Unai Yus, me encanta que los planes salgan bien. Vuelta a Tenerife 2017

Unai Yus, me encanta que los planes salgan bien. Vuelta a Tenerife 2017

Yo no era muy del Equipo A, pero creo recordar que era Aníbal Smith el que decía al final de cada capítulo… “me encanta que los planes salgan bien”. Pues hoy yo he sido Aníbal Smith, entre otras cosas porque tengo el pelo casi tan blanco como él, por ser el más veterano y porque mi plan no es que haya salido bien, ha salido perfecto.

Me encanta ver ciclismo, competir… y me considero una persona que sabe leer bien las carreras. Otra cosa es que generalmente no lo pongo en práctica porque me gusta más correr para divertirme. Pero a esta Vuelta a Tenerife vine con la idea de intentar disputar una etapa y para eso hay que correr con cabeza y ser frío. Ayer me equivoqué, hoy no.

Se sabía que la carrera se iba a hacer dura, muy dura. Es cierto que no se subía El Teide, que se bajaba. Pero antes había que cruzar todo el Parque Nacional, con sus repechos. Y después, nos quedaban más de 70 kilómetros por la TF-28, mi carretera talismán en Tenerife. Una carretera que se adapta a mis características como un guante, una carretera para gente potente y con un punto de técnica.

Etapa 2 Vuelta Ciclista Tenerife 2017. El Teide-Candelaria.

Unai Yus, Etapa 2 Vuelta Ciclista Tenerife 2017. El Teide-Candelaria.

Mi idea era clara, no dejar marchar a los primeros de la general, estar con ellos gastando lo mínimo posible y arrancar sólo una vez, en la zona menos dura de la TF-28, a la altura de La Medida, donde casi no hay porcentaje pero se sube, con muchas curvas enlazadas… y a partir de ahí, bajar hasta Güímar e intentar llegar. No era fácil, pero era la única opción que veía para ganar.

La salida ha sido rápida, hemos cruzado toda la Cañada del Teide a un ritmo muy alto. Con 2 escapados por delante, el equipo del líder se ha puesto el mono de trabajo y los ha mantenido a raya. Se ha empezado a subir el puerto del Retamar y la tensión acumulada ha estallado. Arranca Juan Mesa, remacha Adrián Trujillo y los gallos se mueven. Voy bien colocado y gestiono, al líder se le ha salido la cadena y me quedo detrás de él. Enganchamos empezando a bajar y veo que se sigue con ganas de fiesta, Adrián y Mesa dan ritmo a la bajada, algún otro se le suma. Yo me coloco bien, hacia el 12-15 donde lo veo todo bien pero no gasto. Miro el pulso y bajo a 115-120… perfecto, cuanto menos gaste mejor.

Etapa 2 Vuelta Ciclista Tenerife 2017. El Teide-Candelaria.

Etapa 2 Vuelta Ciclista Tenerife 2017. El Teide-Candelaria.

Jesús Nanclares, el ganador del primer día se ha cortado. Seremos 40 corredores aproximadamente y él no está. El equipo del líder no especula y entra a tirar fuerte. Seguimos bajando, la bajada es eterna hasta La Camella, y Esteban Cardona de la juega para sacar unos segundos y ganar la meta volante de La Florida nada más acabar la bajada.

Seguimos por ese carrusel que es la TF-28 y toca subir La Cisnera. Ataque en pareja de los corredores de Pelotón Tenerife Julián y Aitor y se vuelve a liar con los gallos. Adrián, el líder, el italiano que va 3°… y allá que voy. Y cuando paramos y nos cogen, cuando menos lo esperábamos, en el repechito siguiente, en Villa de Arico nos vamos 7 corredores. Entro el último, ya empezando a bajar y enseguida paso un par de relevos. Adrián es quien más interés tiene y quien más ganas pone… y aunque ha costado, al salir de Arico Viejo nos ponemos de acuerdo y empezamos a pasar.

Etapa 2 Vuelta Ciclista Tenerife 2017. El Teide-Candelaria.

