Los espacios protegidos ahogan al ciclismo de montaña en Canarias

De un tiempo a esta parte han aparecido en Gran Canaria carteles que prohíben el paso a bicicletas por muchos de los lugares emblemáticos que tenemos en la isla aplicando una ley que hasta ahora no se venía aplicando. No es el único caso en las islas. En Tenerife, el Cabildo, que es la institución que tiene las competencias también la empezó a aplicar hace tiempo.

La verdad que no es un problema menor y no deja de ser contradictorio que las consejerías de turismo se empeñen, con buen criterio, en ensalzar las condiciones que tenemos en Canarias para la práctica de un turismo deportivo de bicicleta de montaña de calidad y, también con buen criterio, las consejerías de deportes nos promocionen como “Isla europea del deporte”, en el caso de Gran Canaria, incluyendo imágenes en su  web de ciclistas practicando MTB en pistas de la isla pero por otro, los mismos Cabildos se encarguen de aplicar prohibiciones para que no se pueda pasar en bicicleta por muchos de los mejores lugares que hay en las islas.

El colectivo ciclista no se ha quedado quieto y ha empezado a moverse, asociarse y montar plataformas para que de una u otra manera se nos oiga  y entre todos intentar buscar una solución. Badel Bolaños es uno de los representantes de una de estas asociaciones que ya han mantenido algún que otro contacto con el Cabildo de Gran Canaria. Estuvimos charlando con él y esto era lo que nos contaba de la problemática que se vive ahora mismo en la isla de Gran Canaria y que como decimos es extensible a otras islas.

– Badel, cuéntanos a grandes rasgos cuál es la problemática que ha surgido últimamente con la utilización de caminos y pistas forestales en Gran Canaria

Primero que nada, muchas gracias, a vuestro medio, Pedaleandoporcanarias, y a ti en particular, por el interés de dar a conocer esta problemática que nos afecta  muy directamente a la comunidad ciclista, usuarios y empresarios del sector afectados por tal situación. Muchas gracias

Pues muy fácil, El Cabildo de Gran Canaria, hace llevar a cabo la VIEJA , INJUSTA Y OLVIDADA normativa de uso y gestión de los espacios naturales, para usuarios la bicicleta. La problemática ha surgido a raíz de que el Cabildo Insular pretende aplicar las normas de uso y gestión de los espacios Naturales. Instalando carteles de prohibición de paso que hasta ahora habían sido más permisivas en el uso.  Entendemos que por el gran número de usuarios que transitan por nuestros montes quieren sancionar  el uso de la bicicleta  en sendas y caminos de nuestros espacios naturales.

– Pero supongo que será un problema de todas las islas…

Partimos de que gran parte, y un muy alto porcentaje, del espacio rústico de Canarias está ocupado por espacios naturales. Los 146 espacios protegidos en su conjunto suponen alrededor de 300.000 hectáreas de superficie. Hay que dejar claro que las normas de uso y gestión son de ámbito autonómico en toda la Red de espacios Naturales de Canarias pero la gestión y mantenimiento de los espacios es de los respectivos Cabildos. La norma existe para todos pero cada Cabildo aplica la norma según lo considere en cada momento. A día de hoy hay islas más permisivas en el uso de la bicicleta como es la Palma y otras como Gran Canaria y Tenerife no lo son tanto.

– Tengo entendido que  habéis creado una plataforma, ¿verdad?

Sí, tras la problemática surgida a raíz de estas prohibiciones nos hemos querido unir diferentes perfiles de usuarios, como ciclistas, deportistas de alto rendimiento, turistas, empresarios del sector de la bicicleta, aficionados y ciudadanos, para poder informarnos, dialogar, proponer  ideas donde nuestra voz se pueda oír con mayor volumen y podamos ver solución a este problema que tanto nos afecta.

– Ahora mismo y con la reunión que creo que habéis mantenido, ¿cómo está la situación?

La situación ahora mismo es caótica. Por un lado está la prohibición y están las señales, dejando al sector de la bicicleta en el ámbito de la clandestinidad. Usuarios que solo pretenden pasear, investigar y hacer deporte por las sendas en un limbo legal que no sabemos si estamos infringiendo la ley o no. Primero porque la ciudadanía no sabe exactamente por dónde puede pasar, y menos un turista, porque  las normas y vías de información son un mar de contradicciones, donde las normas no son las mismas en todos los espacios y el ámbito de prohibición dentro del mismo espacios es variopinto. Necesitamos que nos expliquen esos mapas coloreados y esas normas redactadas en memorias que son más bien parecidas a biblias que a algo verazmente informativo.

Desde la plataforma pretendemos hacer presión para que las normas de aplicación y conservación de nuestros espacios, sean para el disfrute de todos, que todos podemos convivir y disfrutar, con otros usuarios y con la propia naturaleza. También queremos dejar claro que no somos delincuentes, ni pretendemos serlos, queremos y pretendemos estar bajo el amparo de unas normas, unas normas actuales, eficaces, donde todos podamos convivir, sin ocasionar peligros a otros, donde nos clasifiquen, nos cuenten y hagan verdaderas estadísticas de uso de nuestros espacios. Porque nosotros también somos parte de la sostenibilidad del medio además puede ser hasta del económico y lo que está claro es que es un gran numero. Necesitamos una solución razonable no prohibitiva. Pues estas y otras cosas hemos hablado entre nuestros participantes.

