en tu próximo reto.

Mira, ahora tengo un importante camino por delante, recuperarme para poder disfrutar con mi familia, mi mujer y mi hijo, de todos los planes que tenemos por delante, luego ¡lo que apetezca iremos haciendo!

Tanausú Castellano, cuando el deporte te salva la vida.–Seguro que después de pasarlo tan mal tienes gente a la que agradecer muchas cosas….

Me gustaría hacer mención especial a mi familia en general, han trabajado todos y cada uno formando un equipo perfecto. Son el SKY de las familias!!! GENTE

Cirujanos Dr. Benítez y Dr. Miranda, equipo de otorrinología… todos han estado pendientes de mí, eternamente agradecido por ello. Maxilofacial, equipo de REA y a todo el personal de planta. Han hecho que pese a todo me sintiera querido, arropado y me han atendido con tanta delicadeza, tanto a mi como a toda mi familia que no tengo palabras para describirles.

Gracias a ti también Óscar por todo el apoyo.

Tanausú Castellano Vega ha sido varias veces protagonista en Pedaleandoporcanarias, a veces por sus resultados deportivos, a veces por recibir el apoyo de empresas como Dbicis de Gáldar, que también apoyan a Pedaleandoporcanarias, pero  nunca pensamos que lo sería por su pelea por mantenerse con vida, algo que parece que nunca le va a pasar a un deportista de élite, personal trainer y nutricionista como él, que se cuida como nadie. La vida tiene estas cosas, cuando menos te lo esperas derrapas y estás a punto de salirte de la carretera, menos mal que existe el deporte, menos mal que tienes esa fuerza vital, felicidades, gracias por tu ejemplo, y esperamos verte de nuevo entrenando aunque nos pases tan rápido en la bici que casi no nos dé tiempo de saber quién eres. Un abrazo amigo.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola