Unai Yus, primera etapa de Guerra y guerrilla en la Transgrancanaria Bike 2017

Unai Yus, primera etapa de Guerra y guerrilla en la Transgrancanaria Bike 2017

En El Garañón se curan todos los males… y menos mal, porque que dura ha sido la etapa. La pre-etapa ha empezado muy temprano, a las 6:15 porque había que ir desde Arucas hasta La Aldea. Un trayecto relativamente corto pero que lleva mucho tiempo. Eso sí, merece la pena, ¡qué vistas…!

Salimos de La Aldea, neutralizados… bueno, neutralizados detrás de una e-bike, así que al inicio del primer tramo cronometrado, Finca Tirma, llegamos 7 corredores. Francesc Guerra y Adriá Noguera del Buff-Scott, mis rivales habituales Javi Ramos, Daniel de la Fe, Fabián Molina, Samuel Rodríguez y yo. Pasamos la manta que marca el inicio del tramo y empieza la fiesta. Francesc, que viene de ganar la Rioja Bike Race tiene una marcha más, se pone a ritmo y enseguida me quedo mano a mano con él y Adriá. Por detrás Javi Ramos se las veía con Dani de la Fe y más atrás Samuel y Fabián hacían labor conjunta. Y todavía no hemos tocado tierra, ¡vamos por asfalto! ¡Ufff!, parece que el día se presenta duro.

Transgrancanaria Bike 2017

Transgrancanaria Bike 2017

Me pongo en paralelo a Guerrilla, pero soplando bien, mientras que a él no lo escucho. Adriá parece no ir cómodo, pero no me fío.  Por detrás Javi suelta a Dani y entramos en la pista. Todavía más de 10km y subida. Esto no ha hecho sino comenzar. Me empiezo a encontrar algo mejor y voy poniendo ritmo. Guerra va silbando, flota, levita en el aire, yo me siento cómodo pero no tengo su ritmo y Adriá me tiene despistado. Parece que no va pero no se queda.

El día está perfecto para correr, incluso fresco cuando nos metemos en la nube. Fresco y húmedo… chispea en algún momento. Llegamos a la zona de bajada y nos relajamos, así que Javi se acerca. No me interesa nada, así que en cuanto la carrera pica para arriba otra vez me pongo el mono de trabajo y a picar piedra. Ritmo constante y me gusto, me encuentro mucho mejor de lo que esperaba. Y llega la zona de curvas de herradura, los tornanti ahora que estamos en pleno Giro de Italia. La pista sube colgada de la pared, es espectacular, pero ya no da para disfrutar de las vistas. Adriá se corta, insisto sin aumentar mucho el ritmo y parece que se queda. Pero aún queda mucho… y este es sólo el primer tramo cronometrado. Sigo con Guerrilla a rueda, a lo mío, pero esto es interminable… pinos, curvas, más pinos, más curvas y piedras, muchas piedras. Por fin se ve gente y eso anima… último esfuerzo. Llegamos a la manta… y a recuperar. Guerra y yo mismo tiempo y Adriá más atrás. Bebemos, cambiamos de botellín y a buscar el segundo tramo, Guardaya. Carretera, sin prisa pero sin pausa y… entramos en Guardaya. Lo recuerdo muy duro del año pasado… y este seguro que también.

Unai Yus, Adrián Noguera y Francesa Guerra. Transgrancanaria Bike 2017

Unai Yus, Adrián Noguera y Francesa Guerra. Transgrancanaria Bike 2017

Sigo con los dos catalanes… hasta que se empieza a torcer la cosa. Y se tuerce por un error mío. He hinchado mucho las ruedas para el primer tramo para ir mejor en la carretera y porque la subida de Tirma no me penalizaba. Pero se me ha olvidado quitar presión y voy dando botes como un muelle. Incomodo no, lo siguiente… así que Francesc se me va. Adriá se mantiene a mi rueda… menos mal, porque si se me va él también… malo. Guerra cada vez esta más lejos y Adriá me pasa. Por suerte casi estamos abajo y consigo mantenerme a su rueda. Empieza de nuevo la subida, la parte más dura. Francesc cada vez está más lejos y consigo soltar a Noguera. Toca apretar. No esperaba estar por delante de él, y no sé cuánto tiempo podré ir por delante… así que aprieto. Sigo ganando altura, sufriendo, jadeando pero por fin veo la carretera general y ahí acaba el tramo. Mismo protocolo que al terminar Tirma. Comer, beber y a subir hasta Artenara.

Llegamos al avituallamiento de esta preciosa localidad, paramos, visita al baño incluida y a seguir la faena. La salida del pueblo es mortal, a balón parado un tramo de cemento con un porcentaje brutal y de seguido una zona tipo camino real dónde tengo que bajarme tres veces. Sólo es cosa de 5-10 metros. Francesc sube montado y Noguera se baja como yo. Se acaba la zona más técnica y entramos en pista ancha. Sigue siendo duro pero al ser más sencillo se lleva mejor. No voy cómodo, Guerra sigue muy fácil y Noguera sufre. Pero de golpe… se encienden todas las luces del cuadro y saltan las alarmas. Me quedo, no puedo seguir el ritmo y toca regular y gestionar la ventaja que he ganado en los dos primeros tramos. Es la particularidad de esta carrera. Joder, el año pasado no se me hizo tan largo este tramo… es lo que tiene ir en modo supervivencia. Por fin una rápida bajada y fin del tramo. Llega el asfalto y no veo a Francesc y Adriá. Lógicamente han decidido que yo pierda su referencia y trabajar como compañeros de equipo que son. Toca regular y aprovechar a disfrutar de las vistas. Desde Cruz de Tejeda hacia arriba se ve durante mucho tiempo el espectacular Roque Nublo. Por desgracia para las vistas hacia el norte está nublado, pero lo agradecemos por aquello del calor. Mi ritmo es de risa, entre 7 y 10km/h… pero es lo que toca. E incluso así voy pasando gente de la modalidad corta. Por fin corono. Últimos 4 kilómetros a fuego y meta. ¡Uuffff, cómo cuesta…! qué dolor apretar ahora… pero se pasa rápido. Ha merecido la pena el esfuerzo, 2° a 2 minutos de Francesc Guerra y con 50″ de ventaja a Adriá Noguera. Mañana 115km con 5 tramos cronometrados.

CLASIFICACIONES: http://chronorace.es/transgrancanaria-bike-2017/