Unai Yus –de verde y a lo loco– en la Bicistar Marathon 2016

Unai Yus –de verde y a lo loco– en la Bicistar Marathon 2016

Un nuevo comienzo, a final de temporada es un balón de oxígeno cuando agonizas. Eso es lo que me ha pasado a mi. Por circunstancias no deportivas, en el Marathon Bicistar he estrenado colores y montura. Una nueva motivación cuando ya hay pocas fuerzas y ganas de entrenar.

La Caldera se supone que evoca calor, pero al llegar tempano hacía un fresco importante. Recogida de dorsal y… primer contratiempo, saco la nueva Cannondale Scalpel SI y veo que la rueda delantera ha perdido aire. No termina de sellar bien y decido ponerle cámara.

Me visto con la ropa de FreeMotion, termino de ajustar la bici y ya calienta un poco más el sol. Llamada a parrilla y al lío. Salida controlada, con bastante tensión pero sin nadie con ganas de apretar fuerte. Además el terreno está bastante suelto y no se puede ir excesivamente rápido. Vamos un grupo grande, no sé cuantos, pero cerca de 20 corredores. Los Loro Parque son mayoría, pero están a la expectativa, como yo. Marco el ritmo en algunos momentos, ellos, trabajando para Jacob Reyes con el que me estoy jugando la Copa MTB Tenerife también. Pero quien más tira es Pedro Rodríguez. Para mi es el favorito, viene de hacer un buen Campeonato de España de XCM…

Unai Yus. Bicistar Marathon 2016

Unai Yus. Bicistar Marathon 2016

Empezamos la primera subida y la cosa se empieza a clarificar. Pedro mantiene el ritmo, yo aprieto, Jorge Hernández asoma… y el grupo se queda en 5, nosotros 3 y Yacomar y Adrián del Loro Parque. Lógicamente estos no tiran, Jacob se ha quedado y se limitan a ir a rueda. Empiezo a tensar más, tengo que intentar que Jacob no entre, pero no puedo calentarme demasiado, no sea que reviente, me quede de estos 4 y luego los de atrás me pasen por encima.

Bajando hacia El Lagar, Pedro y yo bajamos a un ritmo incómodo y Adrián se queda. Uno menos… un poco más fácil. Pasamos El Lagar como rayos, botellín de agua fresca y 10 kilómetros por delante. Toca ponerse el mono de trabajo, a marcar el ritmo. Pero, parece que el ritmo es poco divertido para Jorge Hernández y arranca como si fuera una carrera de carretera, un ataque en toda regla. No me preocupo demasiado, pero aumento el ritmo y lo voy manteniendo a la vista. Jugamos al gato y al ratón, me acerco y se me va, se me va y me acerco. Detrás Yacomar y un Pedro que parece que pierde punch. Va cediendo, metro a metro, pero mi gozo en un pozo, Adrián nos coge. Jorge sólo por delante, yo tirando y dos Loros a rueda. No me gusta el juego…

Unai Yus. Bicistar Marathon 2016

Unai Yus. Bicistar Marathon 2016

La subida no se acaba, levanto un poco el pie, Jorge se va más lejos pero siempre a la vista y Yacomar me prueba. Autocontrol, buena cara y a rueda… Salvo el embite, pero no saben lo cerca que han estado de eliminarme. Seguimos subiendo, con Jorge a la vista y a punto de coronar nos cantan 40”. Llega mi baza, para algo he salido a probar una doble. Jorge es un carretero, que me ha sorprendido porque no se ha quedado en la primera bajada, pero ahora va sin referencias y eso es diferente. Con Adrián no cuento, al menos espero que si nos vuelve a pillar sea cerca de meta y llegue fundido. El mayor hueso es Yacomar, un tío con una cara de niño pillo que baja como el diablo. Pero ha arriesgado y ha montado horquilla rígida.

Así que… suelto los frenos, Adrián desaparece, Yacomar no va comodo. Dejo correr la bici un poco más y… ppsssssss... ¡Joder, seré gilipollas, se me había olvidado que llevaba cámara delante. Pie a tierra, sacar una cámara, meter otra y a pelearme con la bombona de CO2. Pasa Adrián, me ofrece ayuda. Pasa Pedro, lo mismo, le doy las gracias y le digo que siga. Correr con una Lefty de Cannondale tiene una ventaja si pinchas la rueda delantera, y es que no la tienes que soltar. Acabo la bombona de Co2 y arranco. He perdido algo de la carga, no llevo aire suficiente, así que más adelante paro y me pasa otro, Jose Sosa.

Unai Yus. Bicistar Marathon 2016

Unai Yus. Bicistar Marathon 2016

Me empiezo a poner nervioso, repaso mentalmente gran parte del santoral mientras hincho con la bomba de mano… y por fin arranco. De perdidos al río, a fuego, si exploto que sea intentándolo. Aprieto los dientes y otras partes más pudendas y veo a un Loro Parque corriendo con la bicicleta en la mano. Es Adrián… con la bici de Yacomar. ¿Están locos? Eso está prohibido por reglamento. Da igual, yo a lo mío, leña y más leña. Al rato veo estela de polvo de alguien. Arriesgo bajando y aprieto en los llanos y los pequeños repechos. Veo a Juan José Sosa, lo pillo, lo paso y lo suelto. Otro menos. Según lo suelto veo a Yacomar al fondo. No puede ser… Pero sí. A este lo pillo pero… no lo consigo soltar.

Última subida, de asfalto, infumable, agónica. Yo no doy más, voy al límite y con poco aire en la rueda delantera, me lastra. Yacomar juega al escondite, se pone a la par y se deja caer. Hasta que.. llegando a la caldera me pasa y entra 3º en meta.

Unai Yus. Bicistar Marathon 2016

Unai Yus. Bicistar Marathon 2016

Nada más pasar meta voy a preguntar al juez que me confirme si se puede cambiar de bici entre compañeros; me dice que no y me pregunta quien ha cambiado. Yacomar, que estaba allí dice que es él. No me siento orgulloso con mi acción, hubiera ganado la Copa MTB Tenerife de igual manera, pero me he calentado y he levantado la liebre. Yacomar me ha dado una lección, él ha sido el hombre y yo el niño.

Son cosas de carrera, me dice Yacomar, el reglamento está para cumplirlo. Lo hablamos y queda ahí, pero… me ha dado una gran lección.

De la Scalpel, ya os hablaré, ahora a preparar los siguientes retos, Transgrancanaria y Fudenas, vestido de verde.

Si te ha gustado esta crónica, no te pierdas las próximas y te recomendamos leer las anteriores en Pedaleandoporcanarias, descubrirás el ciclismo contado desde dentro y con un punto de vista diferente.