Conceptos básicos de la bicicleta III. Las ruedas.

Conceptos básicos de la bicicleta III. Las ruedas.

Las ruedas son las encargadas de transmitir la fuerza de las piernas a la carretera y producir movimiento, po rol que sin ruedas no hay movimiento y sin movimiento no hay bicicleta.

Por otro lado las ruedas son el elemento que genera una mayor resistencia a la rodadura después del ciclista, por lo que cobran gran importancia en el conjunto de la bicicleta. Las ruedas están compuestas por un aro o llanta, los radios, los bujes y los neumáticos o cubiertas que están en contacto con la carretera.

Los bujes son los ejes sobre los que giran las ruedas (son el punto de unión entre el cuadro de la bici y las ruedas) y se conectan a las llantas por los radios, que son los que le otorgan rigidez al conjunto. Hoy en día se busca que los bujes sean muy ligeros y dispongan de rodamientos sellados que les haga resistentes al polvo y lluvia y permitan que rueden de manera suave durante miles de kilómetros.

Los radios unen los bujes con la llanta y le dan rigidez al conjunto. Pueden ser de acero, aluminio y fibra de carbono, además los hay redondos y planos. Cada fabricante emplea diferentes tecnologías dependiendo del tipo de rueda y prestaciones que se quieren obtener.

Las ruedas están formadas por el aro o llanta, los radios y los bujes. Pueden estar construidas en aluminio, aluminio-fibra de carbono y fibra de carbono.

  • Aluminio: Están fabricadas enteramente en aluminio, tienen una gran capacidad de frenada, disipan bien el calor que se genera al frenar. Son muy resistentes al uso sobre todo en carreteras en mal estado, por lo que son ideales para darles un trato duro. Además existe una gran variedad de modelos, con un amplio rango de pesos y precios donde elegir, adaptándose a cualquier bolsillo y necesidad.
  • Aluminio-fibra de carbono: En este caso el cuerpo de la llanta es de aluminio, incluida la pista de frenado, y se añade un perfil en fibra de carbono para hacerlas más aerodinámicas, tienen buena frenada pero son algo más pesadas que las de aluminio al tener perfiles más altos. Es la opción más barata para tener unas ruedas con perfil aerodinámico.
  • Fibra de carbono: Por lo general se fabrican enteramente en fibra de carbono y son las más ligeras que podemos encontrar (aparte de las más caras). La pista de frenado es de carbono por lo que las zapatas de freno son específicas para este material. Tanto en mojado como en seco tienen peor frenada que las de aluminio, si bien los fabricantes se esmeran mucho en lograr que la diferencia con las de aluminio sea cada vez menor aplicando tratamientos en la pista de frenado para que mejore la frenada. Éstas ruedas pueden ser tanto para cubiertas como para tubulares.

El perfil tiene tanta importancia como el material en que están fabricadas. En el mercado existen diferentes tipos de perfiles o altura del aro de llanta, que se pueden agrupar en: bajo, medio y alto.

Llantas Lightweight de diferentes perfiles

  • Perfil bajo 28-30mm: este tipo de perfil aporta rigidez, ligereza y comodidad en las ruedas sobre todo para los aficionados. Son muy eficientes en terrenos montañosos por generar menos inercias, son más maniobrable en condiciones de viento lateral pero en el llano al no ser muy aerodinámicas perdemos eficiencia.
  • Perfil medio 30-40mm: son una opción intermedia en cuanto a comodidad, el perfil medio aporta una mejora aerodinámica en terrenos llanos y con algo de viento pero, por contra, son algo menos cómodas y más pesadas que las de perfil bajo.
  • Perfil alto 40-90mm: son ruedas muy aerodinámicas en el llano, pero hay que saber llevarlas cuando hay bastante viento, ya que las fuerzas laterales sobre ellas hace que sea complicado controlar la bicicleta. Son más aptas para contrarrelojes y triatlones que para un cicloturista aficionado.

En esto del ciclismo la estética es un factor muy importante y es indudable que unas ruedas de perfil medio hacen lucir mucho más una bici que unas de perfil bajo. La decisión está pues en los gustos y el bolsillo de cada uno ya que el precio de unas y otras es diferente.

Las cubiertas o neumáticos, al igual que en los coches, están fabricadas con diferentes tipos de cauchos que le dan agarre en la carretera y se fabrican con tres sistemas diferentes: tubular, cubierta y cubierta tubeless.

Convierte en tubuless tus cubiertas en Bike-GC Specialized Concept Store

  • Tubular:  son cubiertas que se fabrican alrededor de la cámara de aire, enrollando capas de hilos y tejidos anti pinchazos y caucho. Tienen forma de cilindro y van pegadas a las llantas con pegamento especial. Son más  cómodas que las cubiertas, pero también más caras, por lo que el mayor uso se produce en la competición profesional. En ellas se emplean presiones de inflado de 10 a 11 bar. Pocos aficionados las emplean dado que requieren práctica para instalarse. En caso de pinchazo son muy seguras, pues se desinflan poco a poco, y si junto con el aire introducimos líquido anti pinchazos podremos seguir dando pedales sin problemas.
  • Cubiertas con cámara: Es la opción mayoritaria, por barata y por facilidad para reparar un pinchazo. El inconveniente principal es que hay que llevar cámara o parches para cuando pinchas y que en caso de pinchazo la rueda se desinfla muy rápido, lo que les resta seguridad. Las presiones de inflado que recomiendan los fabricantes es de 7 a 8.5 bar.
  • Cubiertas tubeless: este tipo de cubierta se ajusta a los bordes de la llanta de forma que no necesitan cámara de aire (igual que las ruedas de los coches) y se inflan con una presión más baja, lo que las hace más cómodas que las cubiertas con cámara. En caso de pinchazo el aire escapa muy poco a poco y se les puede añadir liquido anti pinchazos. En el MTB se han impuesto con rapidez sin embargo en la carretera apenas tienen uso pese a sus evidentes ventajas.

Ante la pregunta de ¿qué rueda me compro?, la respuesta no es fácil y dependerá del uso que des a la bicicleta, del tipo de carreteras por las que te mueves y del presupuesto de que dispongas. Si las carreteras están en mal estado la mejor opción son unas ruedas de aluminio con perfil bajo o medio y construcción sólida para soportar los baches. Si te mueves por buenas carreteras y el viento es un compañero habitual, unas en carbono o aluminio con perfil medio o alto pueden ser una excelente opción, igual que si eres triatleta. Lo mejor es dejarse aconsejar por profesionales y consultar a compañeros ciclistas que tengan experiencia.

Sí que es un hecho que unas ruedas ligeras hacen que la bici sea más manejable y ágil, ya que generan menores inercias cuando se mueven, aunque son más delicadas si las metes por carreteras en mal estado, por lo que hay que buscar un equilibrio entre ligereza, calidad de construcción y precio.

No te pierdas el resto de artículos de esta serie sobre los componentes de la bicicleta: