Unai Yus, sufrimiento hasta llegar al Garañón. Etapa 1 Transgrancanaria Bike

Hoy otra vez ha tocado madrugar para una carrera. A las 06:00 tocaban diana. Después de desayunar y otras labores personales a la furgoneta que había que ir hasta La Aldea.

Buen tiempo, sol y bastantes nervios por lo que teníamos por delante. Un día muy duro y sobre todo diferente, ya que la clasificación se jugaría en 4 tramos cronometrados que teníamos en los 70km y 2.800m de desnivel positivo y 4.000 de acumulado.

Unai Yus, Free Motion. Transgrancanaria Bike 2016.

Unai Yus, Free Motion. Transgrancanaria Bike 2016.

Salida neutralizada por asfalto, 10 kilómetros de subida y 4 de bajada. No contaba para la clasificación pero coño, ¡había que subirlo! La broma ha dejado en cabeza a un grupo de 15-20 corredores. Entramos a pista y a subir. No vemos ningún juez ni hay manta para los chip, así que se sigue a un ritmo controlado pero algo más serio. El primero en empezar a marcar ritmo “divertido” es mi compañero Neftalí. El grupo se iba seleccionando y decido tensar un poco. Vuelvo al grupo y Mathias Nothegger, otro compañero de FreeMotion, mete un poco más de leña al fuego.

Se sigue seleccionando, quedamos 4, Mathias, Javi Ramos, Ibon Zugasti y yo. El Bicho Zugasti se despista en una curva, pisa una piedra y ¡se cae subiendo! Si es que vamos como locos. Mathias, el primo lejano de Heidi parece que se encuentra bien en estas montañas y aprovechando el lío de la caída saca unos metros. Le dejo la tostada a Javi Ramos. Todo el año corriendo sólo… ahora que tengo compañeros tendré que aprovechar. Ibon sigue a unos pocos segundos y más atrás veo a corredores de uno en uno o por parejas.

Unai Yus. Transgrancanaria Bike 2016. Foto: Mónica Monzón

Unai Yus. Transgrancanaria Bike 2016. Foto: Mónica Monzón

Javi mantiene a Mathias, yo sigo a rueda pero apretando que es todo subida y Zugasti a la misma distancia. Paso a Ramos y me voy a buscar a mi compañero austriaco. Lo pillo mientras por detrás se juntan Ramos y Zugasti. Más atrás Abel Sánchez, Daniel de la Fe, Rubén Calvo, Nestor Rodriguez, Neftalí y un largo rosario. A lo lejos se empiezan a escuchar gritos, alguien con un megáfono animando y la megafonía oficial de la carrera. Matthias tensa, yo aguanto pero no puedo pasarle, me está costando después del calentón para pillarlo.

Y cuando sólo pensaba en no perder tiempo… ¡ppssss!, ¡atomarporculo!, corte en la rueda trasera y cero aire. Paro y empiezo a reparar. Como siempre, todos los corredores que van pasando me preguntan si necesito algo. Afortunadamente tengo de todo, pongo una cámara pero no consigo pinchar la bombona de CO2, así que a darle con la bomba de mano. Joder, cuanto aire llevan las ruedas de 29″… con lo bien que se hinchaban las de 26″…

Cuando ya tengo para tirar arranco lo más rápido posible hasta el final del tramo cronometrado, algo más de 1km… No se el puesto, pero me ha pasado bastante gente. Una pasada rápida por el avituallamiento y a hinchar la rueda con una bomba de pié. Toca recuperar, arranco con Rubén Calvo y para delante. A los pocos kilómetros nos encontramos con varios corredores de cabeza que han parado a mear. Ventajas de que haya tramos de enlace sin tiempos. Un vistazo rápido y me faltan 3, los 3 compañeros míos, Mathias, Neftalí y Néstor, los demás éstan aquí.

Empezamos el segundo tramo cronometrado y Abel se pone serio. Un poco de subida y una larga bajada por pista bastante rota, suelta y con el peralte al revés en las curvas.
Se nota que Abel se lo conoce, miro para atrás y veo que sólo somos 3, Abel, Dani de la Fe y yo. Yo a 2 metros para ver más y De La Fe soplandome la oreja. Llegamos abajo y empieza una subida de cargarse. Pillamos a Neftalí y Nestor y suelto a Abel y Dani. La subida está súper rota y los porcentajes son muy importantes a lo que se suma un sol de justicia. Esto hace pupa. Me pasa El Bicho Zugasti y me dice en euskera, “Goazen, hartu gurpila” – vamos, ponte a rueda– …¡si claro!, y me muero… Lo voy manteniendo a la vista y sin esperarlo se acaba el tramo… menos mal.

Unai Yus. Transgrancanaria Bike 2016. Foto: Mónica Monzón

Unai Yus. Transgrancanaria Bike 2016. Foto: Mónica Monzón

Pillo un gel y un botellín de la asistencia del equipo y a seguir por carretera hasta Artenara. ¡SOOORPRESA! Nos meten por un edificio donde está en avituallamiento y no corre el cronómetro. Cojonudo, a comer, beber ya mear. Estos placeres no nos permitimos en las carreras normales, pero este formato lo permite. El problema ha venido al salir del avituallamiento, casi 2 kilómetros por una pista de cemento infernal. Qué duro… Pero el remate estaba por venir, un camino real en subida no ciclable. A caminar. No os engaño, he pensado en correr pero… no ha pasado de pensamiento, ¡jeje!

Voy sólo y pasando a los corredores de la distancia corta… hasta que sin esperarlo me pasa Zugasti. Iba en mi zona de relativo confort y me ha sacado de ella, me ha obligado a subir 10 pulsaciones y me ha exprimido como un limón. Menos mal que no quedaba demasiado y haciendo la goma lo he pillado justo al final. Nos queda otro tramo de enlace, bastante largo y con bastante subida al final. No pillo nada de la asistencia y vamos disfrutando de las vistas Zugasti y yo. Y menos mal, porque íbamos, como se dice en el argot de la mano… muertos y en pacto de no agresión. Llegando arriba nos pilla Abel y nos encontramos que queda un último tramo cronometrado. Últimos 3 kilómetros de esfuerzo y meta… aunque para Abel, que iba tirando del trío casi le salen unos cuantos más porque se pasaba un cruce de largo.

Ha merecido la pena… El Garañon es un sitio precioso, con sus cabañas, con masaje, ducha con agua caliente… Aún no sabemos cómo está la clasificación, pero eso puede esperar, ahora a seguir disfrutando del día.