Metamorfosis ciclista III. El cambio muscular

Metamorfosis ciclista III. El cambio muscular

El ciclismo es un deporte fascinante y su práctica deportiva aporta un sinfín de beneficios en el día a día de cualquier persona. Beneficios mentales, ya que te ayuda  a despejar tu mente, olvidándote de  muchos de los problemas que te rodean habitualmente y beneficios físicos, pues tu cuerpo lenta pero seguramente va transformándose en una maquina que deja atrás dolores y lesiones, haciéndote vivir una primera, segunda o tercera juventud en tu vida. Hoy hablaremos, como siempre desde el punto de vista aficionado, de estos últimos en la tecera entrega de la metamorfosis ciclista.

La bicicleta, el ciclismo en concreto, es de los pocos deportes que conozco, me atrevería a decir que el único que equipara en gran medida el rendimiento de los deportistas que lo practican  independientemente de la edad que tengan. Sí, ya sé que jamás va a ser igual un deportista con 50 años que uno con 20, es algo obvio, sin embargo una práctica diaria, un entrenamiento correcto y años de experiencia son armas más que suficientes para que un “jubileta” haga sonrojar a algún pipiolo que luzca una buena condición física y que se crea Perico Delgado al montarse en una bici. Me refiero a que   conocemos multitud de casos en nuestras islas de deportistas con edades por encima de cincuenta y sesenta  años que mantienen un privilegiado estado de forma, capaces sin ningún problema de dejar atrás a un pelotón de chavales mucho más  jóvenes que ellos, aunque ya lleven un tiempo practicando ciclismo.

Algunos estudios realizados por especialistas en la materia hablan de que para llegar a tener la musculatura totalmente preparada para el ciclismo deben pasar muchos años de entrenamiento. Por eso es frecuente ver a chavales y no tan chavales que empiezan en la bicicleta y al cabo de unos pocos meses desisten, al comprobar que su estado físico evoluciona muy lentamente, sobre todo si vienen de otra disciplina en que la técnica escondía cualquier carencia física. En el ciclismo, una buena técnica en el pedaleo hará que ahorres muchas fuerzas, pero factores como una tenaz mentalidad y una larga experiencia, serán de mucho más valor a la hora de darle al pedal.


Por otra parte, la orografía de nuestras islas no será piadosa contigo y enseguida desnudará tus carencias. Por lo tanto, antes de empezar pretendiendo subir al Teide o al Roque de los Muchachos, será mejor que mires más hacia abajo y comiences buscando lugares costeros más llanos, por ejemplo en Gran Canaria tienes las zona de San Felipe por el norte y la zona de la carretera antigua hacia el sur desde Telde hacia Vecindario, donde podrás rodar en terreno ondulado y más llano o contra el viento durante kilómetros; en Tenerife en la costa de Santa Cruz hacia San Andrés, la Isla Baja en el norte, o la costa entre el Médano y las Galletas en el sur, donde además te juntarás con ciclistas experimentados, que te podrán dar interesantes consejos.

Aunque el tren inferior de la musculatura, las piernas, será el que más usemos lógicamente, no será el único, pues también tendrás que trabajar los brazos y el cuello que tanto intervienen en nuestro deporte, sobre todo para cuando te pones de pie en la bicicleta y el peso de tu cuerpo recae más en tus brazos que yendo sentado. Otro factor a tener en cuenta serán los glúteos (el culo), pues un mal posicionamiento del sillín o uno poco adecuado a tus características podrán hacerte mucho daño y harán que abandones tu empeño de hacerte ciclista cuando hagas rutas largas y de muchas horas encima de la bicicleta.

Acudir a un centro deportivo especializado, o a un entrenador personal, que te preparen un plan de entrenamiento específico, te ayudará a mejorar más rápidamente y puede ser una buena alternativa para los más impacientes. Tenéis que tener en cuenta que en el ciclismo el entrenamiento es acumulativo, siempre que entrenes bien y continuo, es decir, que si llevas tiempo saliendo y continuas entrenando con cierta regularidad cada vez serás  mejor ciclista. Otro cosa será que lo dejes durante bastante tiempo, entonces toda la musculatura que tenías la perderás en menos de un año y tendrás que empezar de nuevo.

En el ciclismo como en la vida la paciencia es una virtud, poco a poco y casi sin que te des cuenta tu mente, tu bici y por ultimo tus piernas se irán moldeando transformando tu cuerpo. Es ese momento en el que te miras al espejo, cuando vas a salir en bici  y te das cuenta que te sienta de lujo el maillot de ciclista, ahí habras completado la metamorfosis ciclista. Un abrazo.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola