Guanarteme-Pico de Las Nieves. Paseando por las nubes

Guanarteme-Pico de Las Nieves. Paseando por las nubes

Guanarteme-Pico de Las Nieves. Paseando por las nubes (Perfil Juan Luis Quemada)

Guanarteme-Pico de Las Nieves. Paseando por las nubes (Perfil Juan Luis Quemada)

El Auditorio Alfredo Kraus es no sólo un imponente edificio reservado para la cultura, en la actualidad, a los pies de sus escaleras, un gran número de aficionados a la bicicleta de Las Palmas hacen de este punto su sitio de reunión en las mañanas de los fines de semana, e incluso sus escalinatas, han servido y sirven para la presentación de varios equipos ciclistas que encuentran en su fachada un marco incomparable para inmortalizarse con sus nuevos equipajes. También es punto de salida de alguna cicloturista, por lo que ningún lugar mejor para emprender la segunda etapa de este serial que iniciamos de 10 maneras de subir al Pico de Las Nieves.
Auditorio Alfredo Klaus

Auditorio Alfredo Kraus

En esta segunda ocasión haremos cumbre pasando por poblaciones canarias tan típicas como Teror o Valleseco y nos deleitaremos con las vistas desde el mirador de La Caldera de Pinos de Gáldar, pasaremos por la Cruz de Tejeda y proseguiremos camino hasta nuestra cima, en el Pico de las Nieves. Antes de continuar, deciros que alguna carretera de las que os hablaremos serán pasos obligados para otras etapas, por lo tanto serán repetidas, sobre todo en las partes altas de la isla donde tampoco hay tantas alternativas para variar de camino.

Su longitud será de unos 57 kilómetros de ascensión y, como en todas estas etapas, la altitud llegara a 1.945 m, que son los que tiene el Pico de las Nieves. Seguramente si eres de fuera y no tienes muchas referencias de cómo es el ciclismo aquí, estarás pensando que nos hemos equivocado en el kilometraje o en la altitud, pues no, si tenías pensado venir a Canarias, en este caso a Gran Canaria y hacer turismo rodando tranquilamente, pedaleando por la playa, mientras recorrías la isla tranquilamente en bicicleta sin esfuerzo, te equivocaste de sitio…

La parte norte de la isla, por la que transitará en gran parte esta etapa, tiene un paisaje muy distinto a aquellas que serán por el sur, aunque Gran Canaria no es una isla de un tamaño enorme, su gran altitud y los vientos Alisios hacen que las nubes queden retenidas en la parte norte, por lo tanto, las precipitaciones en forma de lluvia son mucho más frecuentes en esta vertiente que por la del sur. Por lo tanto, si eliges subir en invierno o primavera verás un precioso paisaje teñido de verde durante gran parte del recorrido.

Dividiremos el recorrido  en varios tramos. El primero de ellos, el que nos sacará de la ciudad, será el más difícil en cuanto a orientación, pues resulta complicado acertar con la carretera a coger.

Para empezar buscaremos  la Avenida Mesa y López, y en la rotonda que marca el final de la misma y nos meteremos en la Carretera Chile donde comenzara la ascensión, C/ Viejo el Cardón y la carretera general de Tamaraceite,  pasaremos por la localidad del mismo nombre  y tomaremos dirección Teror en todos los casos, y entraremos en la GC-21.

La GC-21 es una carretera espectacular para entrenar, en paisajes, porcentajes y tramos de descanso, en todo caso, es una subida muy llevadera y si estás en buena condición física podrás llegar al pueblo de Teror “metiendo placa” con el plato puesto, únicamente a la llegada del pueblo tienes una rampa del 12% durante unos 300m, que te estirará el cuello. Por cierto, porcentualmente hablando, el más alto que te encontrarás en toda la subida. El mayor inconveniente que tiene es el tráfico, bastante numeroso hasta el pueblo. Te recomendamos que empieces la ascensión temprano, para evitarlo en la medida de  lo posible.

11ª Prueba de escuelas (Ciclonorte-Atherore)

11ª Prueba de escuelas (Ciclonorte-Atherore)

Hasta Teror, desde el Auditorio Alfredo Kraus llevas 17,5 kilómetros, la altura en este punto es de 590m. Un recorrido bastante cómodo hasta aquí, con puntos de descanso y que, siendo al comienzo de la etapa, no te tiene que suponer mayor problema.

La Villa Mariana de Teror, aparte de tener los chorizos más famosos de Gran Canaria, es sede de la patrona de la provincia “La Virgen del Pino”. Su basílica está declarada patrimonio histórico-artístico y merece la pena perder un rato visitándola, antes de continuar la marcha.

