Unai Yus, por fin una carrera en el patio de casa. XC Amarilla Golf 2017

Unai Yus, por fin una carrera en el patio de casa. XC Amarilla Golf 2017

Y ya casi cuando se está acabando la temporada, por fin, una carrera en casa. XC Amarilla Golf, casi el patio trasero de mi casa. Piedras, polvo, senderos, diversión… y con dos grandes ventajas, por fin conozco un recorrido y por fin no tengo que madrugar.

Pero claro, con esos ingredientes, a veces la ilusión de hacer una gran comida hace que se te queme. Pero bueno, puse todo de mi parte, revisión de circuito y material y me presenté en Amarilla Golf con ganas de disfrutar. Si lo hacía, y corriendo en casa, había bastantes posibilidades de ganar.


Poca participación, por desgracia. Las fechas que estamos, que la prueba la aplazaran en su fecha inicial, correr un festivo entre semana y que se decía que el recorrido era “súper técnico” echó para atrás a mucha gente.  Para mi todo eso son excusas, lo siento. Cansados estamos todos, con ganas de descansar también, mucha gente que se quedó en casa no trabajaba… y lo de que un recorrido es técnico… ¡me río! Tiene que haber todo tipo de recorridos en una temporada, más sencillos y menos sencillos. Pero súper técnicos, os aseguro que no hay ninguno. Simplemente hay que entrenar la técnica igual que el físico e ir a reconocerlo si puedes. Luego, si lo ves complicado, te bajas, pasas a pie y sigues. Seguro que la próxima edición ya no te bajas… La receta es sencilla, y os aseguro que cuando los recorridos tienen algo de picante son mucho más divertidos. Sólo es cuestión de proponérselo.

II XC Amarilla Golf, Copa MTB Tenerife 2017

Unai Yus y Esteban Cardona. II XC Amarilla Golf, Copa MTB Tenerife 2017

Pues eso, que salimos cuatro y el del tambor, rápido, desde la dársena de Amarilla Golf con Sergio Flores marcando el ritmo. Me coloco a rueda y no voy cómodo. Preferiría ir o más despacio o más rápido, pero así, precisamente así no. Dejo hacer al victoriero, que mira para atrás al igual que lo hago yo. Circulamos un grupito con Esteban Cardona, Suso, Juani, Lolo, Gustavo…Vamos ganando altura, la poca que se gana y decido adelantar a Sergio y poner un puntito más. El colombiano se suelda a mi rueda y el resto se corta. Siguen muy cerca, no hay dureza y acabamos de salir. Sé que al coronar empieza un sendero, así que sigo rápido pero para mi sorpresa Cardona me adelanta y se me mete delante. Es una maniobra muy lícita e inteligente, pero no me gusta. Él sabe que yo bajo más rápido, no quiere dejarme pasar. A mi más que llevarle a él delante me molesta que nos pillen por detrás y se monte un trenecito. El de Fachadas Dimurol baja delante, no va despacio y yo voy muy cómodo. Coronamos un repecho y le adelanto, apretando, ahora sí, para que no me pille con la guardia baja en la siguiente bajada. Aprieto pero guardando siempre un poco para antes de cada zona técnica. Así me aseguro acelerar aún más y entrar delante.

Unai Yus, XC Amarilla Golf 2017

Unai Yus, XC Amarilla Golf 2017

Por detrás no veo a nadie. Es cierto que es complicado mirar, pero en algunos sitios se ve algo y no intuímos a nadie. Tenso un poco en las zonas más técnicas, en los barrancos de bajada. No bajo a tope, porque aunque está más limpio que como suele estar, sigue habiendo muchísimas piedras y un pinchazo hipotecaría mi carrera. Esteba sufre, pierde unos metros, unos segundos, pero tampoco demasiado. Se ve que ha entrenado bastante, no en vano él también “corre en casa”. En las zonas de apretar recupero el resuello y Cardona entra a mi rueda. En cuanto llega algo más técnico le vuelvo a tensar. Está siendo una carrera divertida, de desgaste. Cuando llevamos más de media vuelta, en una zona muy sencilla y después de llevar bastante tiempo delante, dejo pasar al colombiano. Toca recuperar y estudiarlo. Además no hace mucho viento, pero sí lo suficiente para que sea mejor repartir el esfuerzo. Llegamos al avituallamiento de arriba, intenta coger una botella y se le cae. Recita el santoral, y no para bien, y me doy cuenta que no lleva botellín, lo habrá perdido. Le ofrezco un trago, el agua no se le niega a nadie. Bebe, lo agradece y sigue tirando.


Vamos bajando hacia el mar, rápido, por una pista ancha y muy pedregosa, botona… hasta que llega el cruce a izquierda para entrar en el sendero más técnico de la carrera. Le devuelvo la jugada del principio, le hago un interior y entro delante. Es una zona de sube y baja, entre cactus, pencas, pinchos y muchísimas piedras. Paso todo montado, no es fácil. Esteban apoya un pie, pierde unos metros, pero no demasiado. Son unos segundos, pocos, y cuando acaba el sendero decido apretar a tope. El colombiano no cede, sigue a la misma distancia, tengo que insistir. Pero calculo mal, y pego con el pedal en una piedra al pedalear y estoy a punto de caerme. Me pilla, me pregunta si estoy bien, le respondo afirmativamente y seguimos. Sigo tirando, rápido, ya no es momento de relajarse. Llegamos a las instalaciones del Golf, por el paseo y toca subir unas escaleras. Paso el primer tramo montado, me bajo para el segundo y el tercero, corro y… salto a la bicicleta. La temporada de ciclocross ya ha empezado, salto, calo los pedales inmediatamente y Cardona se queda clavado. Otro achuchón. Aprieto, queda menos de un kilómetro para acabar la primera vuelta al menos sé que en caso de llegar con Esteban al final me queda la última bala para ganar.

Unai Yus, XC Amarilla Golf 2017

Unai Yus, XC Amarilla Golf 2017

Sigo apretando, el colombiano sigue a escasos segundos, giramos y empezamos la segunda y última vuelta. Cambio de botellín, echo un trago rápido, me pongo de pie y miro para atrás. Cardona está un poco más lejos. Pienso que llegaba muy seco a pesar del trago que le he dado y habrá tenido que pegarse un buen trago de agua. Lo siento, estamos en carrera… así que si quiere pillarme, que apriete. Ahora sí que tenso. Me duelen las piernas, pero a él también le dolerán. Poco a poco veo que el hueco va aumentando. Creo que si llego arriba y entro en el sendero sólo, al perder mi referencia le costará bajar tan rápido como antes. Corono, me tiro para abajo rápido pero sin locuras y disfruto. No hay nada mejor que los senderos, conocerlos e ir delante… Cardona cada vez viene más lejos, me cantan un minuto. Yo sigo a lo mío, ir fino, rápido, disfrutar, correr, no cometer errores… Pienso en lo que viene, anticipo, escucho mi respiración entrecortada. Me encanta competir, me encanta disfrutar sufriendo, me encanta ir concentrado; en ese momento no existe nada más que la carrera y yo.

No me relajo, las carreras terminan al cruzar la meta, y no sería la primera que pierdo en el último momento. Sigo disfrutando, sufriendo, esquivando piedras, saltando….Hasta la meta. He ganado, en casa. Parecía fácil, pero no lo ha sido. Ya sólo queda FudeNaS. Una prueba completamente diferente, y allí, la historia será otra.