Bike Mine, el antirrobo definitivo para las bicis

Bike Mine, el antirrobo definitivo para las bicis

De vez en cuando nos gusta navegar por los proyectos de Kickstarter, la famosa plataforma de crowfunding (micro mecenazgo) para descubrir interesantes productos, muchos extremadamente originales, otros algo disparatados. Ahí descubrimos y participamos en la financiación de la cámara Fly6 que usamos en una de nuestras bicis como luz y para grabar las rutas.

Esta vez nos hemos encontrado con Bike Mine, un sistema que promete ahuyentar a los amigos de lo ajeno cuando dejamos aparcada nuestra bici en cualquier lugar. Os aseguro que una vez que lo prueban, los cacos se quedan sin ganas de llevarse lo que no es suyo. Desgraciadamente el inventor no logró la financiación necesaria y canceló el proyecto, por los que queda como una curiosidad más.


Bike Mine se plantea como una alarma para bicis, motos, o cualquier objeto que queramos proteger. Su funcionamiento es muy simple y se basa en el ruido que genera un cartucho explosivo al intentar llevarse la bici u otro objeto que estemos protegiendo.

La idea no es hacer saltar por los aires al ladrón, sino asustarles con el sonido generado por la explosión, que según su creador sería de 150dB (decibelios). Por si no lo sabíais, el umbral del dolor en los humanos es de 120dB, un sonido superior a los 70db del ruido del tráfico intenso en la ciudad, a los 130db de un martillo neumático e igual a los 150dB de un avión a reacción al despegar.

El sistema consiste en un alambre de titanio, una trampa cargada por un resorte, que se une a la bici mediante unas tiras de velcro, y un pequeño detonador. Los detonadores que emplea se conocen como salvas de saludo y básicamente son cartuchos de fogueo.

En fin, un curioso invento que por suerte no veremos en las calles, pues podría dar lugar a situaciones embarazosas. No aparece mucho más efectivo y menos peligroso seguir alguno de estos consejos: Tres formas de proteger tu bici para que no la roben.