San Felipe-Pico de Las Nieves. La dureza de Los Pinos de Gáldar

San Felipe-Pico de Las Nieves. La dureza de Los Pinos de Gáldar

San Felipe es un lugar de culto para el ciclismo en Gran Canaria. Es de los pocos sitios “llanos”, por no decir el único, en la parte norte de la isla. Esta particularidad, pese al gran tráfico que aguanta este tramo de carretera, le concede su condición de favorito entre los ciclistas. Por eso elegimos este lugar para arrancar con la nueva ruta que os planteamos: San Felipe-Pico de Las Nieves, ¿te atreves con ella?

Homenaje ciclista a Antonio Hernandez en Gran Canaria

Homenaje ciclista a Antonio Hernández en Gran Canaria, en San Felipe

Una ruta de unos 45 kilómetros de longitud, por la cara norte de la isla y que atravesará los municipios de Moya, Valleseco y Tejeda. Debido a la gran cantidad de carreteras que surcan el norte de la isla, puedes encontrar muchas más alternativas para subir al punto más alto de la isla, elegimos esta sencillamente por dos cuestiones: Son carreteras, entre comillas principales y fáciles de encontrar y que nuestro colega y topógrafo Juan Luis Quemada realizó el perfil de la etapa hace ya varios años y nos lo presta para la edición de la misma, facilitándonos mucho el trabajo.

En una subida tan larga, son casi 45 kilómetros, hay muchos tramos que por separado ya serían un puerto en cuestión, de mayor o menor dificultad. Por ejemplo, el comienzo hasta la población de Moya son unos 8km que bien podrían ser catalogados como un puerto de 2ª o un poco más… Los poco más de 5km que tiene la subida conocida como “Pinos de Gáldar” son de los más duros que podemos encontrar en las zonas altas de la isla y subirlos saca el resuello a los ciclistas más preparados, por  no decir los interminables kilómetros que tenemos desde “La Cruz de Tejeda” hasta nuestra ficticia meta en el Mirador de los Pechos en el Pico de Las Nieves. Todos estos tramos enlazados en un sólo recorrido hacen que esta etapa sea, por kilometraje y dureza, una etapa fuera de categoría.

Vistas desde la carretera de la subida a Moya.

Vistas desde la carretera de la subida a Moya.

Comenzaremos el recorrido en el mismo aparcamiento de la playa de San Felipe, salida sencilla en dirección a Moya por la GC-75, son un poco más de 8km hasta que llegas al pueblo. Ya los primeros 200m, con porcentaje del 12% te recordarán que no será nada fácil tu empresa, aunque no te asustes, son los más duros de toda la subida. Recorrido el primer kilómetro podrás optar por cambiar un poco la ruta, por la GC-752 o más conocida carretera de “Cabo Verde”, pues aunque son carreteras distintas salen prácticamente al mismo sitio y tienen la misma longitud y desnivel, si acaso por Cabo Verde estarás un poco más desprotegido del viento, pero las diferencias son mínimas. La GC-75 tiene algún que otro tramo de descanso, pero hay un par de entradas y salidas de barranco muy típicas en Canarias y que tienen un gran desnivel, sobre el 8 ó el 10% que hacen de esta carretera un reto bastante interesante para la gente que no está muy habituada al uso de la bicicleta. También ofrecen estos kilómetros bonitas vistas de la zona norte y si escoges primavera para subir por allí encontrarás vegetación autóctona de la isla. La entrada en la plaza del pueblo va precedida de una considerable rampa de 100m, pero hasta este punto del último kilómetro prácticamente es llano y representa uno de los pocos puntos en los que podréis descansar. En Moya se respira ciclismo y el pueblo es epicentro de una de las escuelas de ciclismo que más chavales tiene en sus filas Doratil-Moyabike, además de poder reponer fuerzas con algún “Suspiro de Moya”, dulce típico de la población.

