Fudenas 2015 y la seguridad de los ciclistas

Fudenas 2015 y la seguridad de los ciclistas

Se suspendió definitivamente Fudenas 2015 por alerta meteorológica y el desconsuelo y  la tristeza, a partes iguales, se apoderaron de buena parte del pelotón ciclista del archipiélago, que tiene en la prueba de Fuerteventura su icono más importante.

FudeNaS 2015

FudeNaS 2015

Una decisión no exenta de polémica, la verdad, pues hay que recordar que aparte de ilusión a raudales,  hay muchas cosas más en juego: estamos hablando de una carrera con una participación única, con más de 2.000 ciclistas que se desplazan, en muchas ocasiones desde otras islas, con familias enteras, y que dejan a la gran capacidad hotelera de Fuerteventura con el cartel de “completo” en este fin de semana; estamos hablando, por supuesto, de las previsiones que tiene que hacer el organizador con antelación para tal cantidad de participantes, no sólo avituallamientos y rancho vaya, sino del trabajo de mucha gente que, a buen seguro interviene en el proceso; estamos hablando también del trabajo que durante bastante tiempo tuvieron todos los negocios relacionados con el sector,  tiendas y talleres de ciclismo, con muchos aficionados visitando sus instalaciones para adquirir, o poner a punto, su máquina para participar en la carrera; estamos hablando, al final, de lo que esta carrera representa para todos, de todo el trabajo y riqueza que genera y de lo fructífero que resulta para todos su realización.

A todo esto, no podemos olvidar las horas de entrenamiento y sacrificio que para la gran mayoría de nosotros supone preparar una maratón MTB de 150 kilómetros, independientemente del  nivel físico de cada uno, aunque me gustaría poner esto en otro plano, pues no es fácilmente comparable hacer 150km para un corredor bien preparado que quiere ganar o mejorar su tiempo que otro cuyo objetivo es terminar. Al fin y al cabo, la mayoría de nosotros disfrutamos encima de la bici preparando una carrera, o por lo menos deberíamos hacerlo. Por lo tanto,  cuando te embarcas en una prueba de este tipo, desde el momento que te inscribes empiezas a disfrutar del reto.

Hablaba de decisión polémica por lo que pudimos comprobar hablando con corredores, con algún organizador, o en las redes sociales. Algunos la tachaban de prematura, que se podía haber esperado hasta el último momento, debido a la influencia que tiene la carrera, y que la organización corre a cargo del ejército, sin duda una institución con mucha más cintura que cualquier otro organizador al uso, para un cambio de última hora. Otros hablaban de que, en parte, el ciclismo es sufrimiento y sacrificio y que unas lluvias no podían ser excusa para dejarse de celebrar la carrera, pero creo que todos debemos de contextualizar de lo que estamos hablando y de los motivos que llevan a un organizador a la suspensión de su prueba. Una alerta meteorológica por lluvias es algo muy serio, como para frivolizar con ello. Las imágenes que todos hemos visto en nuestro whatsapp, o en la televisión, son bastante elocuentes y no hacen sino que dar la razón a la gente que tomó la decisión de suspender la carrera.

Desoír una declaración institucional de alerta meteorológica por parte de la prueba hubiera sido como pegarse un tiro en el pie, y todos aquellos que hoy rugen su incomprensión en las redes sociales, por la decisión tomada, hubieran sido los primeros en llevarse la manos a la cabeza si les pasa una desgracia en la carrera debido a cualquier problema originado por la meteorología (imaginad 2.000 corredores desperdigados a lo largo de 150km con una meteorología tan adversa). Y desde luego que ninguna póliza de seguro se hubiera hecho responsable de los mismos, al  haber hecho oídos sordos a una comunicación de tal calibre. Por lo tanto, Pedaleandoporcanarias entiende y comparte la decisión de suspender la carrera, porque por encima de todos los intereses de los que antes hablamos, está el de salvaguardar la integridad física de la gente que participa en un evento deportivo de este tipo. ¿Qué hubiera pasado, o qué hubiéramos pensado, si gran parte de nuestro ejercito hubiera estado destinado a la organización de Fudenas, mientras Fuerteventura está con el agua al cuello pidiendo auxilio, en medio de inundaciones, como han estado buen número de poblaciones en Canarias?

Fudenas 2015 y la seguridad de los ciclistas (Foto Miguel Angel Queipo)

Fudenas 2015 y la seguridad de los ciclistas (Foto Miguel Angel Queipo)

Luego podemos entrar a discutir que la suspensión sea definitiva o no. Eso es discutible, por supuesto, pero la suspensión este fin de semana era algo inevitable por la situación meteorológica. Valorar su suspensión definitiva es un poco más delicado, pues se podía aplazar unas semanas, pero entonces entrarían otros factores en liza, sobre todo de índole económico y personal. Mucha gente no se podría permitir otro desplazamiento y otra estancia, los hoteles podrían no tener plazas libres y habría ciclistas que no podrían desplazarse por motivos laborales o personales. En fin, un sin dios, en el que muchos saldrían perjudicados y, sin embargo, otros sí podrían asumir.

Cuestión aparte es el tema del pago de la inscripción y la posible devolución de parte del importe de la misma,  y aunque es cierto todos los participantes aceptaban un descargo de responsabilidad en caso de “motivos ajenos a la Organización, ya sea por motivos meteorológicos,…” y legalmente la prueba tiene las espaldas cubiertas, no es menos cierto que Fudenas tiene un público fiel año tras año, al que a buen seguro no le hará ninguna gracia sentirse menospreciado en este sentido. Por tanto les toca a los organizadores tener cuidado con este detalle, porque pueden dañar la buena imagen de la que actualmente goza la carrera, seguro que hay muchos ciclistas pendientes de esta decisión, nosotros lo estaremos,  y no les valdrá con que les aseguren la plaza el año que viene, si este año se sienten maltratados. Es un tema delicado que esperamos que la organización sepa manejar, por el bien de la carrera, de nuestro ciclismo, y de todo lo que envuelve a Fudenas.

Podemos no entender a veces la política de la organización o alguna de sus decisiones, como lo de hacer pagar la misma inscripción tanto a ciclistas federados (con seguro) como no federados, o que paguen lo mismo los ciclistas que corren dos días y los que corren uno, aunque como dice aquel: “cada uno es libre de hacer lo que quiera”, y si participas en Fudenas aceptas todas ellas. Pero lo que sí entendemos y compartimos es su decisión de suspender la carrera este fin de semana para salvaguardar la seguridad de todos los corredores. El resto de factores quedan empequeñecidos cuando la seguridad está en juego y la verdad, no merece la pena arriesgarla, habrá más años y habrá más Fudenas. Ánimo para todos y un abrazo.