Etapa 2 Vuelta Ciclista Tenerife 2017. El Teide-Candelaria.

Cómo siempre, unos pasan más, otros menos… y yo ya, sin darlo todo pero decido pasar. Las apuestas se hacen para ganar, y ahora mismo éramos 7 envidando. La carrera iba bien para mí, pasamos los eucaliptos y se queda un italiano. Mejor, porque eran 3 del mismo equipo. Y llega el terreno que mejor me va, ya pasado Fasnia. Me siento cómodo, con fuerza y eso aumenta mi confianza. Llegan los directores y se acaba la cordialidad, Pelotón Tenerife le dice a su corredor que no pase. Se lo recriminamos pero sigue insistiendo que no entra al relevo. Y esa es la espita que detona la bomba, tengo que ser el 1° en arrancar, a una sola carta, o gloria o muerte…

Arranco y no salen a por mi. La primera parte funciona. Si hubieran salido a por mi… toca apretar, apretar, arriesgar un poco en las curvas e hilar fino. Dejo correr la bici en las curvas y aprovecho esos pocos segundos para recuperar la musculatura. Arranco lo más fuerte que puedo de cada curva y voy viendo a mis perseguidores en las curvas que voy dejando atrás. No puedo coger referencias, sólo puedo mirar para ver que sigo sólo y seguir apretando.

Unai Yus, Etapa 2 Vuelta Ciclista Tenerife 2017. El Teide-Candelaria.

Unai Yus, Etapa 2 Vuelta Ciclista Tenerife 2017. El Teide-Candelaria.

Empieza la bajada, una primera parte de curvas amplías y de pedalear, que con el viento en contra cuesta. Llego al Mirador de Don Martín, momento de arriesgar. Creo que abro algo más de hueco, cruzo Güímar como si se acabara allí mismo la carrera y llega el punto crítico, 2 rectas anchas, largas y con mucho viento en contra. Dudo de si llegaré. En Güímar creía que sí, ahora no lo sé. Por suerte, el corredor bielorruso del equipo italiano ataca y se va sólo. Lo tengo cerca, se me va acercando y aflojo un poco para recuperar el resuello.

Me adelanta y me pide relevo. Le digo que llevo 10 kilómetros sólo, que no puedo. Tira un poco más y me vuelve a pedir relevo. Lógicamente tengo que pasar. Voy muy justo pero el terreno es favorable. Tiramos los dos, sus relevos son un poco más largos pero colaboramos ambos. ¡Y llegamos al kilómetro final! Ayer me lo explicaron, me dijeron que era muy complicado y que quien entrara primero en el puente sobre la autopista tenía media victoria en el bolsillo.

Unai Yus, Etapa 2 Vuelta Ciclista Tenerife 2017. El Teide-Candelaria.

Unai Yus, Etapa 2 Vuelta Ciclista Tenerife 2017. El Teide-Candelaria.

Allá voy, 1°, encendido y... entre un coche parado ocupando medio carril, un Guardia Civil intentando apartarlo y la velocidad me voy largo. Mi compañero de fuga entra por dentro y me saca 2 metros, mira atrás y esprinta hasta la siguiente curva… tumba la bici y se cae. Lo siento por él, tenía que arriesgar y le ha salido cruz, a mí cara. Se acabó la incertidumbre, miro atrás y no veo a nadie. Bajo despacio, sin arriesgar e incluso así estoy a punto de irme recto contra el muro de una casa.

Entro en la plaza de la Basílica de La Candelaria. 2 curvas y a pie de las estatuas de los  Menceyes puedo levantar los brazos. Todo un orgullo poder vencer aquí. No soy canario pero siento esta tierra como mi patria vasca donde nací. A pesar de los años, a pesar de la experiencia, esa emoción ha hecho resbalar unas lágrimas por mi cara.

Mañana… mañana será otro día, volveré a intentarlo, sé qué será más complicado, pero esta victoria y la alegría que ha sentido todo el equipo Loro Parque no nos la quita nadie.