Lesiones más frecuentes en el ciclismo I: caídas y accidentes

Lesiones más frecuentes en el ciclismo I: caídas y accidentes

El ciclismo es un deporte bastante sano si nos atenemos a las lesiones que se sufren durante su práctica. Sin embargo no está exento de ellas, ya sea por caídas, accidentes o por malos ajustes de la bici y de la posición al pedalear.

Sobre las lesiones más frecuentes en la práctica del ciclismo tenemos que alrededor de un 30% son contusiones, un 26,5% heridas y un 16,5% fracturas. El resto serían abrasiones cutáneas, esguinces, luxaciones, etc. Estas lesiones se dan más en las extremidades superiores, seguidas de las inferiores y la cabeza. Pero también son frecuentes las lesiones crónicas que afectan a los pies, las rodillas, manos, la cadera o la espalda y tienen que ver con los ajustes de las zapatillas, los pedales, la talla del cuadro de la bicicleta o las distancias entre el sillín y el manillar.

Accidente ciclista. Pedaleandoporcanarias rozó la tragedia.

Vamos a hacer un repaso de las primeras de ellas, las que tienen que ver con las caídas y accidentes. En un segundo articulo repasamos las que tienen que ver con la bicicleta y la técnica de pedaleo:

Contusiones:
Por golpes directos contra el suelo o contra un obstáculo que producen dolor, inflamación y hematomas.


Abrasiones o quemaduras:
Por contacto y arrastre del cuerpo con el suelo tras sufrir una caída. Hombros, caderas, codos, tobillos, nalgas y muslos son los más afectados.


Lesiones en ligamentos:
Es frecuente la rotura parcial o completa del ligamento acromio-clavicular como consecuencia de sufrir un traumatismo sobre el hombro. Caer con el manillar agarrado para absorber el golpe con el cuerpo y no sólo con el brazo.


Fracturas:
La tipología de las fracturas es bastante extensa.

  • De Clavícula: por traumatismo indirecto sobre la zona debido a un impacto violento con una superficie dura tras extender la mano durante una caída. El consejo general es que sigas sujetando el manillar durante la caida. Esto permite que el cuerpo absorba el golpe en el suelo en lugar de sólo dos huesos del brazo extendido.
  • De muñeca, de la cabeza del radio y de supracondíleas (codo): como consecuencia de una caída sobre la mano extendida.
  • Traumatismo Craneoencefálico o TCE: pueden ser en la bóveda craneal, por hematomas en el cuero cabelludo o en la base del cráneo, más difíciles de detectar y suelen implicar una hemorragia intracraneal. Sus signos más claros son la salida de sangre por la nariz, los oídos y hematomas en los ojos.
  • Encefalopatía Traumática Crónica: provocada por graves impactos en la cabeza o bien porque el cerebro se vea afectado varias veces. Con el uso del casco estas lesiones se ven minimizadas al disminuir la fuerza del choque ante una caída. Recomendable utilizar cascos con el Sistema de Protección del Cerebro MIPS.


Lesiones de rodilla:

  • Condromalacia Rotuliana: característica de principios de temporada por cargas de entrenamiento excesivas, entrenamiento de pesas, correr, ponerse de cuclillas,… Se deben controlar las cargas de entrenamiento y adoptar una posición correcta en el sillín, así como evitar las bielas excesivamente largas y ponerse en pie con frecuencia cuando se está ascendiendo.
  • Tendinitis Rotuliana: lesión por sobrecarga que causa dolor en la parte anterior de la rodilla debido al esfuerzo; está asociada a una mala adaptación de la bicicleta (sillín bajo, posición adelantada, empleo de grandes desarrollos y subidas prolongadas). Conviene variar la cadencia de pedaleo ya que un aumento de esta va a desarrollar también el sistema cardiovascular, lo que es otra ventaja añadida. Lo más recomendable es encontrar un equilibrio entre el trabajo de los cuádriceps, los isquiotibiales y los glúteos, para evitar que cualquier grupo muscular pueda llegar a fatigarse.
  • Síndrome de la Banda Iliotibial: por la extensión excesiva de la banda fibrosa de tejido que rodea la parte externa de la rodilla causada por una posición de la cala mal ajustada, con las puntas de los pies hacia dentro, altura baja del sillín y el empleo de grandes desarrollos.
  • Tendinitis del Tibial Anterior: es la inflamación de los músculos de la “espinilla” por un excesivo esfuerzo del tendón durante la fase ascendente de pedaleo; hay que buscar una cadencia adecuada y ocasionalmente un sillín un poco bajo.


Lesiones de cadera:
Las más relevantes son las lesiones perineales como consecuencia fundamentalmente del apoyo sobre el sillín y las largas horas de entrenamiento y/o competición.

  • La sudoración: por el esfuerzo produce la irritación de la piel en la zona perineal y tejidos cutáneos, dando lugar a foliculitis, quistes, forúnculos y nódulos fibrosos subcutáneos; Emplear culotes de calidad, cremas lubricantes en las zonas de fricción, utilizar un sillín adecuado, emplear suspensión trasera en MTB y adecuar la altura del sillín.

Lesiones de columna:
Provocan molestias y dolores cervicales, dorsales y lumbares asociados a la posición sobre la bicicleta; hay que ajustar bien la bici.


Lesiones de pie:

  • Tendinitis del Tendón de Aquiles: suele aparecer ante una hiperextensión de la pierna cuando se pedalea sobrecargando esta zona o por el uso de pedales y/o zapatillas nuevas; reducir el volumen de entrenamiento y limitar el estiramiento bajando ligeramente el sillín para aliviar la tensión en el tendón de Aquiles. Usar hielo para calmar la inflamación.
  • Fascitis Plantar: dolor en la parte inferior del talón, se relaciona con la hiperpronación y el pie cavo. Se aprecia dolor localizado a la presión en dicha zona. En MTB están relacionadas con la pretemporada, como correr y levantar pesas en el gimnasio o el empleo de zapatillas no destinadas a practicar ciclismo con suelas rígidas; realizar estiramientos específicos de la zona.


Lesiones de muñeca:
derivan por lo general del agarre que se ejerce sobre el manillar.

  • Compresión del Nervio Cubital: conocida como parálisis de los ciclistas, cursa con pérdida de sensibilidad en el cuarto y quinto dedos o de falta de fuerza; variar la posición de agarre del manillar, usar guantes con acolchado adecuado, uso de bicicletas con suspensión delantera y cambio frecuente de la posición de las manos en el manillar evitando la dorsiflexión.
  • Síndrome del túnel Carpiano: se produce por la compresión del nervio mediano ante una flexión dorsal de la mano excesiva o mantenida, suele afectar a la sensibilidad palmar de los tres primeros dedos.


Lesiones vasculares:
Destaca la endofibrosis de la arteria ilíaca externa, esta arteria se comprime en posición de flexión mantenida de la cadera.

Muchas de estas lesiones se evitarían con el simple ajuste correcto de la bicicleta y con la realización de estiramientos antes y después de las salidas en bici.

En la segunda parte de este artículo –Lesiones más frecuentes en el ciclismo II: los ajustes de la bici y el pedaleo–, tratamos aquellas lesiones que son producto de la geometría de la bicicleta y de la técnica de pedaleo del ciclista. Este artículo no pretende ser una guía medica, sino dar unas ideas sobre las lesiones más frecuentes que afectan al ciclista y sus posibles causas. Para un adecuado diagnóstico se debe acudir a un especialista, que será quien en última instancia nos confirme si existe la lesión y el tratamiento necesario para recuperarse de ella.

Fuentes: