Prueba de la Pinarello Rahza. Cómoda y escaladora

Prueba de la Pinarello Rahza. Cómoda y escaladora

Después de casi dos meses y medio de uso, llega el momento del análisis de la Pinarello Rahza cedida por Canary Bike Tours para una prueba de larga duración. Siempre hay una primera vez para casi todo en la vida, y en este caso ha sido por partida doble: probar una bici Pinarello y el cambio electrónico Ultegra Di2, por lo que había muchos datos y sensaciones que analizar. 

Pinarello Rahza. Canary Bike Tours

Pinarello Rahza. Canary Bike Tours

Primero hay que decir que el modelo que he podido probar es el de 2015, que recientemente ha sido sustituido por la versión 2016. Se trata del mismo modelo, con idénticas características, pero con pintura y acabados diferentes –más bonitos desde mi punto de vista el de 2016–. El Rahza es un cuadro monocasco que emplea un carbono unidireccional, el 24HM UD. La geometría es racing, enfocada a un cicloturista experto. La horquilla es la Onda2V, con tubo de dirección cónico (1-1/8” arriba, 1-1/2”abajo) que le proporciona, además de rigidez, una gran estabilidad permitiendo al ciclista exprimirse al máximo en todos los terrenos, incluídos los descensos. La horquilla está integrada para una mejor aerodinámica y una mayor resistencia en la frenada.

Pinarello Rahza. Canary Bike Tours

Pinarello Rahza. Canary Bike Tours

Las características más destacables de este modelo son:


Carbono 24HM U Cuadro Asimétrico
Geometría Racing Horquilla Integrada
Tirantes Traseros Onda FPK1 Dirección 1-1/8” 1-1/2”
Sistema Think 2 Cableado Interno
Sin embargo, Pinarello dice que esta bici es perfecta para ciclistas de largas distancias, lo que incluiría este modelo dentro de la categoría granfondo. Recordar que las bicis de gran fondo son bicis donde prima la comodidad del ciclista sobre la bici, con direcciones más alta, ángulos de dirección más relajados que facilitan realizar largas rutas sin castigar en exceso al cicloturista,… No olvidemos que las necesidades de un profesional difieren mucho de las de los aficionados.

Pinarello Rahza. Canary Bike Tours

Pinarello Rahza. Canary Bike Tours

Así pues, en la prueba deberíamos encontrarnos con una bici cómoda para largas distancias y a la vez capaz de ser muy ágil y de rápida reacción a nuestros movimientos.

La prueba: Cuando echas a rodar la bici resulta cómoda y es manejable, casi como con cualquier bici nada más subirte a ella -nada nuevo-. Según recorres metros, calientas las piernas y vas pidiéndole ir rápido las sensaciones dicen que la bici muy va bien, responde al aumento de exigencia. Tampoco es nada extraordinario si vas en terreno con buen asfalto; sobre buen asfalto es fácil ir rápido (salvo que lleves una bici con unas ruedas en mal estado o muy pesadas).

La sorpresa viene cuando te pones de pie, entonces la bici “se transforma” y parece otra; de repente ya no llevas una bici de 7,5 kg sino que parece que llevas una de 6,5kg. Va como un cohete si te pones de pie, es más, te lo pide. Da igual que lleves el plato cargado, la bici va rápido, tan rápido como seas capaz de forzarla. Es fácil intuir que el límite de esta bici subiendo lo ponen mis piernas.

Pinarello Rahza. Canary Bike Tours

Pinarello Rahza. Canary Bike Tours

En subidas el asfalto muy rugoso y roto, de esos en las intensas tardes de ciclismo de hace no tantos años oíamos llamar “pestosos”, ese asfalto del que Perico Delgado diría que “se agarra y tiene campos magnéticos”, es donde mejores virtudes muestra esta bici. Ahí se notan los baches al pasar sobre el asfalto que se transforman en unas vibraciones continuas en el manillar y el sillín. Pero no son tantas como debería y sobre todo no son molestas. Con esta bici no sucede como con otras que con cada pedalada sobre un bache pierde algo de la inercia que llevas y te cuesta avanzar. La bici avanza muy rápido, tanto como seas capaz de ir, no hay pérdida de tracción, la bici pasa sobre el asfalto casi como si no hubiera rozamiento contra el suelo, como si no hubiera mal asfalto.

Pinarello Rahza. Canary Bike Tours

Pinarello Rahza. Canary Bike Tours

Una bici con este comportamiento tiene que tener unas vainas cortas para ser tan ágil subiendo. Efectivamente, las vainas son de 406mm, igual que en la Dogma F8, lo que la hace muy efectiva al traccionar ya que estamos muy cerca del eje trasero. Otras bicis más escaladoras llevan vainas similares, pero en los modelos granfondo suelen ser más largas, buscando más la comodidad sobre la reactividad. También tiene su parte de influencia en el comportamiento la horquilla Onda 2V y el triángulo trasero asimétrico Onda FPK1, que ayudan a filtrar bastante bien las irregularidades del terreno.

