Lesiones más frecuentes en el ciclismo II: los ajustes de la bici y el pedaleo

Lesiones más frecuentes en el ciclismo II: los ajustes de la bici y el pedaleo

La práctica del ciclismo es bastante sana, aunque no está exenta de lesiones producto de caídas, accidentes o por malos ajustes de la bicicleta y de la posición al pedalear.

En esta segunda parte de las lesiones más frecuentes en el ciclismo nos centraremos en las lesiones que son producto de la geometría de la bicicleta, de su ajuste y de la técnica de pedaleo del ciclista. Esto nos da una idea de la importancia de realizar una biomecánica para llevar la bici ajustada a nuestras medidas.

Todos hemos oido aquello de “se me duermen los pies, o las manos, después de un par de horas de pedaleo”. Pues bien, estas molestias se deben casi con toda seguridad a un problema de ajuste de nuestra bici.

9º DH Tierra del Trigo. Tenerife 2015

9º DH Tierra del Trigo. Tenerife 2015

También interviene el terreno por el que nos movemos. Si vamos por carreteras con mal asfaltado y con muchos baches, o practicamos MTB, sufrimos más en las muñecas debido a la irregularidad del terreno, las vibraciones que se transmiten a los brazos o la mala posición de las manos. Esto provoca pequeños traumatismos continuos sobre el nervio de la muñeca y terminan por aparecer molestias y a la larga lesiones.

Biomecánica de la bicicleta. Bicistar Tenerife.

Biomecánica de la bicicleta. Bicistar Tenerife.

Estas son algunos de los problemas que podemos encontrar con los ajustes de nuestra bici y que a la larga provocan molestias y/o lesiones:


Defecto Consecuencias
La bicicleta: un mal ajuste de la bicicleta puede ocasionar lesiones por sobrecarga.
Cuadro de bici largo: obliga a llevar una posición más horizontal que afecta a las cervicales.
Cuadro de bici corto: obliga a una posición más vertical que puede provocar lumbalgia.
Cuadro de bici alto: provoca una hipertensión en la rodilla que sobrecarga la musculatura posterior.
Cuadro de bici bajo: sobrecarga de la musculatura extensora y los cuádriceps.
Rotación interna del pie, torsión tibial interna: se produce una sobrecarga de la musculatura externa.
Rotación externa del pie, torsión tibial externa: se produce una sobrecarga de los tendones de la región interna de la rodilla.
Pie Valgo, rotado hacia fuera: causa dolor en la parte interna de la rodilla por una inadecuada posición de las calas.
Pie Varo, rotado hacia dentro: causa dolor en parte externa de la rodilla y pierna por una inadecuada posición de las calas.
Pierna rotada hacia fuera: causa dolor en cara interna de la rodilla por mala alineación de las calas.
Pierna rotada hacia dentro: dolor en parte externa de rodilla y pierna.
Pierna más corta: dolor en talón de la pierna más corta; colocar plantilla.
Rótula mal alineada: dolor de rodilla en la rótula por falta de ajuste del sillín y de los pedales con las zapatillas.

Una vez comprobado cómo nos afecta un mal ajuste en la bicicleta, aquí tenemos los síntomas que notaremos, su posible causa y lo que podemos hacer para eliminar las molestias. Claro que esto es más fácil decirlo que lograrlo y por ello es siempre recomendable ponerse en manos de un especialista en ciclismo; ya sea médico deportivo, un fisioterapeuta o un experto en biomecánica, son los profesionales que mejor conocen las lesiones más frecuentes en el ciclismo y cómo se deben tratar.

Biomecánica de la bicicleta. Bicistar Tenerife.

Biomecánica de la bicicleta. Bicistar Tenerife.

Lesiones más comunes relacionadas con el ciclismo

Síntomas Causa posible Ajustes sugeridos
Dolor en el talón. Tendinitis Aquilea. Pie muy atrasado sobre el pedal. Adelantar el pie ajustando las calas hacia atrás.
Dolor en la parte interna e inferior del gluteo. Tendinitis del Bíceps Femoral. Calas mal colocadas. Ajustar correctamente las calas a la alineación de la pierna.
Sillín muy retrasado. Moverlo hacia adelante.
Sillín muy elevado. Bajarlo ligeramente.
Dolor en el lateral de la rodilla y de la pantorrilla. Calas rotadas hacia adentro. Ajusta las calas a una posición neutral o ligeramente hacia dentro.
Sillín muy atrás. Moverlo hacia adelante.
Sillín muy alto. Bajar el sillín hasta que la rodilla quede flexional a 30-35º en la posición más baja del pedal.
Dolor lumbar, parte baja de  la espalda. Vibraciones excesivas. Usar neumáticos más anchos (25mm en carretera), bajar presión de inflado o ajustar la suspensión delantera de la MTB.
Altura incorrecta del sillín. Bajar la altura del sillín si la postura hace que el ciclista esté muy inclinado hacia adelante.
Posición incorrecta del sillín. Ajustarlo en altura, avance o retroceso.
Pobre flexibilidad de la columna lumbar. Elevar altura del manillar. Realizar una rutina diaria de estiramientos para mejorar la flexibilidad y fortalecer la parte baja de la espalda.
Dolor de cuello o nuca. Excesiva extensión del cuello. Elevar el manillar o usar una potencia más corta.
Vibración excesiva. Usar neumáticos más anchos (25mm en carretera), bajar presión de inflado o ajustar la suspensión delantera de la MTB. Usar guantes acolchados.
Postura incorrecta al pedalear. Extender los codos, mover las manos, la cabeza y el cuello frecuentemente. Hacer ejercicios de cuello y hombros como rutina de fortalecimiento.
Dolor de rótula o en el tendón rotuliano. Sillín muy bajo o colocado muy hacia adelante. Ajustar el sillín en altura, avance o retroceso.
Dolor en la parte interna de la rodilla. Sillín muy alto. Bajar el sillín.
Dolor y adormecimiento del periné. El sillín comprime el nervio pélvico contra el isquión Verificar la posición del sillín. Usar sillones con abertura priostática.
Neuropatía cubital Vibración excesiva. Usar neumáticos más anchos (25mm en carretera), bajar presión de inflado o ajustar la suspensión delantera de la MTB. Cambiar las manos de posición con frecuencia y flexionar codos.
Talla incorrecta del cuadro. Comprobar talla del cuadro.
Manillar muy bajo. Elevar manillar.
Sillín muy atrasado. Ajustar el sillín.

Muchas de estas lesiones se evitarían con el simple ajuste correcto de la bicicleta y con la realización de estiramientos antes y después de las salidas en bici. De ahí la importancia de ambos aspectos si queremos evitar molestias y lesiones.

Como os decíamos en la primera parte Lesiones más frecuentes en el ciclismo I: caídas y accidentes, este artículo no pretende ser una guía médica, sino dar unas ideas sobre las lesiones más frecuentes que afectan al ciclista y sus posibles causas. Para un adecuado diagnóstico se debe acudir a un especialista, que será quien en última instancia nos confirme si existe la lesión y el tratamiento necesario para recuperarse de ella.

Lesiones más frecuentes en el ciclismo I: caídas y accidentes

Fuentes: