Santa Cruz sufre parálisis en movilidad urbana y no avanza hacia el futuro

La ciudad de Santa Cruz de Tenerife se atasca en movilidad urbana y no avanza al ritmo de otras ciudades que están apostando por modelos más sostenibles y saludables para sus ciudadanos.

Desconocemos las razones por las que esto sucede, pero el caso es que si miras cualquier ciudad de este país, y de los paises europeos que nos rodean, todos están aplicando medidas como: mejoras en el transporte público, creación de carriles bici, peatonalización de calles, reducción de la velocidad a 30km/h, limitación de la circulación de vehículos, etc. Mientras tanto, parece que aquí vamos por libre y a contracorriente, empeñándonos en no aplicar ninguna de estas medidas, o si se hace es de forma tan tímida que no aportan ningún beneficio a la ciudad.

Zaida González, Concejala de Movilidad del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife. Foto El Día

Zaida González, Concejala de Movilidad del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife. Foto El Día

El pasado 14 de marzo, Zaida González, concejala de Movilidad del Ayuntamiento de Santa Cruz, era entrevistada para el medio digital local “Santa Cruz Diario” y dejaba claro que Santa Cruz no sigue el ritmo que marcan los nuevos tiempos. Afirmaba en la entrevista que: “Santa Cruz es lo que es. No podemos ampliar calles, no podemos crecer, no podemos hacer nada y tenemos un volumen de vehículos en la ciudad y, sobre todo, en las entradas en las horas punta, de 30.000 vehículos. Como vehículos y transporte público discurren por las mismas calles no las puedes ampliar y solo nos resta reducir el número de vehículos para favorecer al transporte público…” Si bien es cierto que la ciudad tiene sus limitaciones, no es menos cierto que existen medidas para favorecer el transporte público y mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos que no requieren de ampliación de calles o creación de más aparcamientos. Aquí van algunas de ellas:

  • Reducción de la velocidad en las calles a 30km/h, ya que se genera menos ruido, menos contaminantes de los coches en circulación, se reducen drásticamente los accidentes y se permite una cohabitación segura con las bicicletas.
  • Barrios sin coches (peatonalización del centro) que ayudan a que los vecinos se muevan a pie para los trayectos cortos y empleen sus vehículos sólo para los trayectos más largos, donde el vehículo tiene más sentido. Esto es posible si se permite el acceso en algunas zonas a los residentes y se crean rutas para la entrega de mercancías con restricciones horarias. Así se recuperan espacios para los peatones y se favorece la creación del pequeño comercio.
  • Favorecer fiscalmente el uso de vehículos eléctricos o híbridos con la exención de impuestos o la gratuidad de los aparcamientos en la ciudad, ayudas a la compra de bicis eléctricas o incentivos a las empresas y trabajadores que las empleen..
  • Mejora del sistema de transporte público dándole prioridad sobre el resto del tráfico de la ciudad, aumento de frecuencias en hora punta y en los que van a las zonas comerciales.
  • Limitar las posibilidades de aparcamiento de los automóviles disuade de su utilización. A medida que reducimos las plazas de aparcamiento y se limita su uso por el cobro del tiempo estacionado, son más las personas que optan por utilizar otros medios para desplazarse a esas zonas.
Carril Bici de Santa Cruz

Carril Bici de Santa Cruz

También hablaba Zaida acerca de la creación de carriles bici: “El carril bici en nuestra ciudad es complicado. La orografía de nuestra ciudad es muy dura. Hay gente que lo pide pero no es un clamor masivo que se pidan carriles bici por la gente que la utiliza en Santa Cruz”. Si yo fuera un gobernante responsable me cuidaría muy mucho de que mis ciudadanos me pidieran las cosas por clamor popular, porque eso sería síntoma de que no me entero de lo que sucede a mi alrededor.

Continua su exposición sobre los carriles bici: “¿Cuál es el uso masivo de la bici? El uso masivo es deportivo y se realiza en las zonas más llanas y, el mayor esfuerzo que estamos haciendo desde el ayuntamiento, es en el paseo que tenemos prácticamente bordeando toda la zona, desde el Parque marítimo casi hasta Las Teresitas; ya se solucionó el problema que teníamos frente al Auditorio con la batería, ampliando la acera con costo de 200.000 euros, para que el carril bici no tuviera ningún corte. El implantarlo en otras zonas de la ciudad es complicado por los requisitos que se necesitan: aceras de tres metros de anchas y señalización clara del carril, por lo que estamos reducidos a la Rambla y a establecer otras medidas como puede ser la velocidad limitada a 30 km hora, lo que generaría mayor tráfico y mayores retenciones. Lo que no se puede tener todo en la vida.”

Carril Bici de Santa Cruz

Carril Bici de Santa Cruz

Demuestra aquí como desconoce la realidad de lo que supone la pacificación del tráfico creando “Zonas 30″. No lo decimos nosotros, sino los estudios que se han realizado en las ciudades europeas donde se han puesto en marcha. Tenemos los ejemplos de Terrassa (200.000 habitantes como Santa Cruz), Copenhague (Dinamarca), Berlín (Alemania), Graz (Austria), Lund (Suecia) o Edimburgo (Reino Unido). Según la OMS (2011), en un atropello a 50 km/h el riesgo de muerte es ocho veces más alto que si se produjera a 30 km/h. Además, las “zonas 30” mejoran nuestra calidad de vida en la medida en que reducen los niveles de ruido, hacen más fácil el cruzar la calle, reducen las emisiones contaminantes, elevan la calidad del aire, contribuyen a un uso más eficiente de la energía (el transporte consume el 79% de la energía que empleamos), una circulación más suave de los vehículos y a una mejora de la habitabilidad y sostenibilidad de las ciudades.

También desconoce que la venta de bicicletas eléctricas creció en 2016 a un ritmo del 56%, según datos de AMBE (Asociación de Marcas y Bicicletas de España). Si apostamos por hacer las calles más seguras para las bicicletas y los peatones, y creamos espacios donde podamos dejar nuestras bicis aparcadas y vigiladas de forma segura, los usuarios se encargarán de demostrarle, subidos a bicis eléctricas, que la orografía de Santa Cruz no es un problema para sus desplazamientos.

Dice el dicho que “cuando el río suena es que agua lleva” y aquí el río lleva años sonando. Lo fácil sería que Santa Cruz se subiera al carro por el que apuesta la sociedad de hoy en día, porque cada día vemos más ejemplos de que ése es el carro que nos llevará al futuro que todos queremos para nuestros hijos en las ciudades. Lo difícil es no hacer nada.

Desde el Colectivo Tenerife por la Bici también se ha respondido la concejala por la entrevista. Aquí os dejamos el enlace al comunicado de Tenerife por la Bici.