Pinarello Rahza. Canary Bike Tours

Pinarello Rahza. Canary Bike Tours

En cuanto al resto de la geometría, ángulo de dirección y ángulo de sillín, que también tienen influencia en el comportamiento de la bici, solo un par de apuntes:

  1. Decir que el ángulo de la dirección oscila, según tallas, entre 70º-73.4º (menos de 70º es más tranquila, más de 70º más nerviosa) lo que en teoría la hace algo nerviosa (a menor ángulo es más fácil que la bici corrija sola la trayectoria y será más fácil ir sin las manos en el manillar). Pude probar una talla 50 y una 51,5 y efectivamente, para mi estatura (1,73 cm) era más manejable la 51,5.
  2. El ángulo del sillín oscila entre 72.4º-74.4º (al acercarnos a 70º ganamos en tracción con firme irregular y con más de 73º perdemos tracción, aunque podemos ir con más cadencia). En este caso se confirma que posee un gran tracción sobre firme irregular, pero también es fácil ir con cadencia por encima de 90 rpm subiendo.

Es difícil sacar conclusiones sobre si las mínimas variaciones entre unos ángulos y otros influyen demasiado sobre el desempeño de la bici, así que me llevo por las sensaciones que me transmitió durante el tiempo que pude probar la bici. Y éstas no pueden ser mejores.

Pinarello Rahza. Canary Bike Tours

Pinarello Rahza. Canary Bike Tours

La bici viene montada Shimano Ultegra Di2, también nuevo para mí, pues no había tenido oportunidad de probarlo durante unos meses. La primera impresión al usar este grupo es que te vas a romper los dedos o las palancas al pulsar para cambiar. Cuesta un poco acostumbrarse a que no hay que emplear la fuerza bruta para cambiar, como con los cambios mecánicos; un toque  y el piñón queda engranado; un toque y el plato va a su sitio. Subes piñones rápidamente y los bajas igual de rápido y el ajuste del desviador para que el plato roce con la cadena cuando va cruzada con los piñones más pequeños o grandes, va muy bien.

Pinarello Rahza. Canary Bike Tours

Pinarello Rahza. Canary Bike Tours

El único pero que le puedo poner es que si bien para bajar piñones nunca hay roces ni saltos, para subirlos, como el muelle del cambio se va destensando, se producen saltos algo bruscos. También puede influir el hecho de que la bici llevaba un casete 11-32 –para subir por auténticas paredes si te lo propones– con lo que el cambio es muy suave con los piñones pequeños (con 1-2 dientes de salto entre coronas) y más brusco con los grandes (por tener varios dientes de salto entre coronas). Con un casete 11-25 es posible que los cambios sean algo más suaves.

Otro apunte, el cambio electrónico no se desajusta, ¿o sí? Pues para aquellos que tenéis que desmontar las ruedas de la bici para meterla en el coche, tened cuidado con el cambio. Es fácil que al quitar la rueda trasera el cambio quede apoyado sobre el maletero y se termine doblando la pata del cambio. Entonces el cambio se desajustará y seguramente os toque cambiar la pata, como me sucedió a mí.

Pinarello Rahza. Canary Bike Tours

Pinarello Rahza. Canary Bike Tours

En cualquier caso si os preguntáis si vale la pena el cambio electrónico la respuesta es sí, al menos para mí; me va a costar volver al cambio mecánico. ¿Es necesario? algunos dirán que probablemente no, igual que no es necesario un cuadro de carbono de menos de 800 gr. o unas ruedas de fibra de carbono, pero ¿quién renuncia al progreso y avances que supone el uso de nuevas tecnologías en todos los aspectos de la vida? El disfrute está garantizado.

Respecto a la duración de la batería, me remito a quienes han probado el grupo a fondo. Nada que objetar. Yo le realicé mi prueba particular y desoyendo las indicaciones de Canary Bike Tours, de recargar la batería antes de usar la bici, decidí agotarla. Después de algo más de 300 km dijo basta y me quedé sin poder engranar el plato grande, pero con todos los piñones plenamente operativos. Lo siguiente que sucede es que dejan de funcionar lo piñones de menor a mayor hasta que se agota por completo la batería.

Pinarello Rahza. Canary Bike Tours

Pinarello Rahza. Canary Bike Tours

La ruedas montadas son unas Mavic Ksyrium Equipe S. No son de las más ligeras (1.690 gr.) pero son perfectas para hacer kilómetros y kilómetros sin que la fatiga les afecte. Son unas auténticas todoterreno, sobre todo si nos toca rodar por asfalto en mal estado.

Las conclusiones son claras, habrá modelos mejores dentro de la gama Pinarello –seguramente–, sin embargo, este modelo ya pone el listón bastante alto y no defraudará a quien se decida a comprarlo. Es una bici muy manejable en cualquier terreno, subiendo, bajando o en llano, pero sobre todo sorprende en subidas y sobre asfalto en mal estado, donde responde como si de una bici de competición se tratara.

El precio del modelo 2016, montado en Ultegra Di2 y ruedas Mavic Ksyrium, es de 3.945€.