– ¿La postura del Cabildo cuál es?

Pues la postura del Cabildo es muy contradictoria, por un lado está la Consejería de Medioambiente donde todo pasa por la aplicación estricta de la norma, y por otro la opuesta que desarrolla la Consejería de Turismo dentro de la misma institución. En su página web la Consejería de Turismo propone a los ciudadanos residentes y turistas el entorno rural de las islas para el disfrute de la bicicleta de montaña, y en particular hay una foto de dos ciclistas usándolo, además que conocemos campañas publicitarias para ferias donde se ve la bici en nuestros montes.  Sin duda esta sí es una política acertada ya que permite el desarrollo socioeconómico de nuestras islas con un turismo de alto poder adquisitivo y respetuoso con naturaleza.  No entendemos tanta contradicciones, unos ven el provecho y otros la destrucción dentro del mismo Cabildo.

Los espacios protegidos ahogan al ciclismo de montaña en Canarias

Los espacios protegidos ahogan al ciclismo de montaña en Canarias

– Pero, ¿hay voluntad de cambiar la ley o eso será otro cantar…?

Por lo que se ve es muy difícil a día de hoy y con la gran trama burocrática que existe pude llevar mucho tiempo, pero es posible aplicar pequeños epígrafes a las normas para que sean más permisibles al paso, donde se nos de alguna alternativa de control, numero máximo de usuarios,… algo que no sea la prohibición. Porque  consideramos que la medida de aplicación de la bicicleta como un agente contaminante se ha hecho sin ningún tipo de estudio por entidades independientes que demuestre que esta actividad de la bici es la causante del deterioro ni el impacto que genera sobre los caminos. Para empezar no existe una medición ni del número de usuarios en bici, ni a pie, ni con animales con lo cual es imposible asignar a la bicicleta el deterioro del camino. Tampoco sabemos qué parte puede ser debido también a la falta de mantenimiento periódico así como a las condiciones climáticas de la cumbre. Cuando se toma una medida política extrema de este tipo los ciudadanos esperamos que el gestor político se comporte de manera responsable y acredite su decisión, y no en base a un “creo qué….”.  Prohibir es el camino más fácil en política cuando se trata de gestionar un bien de uso común que requiere adaptar el mantenimiento a los nuevos usos. Prohibir está generando pérdidas para todos, los usuarios y empresas, del sector y de la cumbre. ¡Sí es posible garantizar el uso sostenible de los caminos con políticas eficientes ya adaptadas al uso actual, es lo que esperamos todos los ciudadanos de nuestros gestores…!

– ¿Los ciclistas que utilicen estos caminos a qué sanciones se pueden enfrentar?

Pues no lo sé, pero cuantiosas. Te puedo asegurar que las sanciones con el medio natural son elevadas, muy elevadas,  de varios ceros. Aunque todo depende de el funcionario que te sancione, todo va en el daño que el crea que has ocasionado.

– ¿Cómo ves esto en un futuro cercano, lo ves con posibilidades de arreglarse?

Lo veo negro, porque el índice de clandestinidad esta subiendo, que son verdaderamente los que hacen daño a nuestra naturaleza.  No es cuestión de arreglo, es cuestión de normalizar y gestionar verdaderamente nuestros montes y nuestras riquezas naturales de forma acorde a los tiempos en que vivimos. Nos han llegado rumores y hemos visto en presa la disposición del consejero de Medioambiente a oír nuestro problema. Pero sabemos que no es problema de un político, es un problema social-político-económico.

– ¿Cuál es y será la postura de la plataforma?

No podemos vivir con prohibiciones de las antípodas. Vivimos en un nuevo mundo donde la naturaleza se cuida y se respeta desde muchos puntos de vista, el deporte es uno de ellos. Un nuevo modelo turismo es posible, con un turismo más diverso y que disfrute y conozca lo nuestro desde otra perspectiva a la tradicional. Nosotros no somos delincuentes, somos amantes de la naturaleza tanto o más que un cartel que sòlo le pone vallas al campo, donde nadie podrá penetrar ni disfrutar o conocer. Queremos y necesitamos una norma adecuada a nuestros tiempos que busque soluciones para todos y podamos convivir sin prohibir.

Leyendo a Badel Bolaños entendemos que éste no es un problema de buenos ni malos, ni pensamos que los Cabildo sean una institución que busquen o tengan animadversión hacia los ciclistas, pero lo cierto es que la aplicación de esta ley no deja de ser injusta para un vehículo como la bicicleta, que vive una relación de amor con el medio ambiente, no hay estadísticas ni ningún dato que así lo atestigüe. Por ejemplo y es un tema que vivimos muchos fines de semana, los organizadores de pruebas ciclistas se las ven y se las desean para pasar sus pruebas con 100 ciclistas por alguno de estos tramos y luego vemos carreras de trail, sin tener nada en contra con este deporte, en la que participan miles de deportistas utilizando las mismas pistas. Luego está el tema del turismo que todavía es más grave, como se corra la voz de que aquí es ilegal ir en bicicleta por las rutas más emblemáticas dejaremos de ser un destino atractivo como lo somos actualmente, y con consecuencias bastante previsibles para todos. Conviene llegar a un consenso entre todos, ajustar y amoldar la ley de Espacios Protegidos para que todos de manera cívica disfrutemos de este paraíso en el que vivimos. Un abrazo.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola