Metamorfosis ciclista II. La primera bici es como el primer beso

Metamorfosis ciclista II. La primera bici es como el primer beso

Quién no se acuerda de su primera bicicleta? La primera bici es como aquel inocente primer beso, que aunque pasen mil años  nunca olvidas y siempre lo recuerdas con especial cariño.

Hoy os hablaré de los cambios de material que sufre cualquiera cuando empieza en esto de dar pedales con el paso de los años.  Es verdad que lo tiempos vuelan y que cada vez hay más oferta de productos y más información al respecto, antes no existía internet o por lo menos no como hoy en día, tampoco había smartphone para consultar cualquier producto o cualquiera comparativa a la hora de elegir determinado material al instante, pero aunque los tiempos son distintos me gustaría contaros como fueron produciendo esos cambios en mí.

Exposicion de bicicletas antiguas en el MTB-DH Virgen de las Nieves 2015 (Suso Garcia)

Exposicion de bicicletas antiguas en el MTB-DH Virgen de las Nieves 2015 (Suso González)

Recuerdo como si fuera hoy mi primera bicicleta de carretera, que se la pillé a un colega de cuarta mano, por lo menos,  me sopló 15.000 pelas, me hice el “bisne” pensé. Tenía 4 piñones con los cambios el tubo diagonal y que cuando los cambiaba, los coches me miraban porque  parecía que le patinaba el embrague del ruido que metía. Todas las noches me piraba a ser el Perico Delgado de Los Tarahales (en Las Palmas por si no lo conoces), sin casco y  sin luces, pero eso sí amigo, con el pijama de mi abuelo como culote debajo del pantalón corto y una cinta del pelo para el sudor, que soy muy limpio. Casi gano el Tour, hasta que una noche vi cómo me adelantaba mi  rueda trasera, bajando a to trapo  la Avenida Escaleritas, la ostia fue tal que estuve a punto de retirarme de esto de ser ciclista antes incluso de salir por primera vez a la carretera. Esto que es solo una anécdota y que a buen seguro, muchos la podréis contar de mil maneras  parecidas, fue como empezó este  que suscribe a montar en bici.

A día de hoy, mi bicicleta es de carbono, ni me planteo salir en bici sin mi casco y mi equipaje son imprescindibles. Por el medio bastantes años de experiencia, que por lo menos me dan para darme cuenta de las locuras que cometí. No hagas tú lo mismo, si  quieres empezar a hacer ciclismo y quieres pillarte una bici, no te precipites, no te compres una bicicleta de 100 euros, ni vas a ser más feliz porque tu primera bicicleta sea de carbono, que  aunque no lo creas no  caminan solas. Conozco a gente que se gastó un pastizal en su primera bici y al primer sofocón la colgaron en la pared hasta que la tuvieron que regalar o mal vender porque ya no la querían. Aficiónate primero y disfruta de las sensaciones y experiencias que te traerá el ciclismo, tiempo habrá de cambiar cuando ya entiendas mejor lo que necesitas. Ahora mismo hay excelentes marcas en el mercado que con un presupuesto de poco más de 1.000 euros en cualquier tienda especializada (mira nuestra sección de patrocinadores) te sobrará para hacer tus primeras rutas con garantías, reservando algo de dinero para otros artículos que también te van a  hacer más falta.

Stevens Arcalis Disc, tecnología alemana en Bicicletas Canarias

Bici con cuadro de carbono y tubos de diferentes formas

Las bicicletas han sufrido y siguen sufriendo una constante evolución, del hierro se pasó a los tubos de acero Columbus, luego llegó el aluminio, le siguió el titanio y por último el carbono hace ya unos buenos años. Ahora mismo, el hierro y el acero están prácticamente extinguidos y muy pocos fabricantes se atreven con el titanio. Sin embargo,  aunque el carbono es un material increíble, el aluminio sigue siendo un material súper fiable, que ofrece una ligereza muy parecida a la del carbono y  además es bastante más barato, muy recomendable si quieres iniciarte en el ciclismo.

Recuerdo por ejemplo, cuando nos dio a todos por ir en cubiertas de 19mm, éramos unos machotes, ahora eso sí, la rueda tenía que llevar casi 10kilos de presión porque te la dejabas en cualquier bache y parecía que ibas subido agarrado a los cuernos de un baifo de los brincos que dabas. Hoy ya llevamos cubiertas de 25mm y subiendo;  y tan feliz y contento que voy con una rueda más ancha que me ofrece más agarre y más seguridad, antes sin ningún género de dudas que con esa cubierta te dirían que te bajases del triciclo.

La ropa también ha sufrido un cambio del copón, hace unos años llevábamos un culote que lo máximo que llevabas era un cacho de toalla de playa en tus partes, que cuando te lo quitabas y te mirabas el culo parecías un mandril. Hoy gracias a Dios veo auténticas maravillas, con una comodidad impresionante que te permite estar un montón de horas en la bici, y casi sin darte cuenta.

La seguridad también ha sufrido una gran evolución y aparte de ser obligatorios, los cascos salvan vidas, la mía sin ir más lejos en mi último aterrizaje forzoso. Con el tiempo han introducido nuevos materiales que absorben los impactos y que apenas notas que lo llevas puestos. Antes los cascos pesaban tanto que como estuvieras toda la mañana en la bici llegabas a casa con una torticolis casi tan grande como el dolor de piernas y en la ducha se te caía la cabeza para los lados.

Si pudiera dar marcha atrás en mi vida,… me gustaría haberme comprado una bicicleta un poco mejor en una buena tienda de ciclismo y no la que un colega me endiñó, que por cierto vive ahora en Australia el muy…, me gastaría más dinero en unas buenas cubiertas porque la diferencia va ser de apenas 20 euros de unas a otras pero lo notarás desde la primera pedalada, me compraría el mejor casco y la mejor equipación que pudiera y  pondría una luz en condiciones para que se me viera bien y no jugar tanto con mi seguridad, el resto ni lo tocaba.

Por lo tanto, vete poco a poco y dale tiempo al tiempo, cuando menos te lo esperes estarás pensando si ponerte unas ruedas de perfil de 50 o unas tubeless de carbono y contándoles a tus amigos como era  aquella vieja primera bicicleta con la que te creías un máquina. Un abrazo.