Unai Yus: los viejos rockeros nunca mueren

Unai Yus: los viejos rockeros nunca mueren

Leí en un cartel de información, en uno de los innumerables miradores por los que pasé que La Gomera, por sus barrancos que parten del centro de la isla, del Parque Nacional de Garajonay hacia el mar, tiene forma de exprimidor gigante. Doy fe, si montas en bici, La Gomera te deja exprimido.

¡Qué maravilla de isla, qué preciosidad! Pero qué dura es, joder… Ha sido un fin de semana diferente, relajado, de disfrutar con la bici, amigos y familia, un fin de semana disfrutando de la II Marcha Cicloturista Virgen del Carmen que nos organizó el C.C. El Fogueo.

Esa maravilla que es La Gomera está a una hora escasa en barco desde Tenerife, perfecta para ir con la familia y en tu propio coche. Llegamos a la coqueta San Sebastián de La Gomera y empiezan las cuestas para salir de la capital. Conduzco despacio, admirando las vistas y… para que no se me maree la compañía, jejeje. Tras pasar por Hermigua queda otro puerto, eso sí, por unas carreteras perfectas hasta Vallehermoso. Llegar, descargar y a recoger el dorsal… lugar de charla y donde más mentiras se cuentan. Que si no he podido entrenar, que si estoy resfriado, que si la abuela fuma en pipa…

Unai Yus Cicloturista Vallehermoso 2016

Unai Yus Cicloturista Vallehermoso 2016

Con la tontería de la charla ha llegado la hora de cenar y nos vamos a un bar cercano en grupo. Adrián, Katy, Bea, Maria del Cristo (¿será por los pifostios que monta?), Fabián, Antonio y yo con la tropa. Miramos la carta y todos quieren pasta… a ser posible lo más limpia posible. Pero… ¿mañana no es una marcha? Relajense, coño… Pues nada, al final me puede la presión y termino cenando pasta.

Terminando de cenar, me dice Antonio, “¿oye, ese de enfrente no es el Triki Beltrán?” La mirada que le eché fue de verla. Sin palabras le decía, ¿has estado bebiendo? ¿Qué va a hacer el Triki aquí, en La Gomera? Pero miro hacia la mesa que me señala, y efectivamente es el Triki. Él no me ve, pero al levantarse, se viene hacia mi mesa y me saluda. Le ha pasado como a mi, no se podía creer que yo estuviera en La Gomera… Nos saludamos, charlamos pero… con la mirada nos retamos para mañana. Mentira, pero bueno, hay que darle algo de suspense a la historia.

Unai Yus y Triki Beltrán, Cicloturista Vallehermoso 2016

Unai Yus y Triki Beltrán, Cicloturista Vallehermoso 2016

Tras un reparador pero un poco corto sueño, me junto con un montón de frikis vestidos con colores muy vistosos y chillones, con unas zapatillas que al caminar les hacen parecer patos mareados y con unos champiñones puestos en la cabeza acompañadas de unas gafas ultrafashion de última generación. Esto es lo que me gusta del ciclismo, que somos una tribu, una gran familia unidos por una pasión, pedalear, que nos hace sentirnos libres. Y eso, en las marchas comparado con las carreras se multiplica por mil. Aquí puedes ser viejo, joven, gordo, flaco, feo o menos feo (no vi ninguno guapo, perdónenme ustedes), que lo importante es hacer el recorrido, hablar mucho y parar a comer e hidratarse en los avituallamientos.

Unai Yus Cicloturista Vallehermoso 2016

Unai Yus Cicloturista Vallehermoso 2016

Los primeros kilómetros, neutralizados y cuesta arriba dan para charlar con unos y con otros, gente que no conozco, gente a la que le gusta el ciclismo, montar en bicicleta, pero que no compite. Un tema recurrente, la inseguridad y nuestras “peleas” continuas con coches, motos, guaguas… y con nuestros propios compañeros del pedal porque, por desgracia, gilipollas hay en todos los gremios, incluido el nuestro.

Algún enganchón que otro, alguna caída sin consecuencias  y me junto con el Triki. Mucho tiempo sin coincidir con alguien que fue mi rival por primera vez en 1993 y por última, de momento, en 2015.  Después de la primera parada nos ponemos al día y una cosa nos queda clara, nos sigue volviendo locos pedalear y competir.

Más charla, más gente, más desconocidos pero amigos del pedal, más avituallamientos, comida y llegamos a la playa de Vallehermoso, última parada antes de la traca final. Subiremos neutralizados hasta la plaza del pueblo, dónde empieza la subida hasta la Ermita de la Virgen del Carmen, el tramo abierto, la pimienta del día…

Unai Yus Cicloturista Vallehermoso 2016

Unai Yus Cicloturista Vallehermoso 2016

Salimos y hay mucha broma pero bastante tensión. ¡Y eso que es una cicloturista! ¡Pero si alguno quiere pasar al coche por encima! Antes de la plaza el coche acelera y la gente detrás, empieza la fiesta y de manera bastante violenta, 3 curvas de 90º y una pared importante. Joder… qué dolor de patas, esto de ir todo el día retenido y ahora abrir gas no es aconsejable. Son casi 4 kilómetros de subida, dura, con tramos muy duros y algunos descansos. Yo bastante tengo con aguantar, Adrián está inspirado hoy y va dejando cadáveres por el camino. Somos 5: el Triki, Adrián, Matthias, Edi  y yo. Y sin esperarlo nos aparece el mismísimo diablo, no sé si para animarnos o para llevarnos al infierno. Más adelante una batucada y más arriba unas simpáticas ángeles que ofrecen agua. Por el camino se han quedado Matthias y Edi, y yo he tenido que dejar marchar a Adrián y al Triki. Pero levantan el pie y Edi y yo los cazamos. La motivación de hacerlo bien en su prueba hacen el resto y Edi pasa primero la linea.

Más comida y bebida frente a la Ermita de La Virgen del Carmen mientras van llegando todos los valientes, unas cuantas fotos grupales y a la ducha para el remate final; paella, entrega de premios y sorteos. Gran trabajo del CC El Fogueo y de todo el pueblo de Vallehermoso que nos hizo sentirnos mejor que en casa. Espero que podamos volver el próximo año.

PD: El domingo madrugué con Adrián, que me enseñó parte de la isla a pedales… Si sé lo dura que es a ritmo cuartelero, me quedo en la cama.