Javier Ramos sobre Fudenas 2017

Javier Ramos acabó 3º de la general y 2º en élite este año en Fudenas, con un tiempo de 05:14:12. Siempre acostumbrado a estar entre los mejores, el corredor del Vadebicis nos contaba sus impresiones sobre la carrera Majorera, de la que destacaba el despliegue que siempre se hace a nivel organizativo pero a la que achacaba su falta de tacto con ciertos detalles, como nos contaba en esta entrevista.

– Bueno Javier, 3º de la general, 2º élite… contento ¿no?

Muy contento, la carrera me salió muy bien, no hubo averías y me encontré bien, me gusta decir que todo en la vida es aprendizaje y esta carrera no ha sido la excepción.

– En una prueba tan larga, todos los años son distintos, ¿cuáles fueron las claves en este?

Todas las ediciones son distintas. Este año viento cero, de Antigua hacia Tinueje un poco y con temperatura agradable en las primera horas, luego ya se metió más, sobre todo de Tuinije hasta la meta. Las pistas estaban mucho mejor que en otras ediciones, me consta que estuvieron alisándolas y se notó. La organización metió este año algún cambio en el recorrido,  una zona nueva de senderos, otro cambio en Costa Calma y otro último en Playa de Gorriones que pasamos con marea baja y no hubo mayor problema, todo bien en ese sentido.

– Unai volvió a pasar primero, es complicado tener como adversario un corredor con la experiencia profesional y la calidad de Unai, ¿verdad?

Pues sí, para que te voy a engañar, es un ciclista que tiene unas cualidades increíbles y además empezó desde muy pequeño en esto de la bici y eso se le nota, pero bueno, aunque es complicado aquí estamos para intentarlo, muchas veces depende de que tengas un buen día, que tengas suerte u otros factores. Aunque somos rivales este año ha hecho un gran año y solo puedo felicitarle. También te digo que hay otros ciclistas en las islas con un gran nivel que te ponen las cosas muy difíciles.


– ¿Qué se te hace lo más duro de este tipo de carreras?

Sin duda la preparación, la dedicación que tienes que hacer durante meses, el tiempo que inviertes y también el dinero claro.

– El ambiente seria increíble 3.000 y pico ciclistas… Qué pena que no se vea tanta participación en otras carreras del archipiélago, ¿no?

Es una prueba en la que no todo el mundo va a competir, diría que los 100 ó 150 primeros sí lo hacen con esa idea, el resto de ciclistas hacen de esta prueba un reto anual, una vía de escape, un fin de semana diferente, una aventura, cada uno le encuentra una motivación distinta, solamente terminarla es un desafío muy grande da igual en el puesto que quedes. Pero el ambiente es increíble claro.

Podio Masculino Fudenas 2017: Unai Yus, Javi Ramos y Jacob González

Podio Masculino Fudenas 2017: Unai Yus, Javi Ramos y Jacob González

– La organización es muy complicada y difícil por el número de corredores, pero en términos generales es correcta, aunque según hablamos hay detalles que te parecen mejorables. ¿De qué estamos hablando?

Yo distinguiría dos cosas: la primera a nivel organizativo, es una carrera con 3.200 participantes y soy consciente que tener una infraestructura para todos estos ciclistas es un desafío muy grande y todos los años la verdad que está muy bien y tengo nada que decir, tienen ya experiencia en organizarla y además la infraestructura necesaria. Hablo más en el plano competitivo, en el de los corredores que nos preparamos durante mucho tiempo para intentar ganar la prueba. Este año, por ponerte un ejemplo,  he participado en las islas en carreras mucho más modestas, hablamos de 200 ó 300 participantes, y que cuidan mucho más los detalles con los corredores que van a disputar la prueba. Tienen premios, no sólo en metálico sino por ejemplo estancia en hoteles,  obsequios de material deportivo, invitaciones en las inscripciones, en fin, que te incentivan a participar en la siguiente edición. Sé que nuestro ciclismo es un deporte amateur y que esto lo hacemos porque queremos, pero estar en el pódium de una prueba con 3.000 y pico ciclistas y que te den un sencillo trofeo, después de todo el esfuerzo y sacrificio que tenemos que hacer los primeros clasificados pues me parece un poco pobre, la verdad. No termino de entenderlo, cada año tienen menos detalles en ese sentido, como tampoco entiendo que cueste lo mismo la inscripción de uno o de dos días. Pero vamos, que tampoco estamos obligados a participar, vamos porque queremos y ya está.

– Parece que no andas muy contento con estos aspectos de la prueba… supongo que no te quedarán muchas ganas de volver.

Pues estoy bastante decepcionado en este sentido,  no creo que vuelva. Al final tienes que hacer números, y participar en esta carrera casi al final de temporada, con el sacrificio físico que hay que hacer y el esfuerzo económico que supone ir, no te voy a decir que no merece la pena por respeto a toda la gente que participa, pero la temporada que viene yo me la plantearé de otra manera. Demasiado sacrificio sin apenas gratificación. De entrada no creo que vuelva a participar, aunque en eso siempre me debo a mis patrocinadores y tampoco puedo afirmar rotundamente  nada.

Enhorabuena por este magnífico resultado y por por ser tan sincero. En este sentido sí que te tenemos que dar la razón, porque aunque para nosotros emitir una opinión o posicionarnos de un lado o de otro en una carrera  en la que no hemos estado es ciertamente difícil, no es menos cierto que una prueba de este nivel debería cuidar más estos detalles. Cualquier cicloturista o prueba con muchos menos participantes siempre cuida mucho al ciclista, ya que sin él no existiría la prueba.

Por otro lado, los ciclistas participantes con los que hablamos en general suelen estar contentos con la prueba, y en cierta medida Javier también lo está. Pero es verdad que aunque la prueba es Cívico Militar y no tiene un carácter puramente competitivo, cuidar ciertos detalles con los primeros clasificados tampoco es tan difícil, al final conseguir meter en la parrilla de salida a nuestros mejores ciclistas solo te puede beneficiar, lo vemos a menudo en muchas carreras donde los organizadores siempre quieren que estén,  si dejas que se te vayan igual llega un día que te puedes arrepentir, quien sabe, allá cada uno. Un abrazo