Conceptos básicos de la bicicleta II: El cuadro.

Conceptos básicos de la bicicleta II: El cuadro.

Segunda entrega de las partes básicas de la bicicleta. A lo largo de la historia de la bicicleta nos encontramos con que el cuadro ha ido evolucionando en cuanto a la forma y el material utilizado para fabricarlo: madera, acero, aluminio, titanio o fibra de carbono, son los materiales que se han empeado en los 200 años de historia de este artilugio.

Se acepta el año de 1817 como fecha de invención de la primera bicicleta a manos del inventor alemán Karl Drais, y desde entonces ha ido evolucionando, poco a poco, a veces de manera imperceptible. Ahora, con el cambio de milenio, los nuevos materiales han desplazado a los antiguos y la fibra de carbono se ha impuesto en la fabricación de cuadros, si bien todavía se crean bicis con aluminio, titanio, acero, e incluso con madera (bambú y otras maderas). En este caso nos centraremos en los materiales más comunes, el acero, el aluminio y el carbono.

El material que más años ha sido empleado en la fabricación de bicicletas es el hacer, y aún hoy en día es mayoritario, no en las bicis de competición, sino en las que se emplean a diario en la mayor parte del mundo, sobre todo en Asia.

Bicicletas clásicas Peugeot

Bicicletas clásicas Peugeot

Acero: ha sido y continua siendo el material por excelencia para la fabricación de bicicletas, sobre todo para las que deben soportar años de uso sin sufrir el desgaste del uso.

  • Ventajas: bajo precio, alta resistencia, muy alta durabilidad, se puede reparar.
  • Desventajas: peso muy elevado para los estándares actuales, le afecta la corrosión, no permite realizar formas aerodinámicas.

Este material, proveniente de la industria aeronáutica tuvo sus años dorados en los 80, ya que permitían fabricar bicicletas de competición mucho más ligeras y jugar con los diámetros y formas de los tubos, aparte de permitir aligerar manillares, ruedas, etc.

Cuadro de Aluminio

Cuadro de Aluminio

Aluminio: es un material barato, muy ligero y blando, que gracias a su combinación con otros materiales (scandio, vanadio, zirconio, etc.) se convierte en un material de gran resistencia que soporta bien la fatiga y resiste muy bien la corrosión. Se puede reparar en ocasiones.

  • Ventajas: bajo precio, bajo peso, absorbe la vibraciones mejor que el carbono.
  • Inconvenientes: no es tan polivalente como el carbono a la hora de crear formas aerodinámicas y presenta peor resistencia a la fatiga.

Este material ha sido el último en llegar, también desde la industria aeronáutica y aeroespacial, y ha revolucionado la forma en la que se construyen las bicicletas. La revolución ha sido tan profunda que desde la aparición  de la fibra de carbono toda la industria ha cambiado sus métodos de diseño y fabricación, empleándose la más moderna tecnología. Esto también ha repercutido en los precios que se han elevado de forma proporcional a ala tecnología empleada.

Cuadro de fibra de carbono

Cuadro de fibra de carbono

Fibra de carbono: se compone de fibras sintéticas con base de carbono de diferentes tipos y resistencias, que se tejen como si de una tela se tratase, entrecruzadas en las direcciones más apropiadas para mejorar las características que más nos interesen en cada parte del cuadro (rigidez, amortiguación, flexión,..). Se ha impuesto en el mercado por la resistencia y rigidez que aporta a los cuadros a la vez que por su facilidad para absorber parte de las vibraciones que se transmiten al rodar.

  • Ventajas: más ligero que el aluminio, absorbe muy bien los baches, lo que se traduce en gran comodidad. Es muy moldeable lo que permite fabricar cualquier componente de la bici y con cualquier forma, soporta muy bien la fatiga lo que se traduce en una larga vida útil del cuadro.
  • Inconvenientes: elevado precio debido a los procesos de producción, no absorbe las vibraciones tan bien como el aluminio, si bien para un cicloturista esto puede ser difícil de apreciar. Aunque se pueden llegar a reparar pequeños golpes y roturas, no es lo más aconsejable.

Y ¿cuál es mejor?, pues depende de las necesidades de cada uno y la decisión final entre un tipo de cuadro y otro se resuelve habitualmente por el dinero que estamos dispuestos a pagar por la bici. Una bici siempre será una bici y la diferencia entre una con cuadro de carbono, uno de aluminio y uno de acero puede ser relativa ya que son las piernas del ciclista las que la mueven. Un ciclista bien entrenado puede ir muy rápido con una bici de 9kg, aunque siempre irá más rápido con una de 7kg.

Lo normal es que busquemos una bici ligera, con componentes de calidad y que nos vaya a durar, por lo que al final terminaremos escogiendo entre una de carbono y otra de carbono, ¡para qué engañarnos! Todos queremos lo mejor y al mejor precio. Sin embargo se da el hecho de que una bici de aluminio de gama alta suele ser más barata y más ligera que una de carbono de gama media (siempre con el resto de componentes iguales), pero el mercado manda y el carbono se impone.

No te pierdas:

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola