Unai Yus nos descubre el recorrido de la Vuelta al Teide 2018. Pídela como regalo por Navidad

Unai Yus nos descubre el recorrido de la Vuelta al Teide 2018. Pídela como regalo por Navidad

Cuando una pasión te une terminas encontrando viajeros con tus mismas inquietudes en el camino. Y así ha sido en nuestro caso. Las casualidades llevaron a que Andrés y Toñi, Toñi y Andrés se cruzaran en mi camino este otoño. Un café, una charla y un reto encima de la mesa, la Vuelta al Teide 2018. Una prueba ciclodeportiva que quería darle una vuelta de tuerca a la I Edición de 2017.

Y como las cosas hay que probarlas….ahí que acepto el guante de los organizadores de la prueba y junto con otro colgado de las 2 ruedas nos plantamos en Los Realejos, un sábado 25 de noviembre a las 7:15 de la mañana a pesar del aviso de temporal. Había que intentarlo, y si se ponía feo, nos subíamos a la furgoneta y a comer en un guachinche. Ese era el trato.

Unai Yus recorrido Vuelta al Teide 2018

Unai Yus recorrido Vuelta al Teide 2018

Arrancamos desde Los Realejos, en animada charla con las primeras luces del día. Y mejor que fuera en animada charla porque directamente y sin anestesia empezamos a subir hacia Icod El Alto. No es que sea una subida terrible… pero empezar subiendo sin calentar es algo que no mola. Vamos ganando metros, con unas preciosas vistas y un buen asfalto que nos permite subir cómodos. Sin prisa pero sin pausa coronamos el primer puerto del día y nos tiramos, con precaución ya que el asfalto está bastante mal hacia La Guancha e Icod. Nos ponemos el chaleco y subimos los manguitos porque hace fresco y es temprano. Lo mismo pasará el día 3 de febrero….así que no se pasen de valientes y no vayan a pecho descubierto si no quieren morir por el camino.

Unai Yus y Julián Gómez recorrido Vuelta al Teide 2018

Unai Yus y Julián Gómez recorrido Vuelta al Teide 2018

Sin momento de pausa, nada más llegar a Icod, giramos a la izquierda y nos encontramos con el segundo puerto del día, El Tanque. Otra subida tendida pero que va sumando metros y desgaste. El asfalto vuelve a mejorar y Julián y yo seguimos en animada charla. Son otros 9 kilómetros que conviene tomarse con calma, al igual que el puerto anterior porque la Vuelta al Teide se hace muuyyy larga. Un sábado por la mañana temprano, aviso de temporal y la nueva autovía hacen que podamos disfrutar de la subida sin coches que nos molesten. Coronado el puerto, giramos a la derecha para dejarnos caer hasta Garachico, para mi el pueblo más bonito de Tenerife. Y digo nos dejamos caer con toda la intención. ¡Cuidado con la bajada de Las Cruces!, ya que el firme está un poco irregular y al estar la carretera expuesta directamente a Los Alisios tiene un verdín, un musgo en algunas zonas pelín delicado tirando a cabroncete. Mi consejo es bajar con calma disfrutando de las maravillosas vistas a la Isla Baja. Queda tiempo, kilómetros y desnivel de sobra para apretar, subir, agonizar e incluso reventar. Llegado a Garachico por San Pedro, giramos a la izquierda y nos dirigimos, paralelos al mar por la carretera “llana” de la Isla Baja  hasta Buenavista.

Unai Yus y Julián Gómez recorrido Vuelta al Teide 2018

Unai Yus y Julián Gómez recorrido Vuelta al Teide 2018

Primera parada. Bocadillo de pata, mayonesa y una napolitana de chocolate acompañada de una Coca-Cola. Así sí se puede aceptar hacer este reto. No sé qué avituallamiento nos encontraremos en este punto el día de la prueba pero conociendo a Andrés, Toñi y el Equipo humano de 7Raid, seguro que no nos falta de nada. Pero no es plan de quedarse frío, el día no acompaña a estar parado y nos queda por delante otro puerto, desde Buenavista hasta Las Portelas… bueno, un poco más. Mi compañero Julián y yo seguimos dándole al palique. Hemos arreglado medio mundo, pero todavía nos queda medio mundo por arreglar. Y con lo que queda por delante, seremos capaces de hacerlo. Volvemos a ganar altura, con unas rampas ya algo más duras, con unos porcentajes mayores que nos van preparando para lo que viene. Pasamos El Palmar, pasamos Las Portela y coronamos en el Mirador de Los Altos de Baracán.

Unai Yus y Julián Gómez recorrido Vuelta al Teide 2018

Unai Yus y Julián Gómez recorrido Vuelta al Teide 2018

Nos vamos a adentrar en una de las maravillas de Tenerife: Masca, un nombre, una palabra que acojona al ciclista más aguerrido. Enseguida sabremos porque. Bajamos, dejamos a la derecha el cruce a Los carrizales y nos enfrentamos a la primera subida hasta el Mirador de Hilda. Es corta pero dura… el GPS empieza a ponerse serio, 14, 16, 18 y ¡toma ya! 20%. Julián y yo lo comentamos, decimos que esto ya no es broma. Yo llevo un 36-28, él, que es más joven e inconsciente, un 36-25. No me hace falta más, pero es cierto que llevo todo metido. La subida es corta, dos kilómetros aproximadamente. Coronamos y nuestras retinas tienen un orgasmo. Delante, todo el valle de Masca, su caserío, sus paredes escarpadas, sus tonos verdes, su grandeza, su brutalidad, lugar mágico. Bajamos de Hilda a Masca, disfrutando de la conducción y de las vistas. Una pequeña parada, un par de fotos y para arriba.

Unai Yus y Julián Gómez recorrido Vuelta al Teide 2018

Unai Yus y Julián Gómez recorrido Vuelta al Teide 2018

Toca LA SUBIDA DE MASCA, así, en mayúsculas. Cuatro kilómetros de sensaciones encontradas, puro disfrute y agonía. Seguimos hablando, menudos dos charlatanes nos hemos juntado…aunque el dialogo es bastante menos fluido y bastante más entrecortado. Las rampas no perdonan. Cuando el GPS marca un 8-9% vamos descansando. Los tramos del 16-18% son constantes mientras vamos ganando altura en unos pocos cientos de metros. Aunque cueste, porque la subida es dura, pero dura de las de verdad, hay que intentar disfrutar de los detalles. Una choza de pastores, la carretera que culebrea sobre nuestras cabezas, las brutales paredes de roca… Masca es un espectáculo de la naturaleza. Merece la pena el sufrimiento. Además….es lo que nos gusta, si no, nos hubiéramos dedicado a jugar a la petanca. Por fin coronamos en el Mirador de Cherfe, y sin tiempo a pararnos porque hacía frío, nos tiramos hacia Santiago del Teide no sin antes mirar al Teide a los ojos y aceptar su reto, nuestro próximo reto, coronarlo.

Unai Yus y Julián Gómez recorrido Vuelta al Teide 2018

Unai Yus y Julián Gómez recorrido Vuelta al Teide 2018

Otra parada en el coqueto Santiago del Teide, otro bocadillo pálcuerpo,  acompañado del  barraquito de rigor , para volver a subirnos a nuestras monturas, felices, con la barriguita llena y los pies calientes. En el horizonte la razón de esta prueba, El Teide. Pero antes, por si no había sudo suficiente con Icod El Alto, El Tanque y Masca… toca subir por Las Manchas, para bajar a Chío por Arguayo. Nos van cayendo algunas gotas, hace viento frío, pero hemos venido a intentar completar el recorrido….y Julián y yo, por otro bocadillo y su correspondiente barraquito somos capaces de lo que haga falta. Dejamos atrás Chío y cambiamos el chip. Por delante 25 kilómetros de subida constante y con unas rectas que le funde a uno el ánimo. Menos mal que me acompaña el incansable Julián y nos seguimos riendo hasta de nuestra sombra. Os aseguro que aquí se va a pasar miseria. Masca es muy duro y fundirá a mucha gente, pero El Teide los rematará. Vamos quemando etapas, el restaurante La Estrella, El Mirador Los Poleos, Montaña Chinyero, El Pinar de Chío… Cada vez hace más frío, el viento castiga fuerte, cada vez estamos más altos, pero nuestra intención es dar la Vuelta al Teide, rodearlo, disfrutarlo y por supuesto, sufrirlo. Mucho rato después llegamos a Las Narices del Teide, otro trozo de bocadillo, nos abrigamos y seguimos.

Unai Yus y Julián Gómez recorrido Vuelta al Teide 2018

Unai Yus y Julián Gómez recorrido Vuelta al Teide 2018

Si alguien cree aquí que ya ha subido el Teide… se puede dar por jodido. Has subido lo duro, ahora te queda cruzar lo más duro, todo el Parque Nacional. Montamos en las bicis y bajamos los 4 kilómetros hasta Boca Tauce, para seguir por el Llano de Ucanca y enfrentarnos a Los Azulejos. La cosa ya es seria, estamos por encima de los 2.000m y llevamos una buena paliza encima. Las rampas de 9% hacen pupita. Nos ponemos de pie, nos miramos y nos entra la risa floja. Las patas ya duelen de verdad. Hasta ahora era un picorcillo molesto, pero ya se ha convertido en dolor. Pasamos Los Azulejos, dejamos atrás Los Roques de García y el Parador, guarida de gran parte de los ciclistas profesionales entre los meses de enero y mayo y nos enfrentamos a LA RECTA. Si alguien no la conoce, cuando la tenga delante la reconocerá sin lugar a la duda. Es una puta recta en la que la inmensidad del Teide te hace tener un efecto óptico de que vas bajando que el GPS te desmiente. No es duro, es un 3%, pero vas subiendo, aunque te parezca que pica para abajo. Y enfrente ves que la recta sigue, que no se acaba y allá adelante sí que ves la inclinación.  Momento mental, momento de desconexión, momento de pedalear como un autómata. Y no se os ocurra mirar al Teide, nos se os ocurra  osar levantar la vista, porque os pasará como a la mujer de Lot y las piernas se os convertirán en sal. Hay que superar ese momento duro, poniéndose metas cercanas, hasta que ya por fin llegues a la altura de teleférico y poco después a Montaña Blanca. Ahora ya sí que has subido El Teide. Un Teide que está totalmente reasfaltado, tanto en su subida como en su bajada, algo que se agradece sobremanera.

Unai Yus y Julián Gómez recorrido Vuelta al Teide 2018

Unai Yus y Julián Gómez recorrido Vuelta al Teide 2018

Abrigados pero con algo de frío vamos ganando velocidad y perdiendo altura para dejar atrás El Portillo, Ramón Caminero, La Margarita de Piedra, Aguamansa… hasta encontrarnos con la última sorpresa. Giro a la izquierda hacia Benijos. Último esfuerzo, último esfuerzo, un poco más de dos kilómetros que a estas alturas parecen cuatro. Pero una vez coronado ya sólo queda disfrutar del valle de La Orotava, de las vistas hacia Puerto de la Cruz mientras pedaleamos suavemente, en bajada hasta Los Realejos.

Hace casi siete horas salíamos de aquí. Llegamos cansados pero felices. Hemos superado el reto, le hemos dado la Vuelta al Teide. 163km y +4200m de desnivel positivo. No esperes a leer mi crónica en febrero, descúbrela tu mismo, va a merecer la pena.