1ª Cicloturista Vente P´al Pino 2014

1ª Cicloturista Vente P´al Pino 2014

Una vez dejamos atrás la población de Teror, debes coger dirección a Valleseco, nuestro siguiente destino. Siguiendo la GC-21 son 8 kilómetros hasta esta otra población típica canaria, que por cierto, ni es un valle ni es seco, es de los municipios más visitados por la lluvia y tiene un paisaje eminentemente verde en los meses de invierno. Estos 8 kilómetros  te llevarán a alcanzar prácticamente los 1.000m de altitud y la carretera  empieza a asemejarse a la de un puerto típicamente dicho, es decir, comienzas a contornearte en las curvas, alguna de ellas con una gran belleza, y desde la que tendrás vistas preciosas del municipio de Teror, al que vas dejando por debajo.

Estos 8 kilómetros ya no son tan cómodos, la carretera se empieza a empinar, apenas tienes un tramo de descanso, estamos hablando ya de desniveles entre el 7% y 8 %, y la bicicleta se empieza a agarrar al asfalto dificultándote la progresión. Si llevas tiempo y ganas, te recomendamos que no te pierdas echarle un vistazo a La Laguna de Valleseco (En una desviación a la derecha), un paraje precioso rodeado de un hipódromo, donde se celebran las carreras más prestigiosas de caballos de la isla,  con un imponente paisaje de fondo.

Cuando llegues a la población de Valleseco llevarás unos 25 kilómetros de ascensión, ni tan siquiera la mitad de la etapa, piénsate bien si quieres continuar en este punto, pues queda mucho recorrido todavía y queremos advertirte de algo que hasta este punto no habíamos mencionado. Recuerda siempre, que después de subir tienes que bajar y aunque suena muy fácil y obvio, vas emplear un mínimo de 45 minutos en la bajada a una velocidad por encima de 40km/h, por unas carreteras muy técnicas casi en su totalidad, si llegas a la cima desfondado y sin un gramo de fuerza, tendrás muchas papeletas de perder la concentración en el descenso y, por lo tanto, el control de la bici con el consiguiente disgusto. Cuidado con proseguir una subida si no te encuentras con fuerzas, piensa siempre en que también tienes que bajar. Realizada esta puntualización importante, continuamos con la subida.

Si las fuerzas te lo permiten y si te sientes con ganas de seguir, los siguientes kilómetros son una maravilla para los sentidos, nos llevarán hasta el mirador de Pinos de Gáldar, donde si el clima es generoso y, si no está nuboso, tendrás unas espléndidas vistas, e incluso podrás disfrutar de un mar de nubes con el orgulloso Teide enfrente, sentado en lo alto del mirador observando el paisaje a veces bendije el día que aprendí a montar en bicicleta.

Pero para poder gozar de este momento tendrás que sacrificarte a lo largo de los 10km que hay entre Valleseco y el mirador. Por si solos bien podrían ser un puerto de primera, alcanzaremos los 1.500m con un acumulado de 600m positivos y aunque tendremos un tramo de casi un kilómetro de descenso, en el que el corazón recuperará  su pulso normal,  antes tendrás que superar el tramo conocido como “la zona del pegamento” por la afición local, después de la localidad de Lanzarote, creo que no hacen falta más comentarios al respecto de su dificultad. Tampoco es que sea una locura en desniveles, pero ya la prolongada subida hasta este punto te va pasando factura y vas pagando la distancia 35km de subida. Es verdad que si eres un ciclista precavido y guardas fuerzas,  tendrás tiempo de mirar el paisaje y regocijarte de ser ciclista. Una vez en el mirador de Pinos de Gáldar, la parada es obligatoria, el deleite para los sentidos es sublime y hay que dejarse llevar y disfrutar de la visión y del mar de nubes.

Paisaje de las cumbres de Gran Canaria, con el mar de nubes al fondo

Paisaje de las cumbres de Gran Canaria, con el mar de nubes al fondo

En este punto abandonamos la GC-21 y cogemos la secundaria GC-105. Todavía la recuerdo las sensaciones que me dejó esta carretera la primera vez que transité por ella, me gusta llamarla “un paseo por las nubes”, en realidad eso es lo que es, si el día te acompaña. Sin embargo, lo del paseo es sólo los primeros ocho kilómetros, hasta la ciclista Cruz de Tejeda. El resto, hasta completar los 17 que tiene este tramo último  hasta el Pico de las Nieves son un martirio, por varios motivos.