Adrian Trujillo ganador en la Iª Cronoescalada Moya 2016 (Gran Canaria)

Adrian Trujillo ganador en la Iª Cronoescalada Moya 2016 (Gran Canaria)

Una vez repuestas las fuerzas, en el caso de que te hiciera falta, tienes que continuar por la GC-75 en dirección a  Fontanales. La carretera está en la otra punta del Moya y el cruce está bien señalizado, y aunque encontrarlo puede costarte algo, Moya no tiene tamaño como para perderte. Los siguientes 11 kilómetros hasta Fontanales son un regalo para el aficionado al ciclismo, sin excesiva dureza, apenas un 5-6 % de pendiente media, con sólo el hándicap del mal estado del asfalto en los primeros kilómetros (a día de hoy) te podrá llegar a desesperar. Pasados estos, los eucaliptos te envolverán y te protegerán del sol si has elegido un día excesivamente caluroso. En definitiva, un tramo de carretera totalmente recomendable si no fuera por el estado del asfalto. Como anécdota contar que en la actualidad se realiza una cronoescalada en este tramo y el último ganador, Adrián Trujillo, realizó los 11km de subida en apenas 25 minutos.

Una vez en Fontanales proseguimos camino esta vez por la GC-70, en dirección Arenara. Un dato: andamos ya a 1.000 metros de altitud y el cansancio se acumula en nuestras piernas. Convendría reponer líquidos en Fontanales ya que a partir de aquí empieza la parte más difícil de la subida y cada vez será más complicado encontrar sitios donde repostar nuestros bidones. Este tramo hasta el comienzo de la subida de Pinos de Gáldar,  será un impás de 3 km con apenas desnivel, que te vendrá muy bien para recuperar pulsaciones y sensaciones.

Los 5 km de  subida por los Pinos de Gáldar hasta su mirador  son unos de los tramos de carretera más duros que hay en la isla. Su pendiente media del 10%, mantenida durante metros y más metros te harán sacar lo mejor de ti para poder superarlas. Con el añadido de que en verano el calor en estas zonas puede llegar a ser axfisiante y en invierno tendrás que subir bastante abrigado por el frío. Hay épocas del año en que a esta altitud (1.500m), por la manera en que se dibuja la carretera, podrás acariciar las nubes, pues es un lugar donde éstas cambian de vertiente y la carretera transcurre por su vértice. El mirador es uno de los muchos rincones que hay en la isla donde poder admirar las exquisiteces paisajísticas que tenemos en Canarias: el cráter de un volcán, el mar de nubes, el paisaje de las medianías, el Teide o el infinito azul oceánico del Atlántico te amenizarán la obligada parada en la atalaya del mirador.

Desde el mirador hasta el Pico de Las Nieves cogeremos la GC-150 que vienen a ser 16 km de carretera con un asfalto en muy mal estado (a día de hoy), incomprensible si tenemos en cuenta que es una de las zonas más turísticas en cuanto a paisajes de Gran Canaria, que ya os hemos descrito en alguna que otra ruta. A partir de la Cruz de Tejeda hablamos de palabras mayores, pues son 9 km interminables donde el cansancio acumulado te pasará factura, pero que estarás encantado de pagar a cambio de llegar a la parte más alta de Gran Canaria en bicicleta, el Pico de las Nieves a 1.990m de altitud.

Detalles: en este tipo de subidas casi siempre hay que tener en cuenta las mismas consideraciones; elegir la indumentaria adecuada y para ello nada mejor que darle una visual a las previsiones meteorológicas. En verano y con mucho calor no os peguéis semejante calentón, mucho cuidado con olvidarte de la bebida y la comida durante la subida o acabaréis deshidratados y con una buena pájara. Y en invierno imprescindible llevar ropa de abrigo, unos manguitos, el cortavientos y las perneras, así como un buen periódico -sobre todo para el pecho en el descenso-. Tampoco están de más unos guantes largos para mantener los dedos calentitos y poder frenar bien.