Tic, tac, tic, tac,… Unai se lia con el reloj

Tic, tac, tic, tac,… Unai se lia con el reloj

Ay, ay pollito, la que casi liamos es gorda. Lo de hoy no me había pasado en la puñetera vida, y mira que llevo años compitiendo. Tocaba madrugar porque la salida era a las 09:00 y todo estaba controlado. Desayunamos en el apartamento, dejamos todo recogido y cumplimos con los rituales que toda persona que compite conoce y no voy a explicar…, por escatológico.

Y digo estaba controlado porque de repente ha dejado de estarlo. Íbamos en bici hacia el Club La Santa comentando que hoy se veía muy poquita gente calentando… Hasta que entramos en el Club y vemos a toda la gente en la parrilla. Se nos había ido la pinza y nos habíamos equivocado pensando que la salida era a las 09:30. Eran las 08:50 y yo estaba con la mochila a la espalda, el chaleco, las perneras y los manguitos y mis rivales colocados para salir.

Menos mal que ya había ido al baño que si no… me lo hago encima. Primer sprint del día, al guardarropa; segundo sprint quitarse la ropa sin caerse y sin romperla; tercer sprint ir a la parrilla.

Al llegar, haciéndome el sueco intento ponerme en mi sitio. De hecho mis rivales, demostrando un gran compañerismo me dejaban. Pero claro, tengo el pelo claro de canas, no rubio, así que no he pasado por sueco y el juez árbitro me ha dicho que para atrás. Es lo que dice el reglamento, así que a agachar las orejas y para atrás. Realmente creo que debería de haber ido hasta atrás pero me he colado al final de los élites. Me he hecho el longuis y desde allí he salido.

Menuda librada. Salida lanzada y yo sin calentar… aunque con el subidón de adrenalina que llevaba no me ha hecho ni falta. Iba encendido, no sentía nada, desbocado pero por suerte me he calmado rápido y me he colocado bien pero sin dar la cara. Hoy la salida ha sido algo más tranquila que ayer, o eso me ha parecido a mi pero en cuanto ha llegado el primer sendero y la primera subida un poco dura… Los gallos, y solo a medio gas, se han marchado.

Tocaba remar y 4 veteranos nos hemos puesto a la faena y hemos entrado al grupo de cabeza antes de Timanfaya. Grandes Trujillo, Antonio Ortiz y Jose María Guerrero. Pero el ciclismo es bastante sencillo y si te has quedado una vez,… lo más probable es que te vuelvas a quedar.

Tocaba Timanfaya. Lo recordaba precioso, espectacular, un lugar mágico y sobre todo duro. Y mis recuerdos eran correctos. He ido toda la travesía en la zona roja, aguantando a duras penas, hasta que casi al final, a mi sitio. Sabía que tenía que aguantar, que era el punto clave, pero la jerarquía del ciclismo es muy clara. Otro veterano pensaba lo mismo que yo, Trujillo. Me ha pasado y me ha dicho “vamos Unai, hay que entrar”. Lo miro intentando ponerle cara de asesino en serie pero no tengo fuerzas ni para eso. El entra, yo no, levanto el pie y espero al siguiente grupo. No queda otra. Me sorprende la gente que viene, Ismael Ventura, David Rosa, Fabián Molina, José Silva y el sub23 Dominique Sitta. Un poco por delante Carl Friberg remando solo.

Nos organizamos y vamos pasando todos al relevo, unos más, otros menos pero nadie guarda nada. Y se vuelve a repetir lo de la jerarquía ciclista. Llega una zona de senderos e Ismael Ventura entra el primero. Uno de los tíos que más rápido baja en España. Detrás David Rosa, detrás Fabián Molina y yo detrás. Si a un mago bajando le pones detrás a un corredor que ayer se cayó bajando el resultado es claro, el mago desaparece. No hay queja, yo me hubiera cortado igual incluso sin caerme ayer… Toca seguir arrimando el hombro hasta meta. Cada uno va con sus problemas, el mío calambres, pero tiro de experiencia y lo supero. Entramos en meta, puesto 20° y más que satisfecho.

Para haber estado a punto de no salir… Nada mal. Mañana cronoescalada… ¡Toca agonía!

Clasificación 2ª Etapa y General