Sin duda el primero de éstos es el factor psicológico, al verte ya a gran altitud sientes que ya está todo terminado, que conseguiste el reto y que con casi 50km de subida ya tienes todo resuelto, unas pedaladas más y a bajar para casa. Y todavía de la Cruz de Tejeda hasta el Pico de las Nieves tendrás que retorcerte cual serpiente durante 8 larguísimos km que te vaciarán hasta el último gramo de fuerza que tengas.

La cruz de Tejeda también es otro punto donde deberías pensarte empezar a bajar si ves que no te quedan fuerzas, a la vez,  será el último sitio de avituallamiento hasta el Pico de las Nieves. Tenlo en cuenta si tienes poca agua o falta de comida, porque te van hacer falta para superar este último tramo, con desniveles continuos entre un 8% y un 10%, aunque hay cortos tramos de descanso, que te vendrán de lujo, para conseguir tu objetivo. Es verdad que en algún cruce puedes encontrar kioscos con productos típicos canarios y bebida, pero te recomendamos no te juegues tu avituallamiento a esa carta, pues hay días que no están operativos, con el disgusto consiguiente.

Si has conseguido superar toda la etapa y llegar al Pico de las Nieves por el recorrido marcado, felicidades, te ganaste una buena comida cuando llegues a casa, seguro que perdiste algún que otro kilo que tendrás que recuperar. Y no olvides máxima precaución en el largo descenso, de aproximadamente 1h u 1h cuarto, sin arriesgar mucho.

Dificultad:

Como siempre decimos, la dificultad es algo subjetivo, sobre todo por el estado de forma de cada uno. La etapa propiamente dicha es bastante dura y altamente recomendable sólo para cuando te encuentres en tu mejor momento físico.

Casi 60km de subida hablan por sí solos, es verdad que no tiene zonas de un gran porcentaje, pero la distancia es un factor insalvable para tus piernas y que a medida que los vayas dejando atrás, irán haciendo mella en tu musculatura. Estamos hablando que, para un cicloturista normal, solamente la subida puede estar por encima de la 4 horas yendo alegre. Con el componente de cansancio psicológico que eso lleva si no estás acostumbrado a hacer subidas largas.

Subida a la Cruz de Tejeda, Nochebuena 2014

Subida a la Cruz de Tejeda, Nochebuena 2014

En cuanto a desarrollos, el tema también es muy personal, considero que un Compact con 25 ó 27 dientes atrás debe ser suficiente, no tanto por los desniveles, sino para dejar que tus piernas se oxigenen un poco, sobre todo en los últimos kilómetros donde las llevarás ya muy cargadas. Claro que mejor que sobre que no que falte, así que si no estás muy fuerte un 28 ó 29 tampoco serán malos compañeros de viaje.

Los tramos de mayor desnivel te los encontrarás a la entrada del pueblo de Teror, que se te harán  llevaderos pues tendrás fuerzas, la zona después de la localidad de Lanzarote, que si te costará superar más, pues ya es a más altitud, y el final, a partir de la Cruz de Tejeda, donde no te quedarán fuerzas.

Detalles:

Pues los detalles a tener en cuenta siempre serán muy parecidos en toda esta serie de subidas. Para elegir la indumentaria adecuada nada mejor que pegarle una visual a las previsiones meteorológicas. En verano y con mucho calor no os peguéis semejante calentón, mucho cuidado con olvidarte de la bebida durante la subida o acabaréis deshidratados. Y en invierno imprescindibles los manguitos, los cortavientos y las perneras, así como un buen periódico sobre todo para el pecho en el descenso. Tampoco están de más unos guantes largos para mantener los dedos calentitos y poder frenar bien.

Y para acabar, quiero volver a reiterar la precaución en el descenso, cuidado con los adelantamientos a los coches y con ir muy pegados a ellos en el descenso, no ganas nada y puedes perder mucho. Ten en cuenta que un coche tiene muchas más prestaciones que una bicicleta y sin una distancia de seguridad mínima, una frenada de éste a la velocidad que bajarás, te llevará a empotrarte sin ningún género de dudas contra él y eso sí que es triste. Y aquí estamos para ser felices. Un abrazo.

Si quieres conocer exactamente todos los desniveles o ver la ruta en 3D Pincha AQUÍ (Aconsejamos el uso del PC para una correcta visualización)

El perfil de cabecera pertenece a Juan Luis Quemada y a Google Maps  todas las imágenes interactivas.